Pepe Begines: “Nunca he ganado un duro con los discos, a pesar de haber vendido millones”

"No me pises que llevo chanclas"

Naturalidad, sencillez y guasa, mucha guasa. Son los atributos que acompañan allí donde va a Pepe Begines, líder del grupo No Me Pises Que Llevo Chanclas, con el que lleva más de 30 años haciendo cantar, bailar y reír y públicos de varias generaciones. Ahora, ante la situación de confinamiento, han querido versionarse a sí mismos y convertir su popular Bolillón en De balcón a balcón

"Es un proyecto nacido de la solidaridad, de la complicidad que cada tarde vemos en todos los balcones, ventanas o terrazas de nuestro país y que nos va haciendo fuertes para soportar estos días y estar más cerca unos de otros, sencillamente con el calor humano que desprende ese momento tan especial dándole gracias a nuestros héroes", explican en una nota. "No me pises que llevo chanclas hemos sido siempre parte del lado feliz de la vida de mucha gente, y por eso queremos ayudar con nuestra música". Los derechos de esta canción irán destinados a Cruz Roja.

Pero si difícil ha sido mantenerse en el mercado musical durante tanto tiempo, más mérito aún tiene seguir en la brecha con el contador de energía al máximo. Así lo demuestran con Rock con tomate, su nuevo disco. “Después de los dos directos que hicimos para Sony, teníamos ganas de hacer un disco nuevo, pero metiendo un poco de potencia”, explica el músico, natural de la localidad sevillana de Los Palacios, célebre precisamente por sus tomates. “Sobre todo había que alimentar los directos, y el conducto reglamentario del rock es grabar discos. Rock con tomate ha tenido muy buena acogida, está compuesto por canciones muy fuertes, tiene un vínculo fuerte con los bases de Rota y Morón, que es por donde nos llegó el rock, y con los campos de tomates que las rodean”.

Con tres discos de oro y dos de platino en su haber, No Me Pises Que Llevo Chanclas han conocido los tiempos de las vacas gordas de la industria, y sin embargo Begines asegura que “nunca he ganado un duro con los discos, a pesar de haber vendido millones. Y en cuanto a los derechos de autor, han hecho un trabajo de demolición tan intenso que ahora no tengo interés en nada que no sea el directo”.

Sin clonación posible 

Directo es la palabra clave que Begines no para de repetir: “Ahora, en este mundo en el que todo se clona, se piratea, cuando una impresora de 3D puede hacer hasta una copia de ti, lo único que no se puede clonar es un buen directo. Esa música que te pega en el pecho, los amigos saltando al lado, es la máxima expresión de energía, y rendimos culto a eso”, agrega. Lo harán una vez más el 6 de marzo en Granada, el 7 en Málaga, el 13 en Conil (Cádiz) y el 18 de abril en Barcelona.  

Eso sí, el humor sigue intacto, y hasta reforzado por esa agudeza que a veces dan los años. “Es un espacio que terminas haciendo tuyo. Como una dieta: los leones no comen lechuga, ¿verdad? Pues yo no empiezo una canción diciendo ‘te quiero’, en pleno 2020. ¡Hasta ahí podríamos llegar! Prefiero echarme a un lado de los diez millones de canciones que empiezan así”, asevera el artista.

“Hay gente por ahí que tiene su valía, pero se concentra todo en un tema”, prosigue Begines. “Un tema, y después tienen que defender dos horas más de concierto. ¿Qué hacemos con eso? Por mucha coreografía de gente bailando que tengas a tu alrededor, cuando tienes una canción solo, no es nada. El rock tiene que mantenerte media hora antes del concierto inquieto, dos horas embelesado y cuatro más hablando de lo que has visto y oído. Nosotros, el problema que tenemos, es qué dejamos fuera: Bolillón, Footing tonight, Las calles de Chicago, Y tú de quién eres… Veintitantos temas en total. Y si la gente disfruta, disfrutamos nosotros”.  

Letras soeces, no

Tal vez por eso de no recurrir a la canción de amor facilona, este nuevo trabajo tiene temas que hablan de la insatisfacción del ser humano, como Pony Bravo; de la sociedad más desfavorecida, en Jamones robados; y hasta del uso de los trangénicos, como el sencillo El tomate cantante. “En los Palacios tenemos la llamada técnica del abejorro, que hace que el tomate salga el triple de gordo y de rico, sin necesidad de usar esos líquidos azules que hacen que a todos nos acabe picando el sobaco”.

¿Tabúes? Ni mucho menos. “Después de haber cantado hace 30 años que la policía me perseguía con 40 kilos de droga, políticamente correcto no voy a ser ya”, comenta. “No tengo miedo a nada, salvo al lenguaje soez: eso de hablar de chocho, chumino, yo eso no lo canto. Tampoco soy lo que se dice protestante, ya sabes lo que decía Silvio: el que es protestante es porque no es muy católico”.

De dónde saca la inspiración Pepe Begines para tantas ocurrencias, es algo que nadie sabe a ciencia cierta. Sus gustos van del Carnaval de Cádiz -aunque niega que sea una influencia directa- al pop, el jazz, el flamenco, “aunque de pequeño me gustaba menos. Vivía al lado de un lagar, y los cantes de lagares me parecían cosas de viejos. Ahora estoy escribiendo una ópera flamenca con Juan José Téllez. Tengo mucha música en la cabeza y tengo que sacarla como sea”, apunta.

Acento andaluz

Una última cuestión: ¿alguna vez les ha afectado a Los Chanclas esas polémicas por las cuales la gente que vive al norte de Despeñaperros dice no entender el acento andaluz, y los andaluces se ofenden instantáneamente por ello? “Yo no presto atención a esas cosas”, se encoge de hombros. “Yo canto como canto, y hablo como hablo. Y quién sabe, si Hércules hubiera dado el pisotón 200 kilómetros más arriba, igual estaba viviendo en Marruecos. Pero creo que todo es cuestión de quererlo y pretenderlo: si estoy en Santiago de Compostela, cuido mi dicción 2 milímetros más, y solo con eso ya me entienden perfectamente; y si estoy en Conil, pues voy más relajado, y todos contentos. Se llama acercamiento”.

A lo que se niega es a entrar continuamente entrando al trapo con esas cosas: “No podemos perder el tiempo respondiendo a todas las tonterías que se dicen, con lo bonita que es La Caleta”.  Y se despide subrayando el propósito último de los conciertos de No Me Pises Que Llevo Chanclas: “Que generen gente que sea más propensa a ser feliz”, apostilla.       

Etiquetas
Publicado el
4 de mayo de 2020 - 22:05 h

Descubre nuestras apps

stats