La portada de mañana
Acceder
Los países más vulnerables al coronavirus están en América Latina y Europa del Este
Los seguros privados de salud se hacen fuertes en Madrid
Opinión – Contra la ignorancia, siempre, por Antón Losada

Moreno se desmarca otra vez de Casado y pide un mes más del estado de alarma si la cuarta ola no remite

Casado y Moreno, durante la Convención Nacional del PP.

El presidente de Andalucía y líder regional del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha defendido este jueves que el estado de alarma no termine el 9 de mayo, como ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que las restricciones a la movilidad ciudadana se prorroguen "al menos un mes más si la incidencia de contagios sigue tan alta como ahora". Es una tesis que la dirección nacional del PP y su líder, Pablo Casado, no avalan públicamente. Preguntado al respecto de esta nueva discrepancia con su jefe de filas, Moreno Bonilla ha sido claro: "No somos gemelos".

La Junta de Andalucía defiende que los 340.000 andaluces con la primera dosis de AstraZeneca se pongan ya la segunda

La Junta de Andalucía defiende que los 340.000 andaluces con la primera dosis de AstraZeneca se pongan ya la segunda

El presidente andaluz distingue su "papel institucional" de su posición dentro del PP, muy discrepante con la estrategia y el discurso de la dirección nacional desde hace meses. Respecto al fin del estado de alarma, el portavoz de la Junta ya avanzó que le parecía "precipitado". En una entrevista en Onda Cero, esta mañana, Moreno Bonilla ha tratado de naturalizar su nueva discrepancia con Casado -"yo estoy expresando una opinión, lo hago en público y en privado"-, y ha añadido que "en los asuntos importantes de fondo sí estamos de acuerdo".

Las comunidades autónomas, también las del PP, se han mostrado recelosas con el anuncio de Sánchez de prolongar el estado de alarma más allá de la fecha fijada para que expire, el próximo 9 de mayo. Son seis meses bajo un marco legal que permite a los gobiernos autonómicos (que gestionan la pandemia) limitar el movimiento de sus ciudadanos, ordenar cierres perimetrales y fijar el horario del toque de queda. Moreno Bonilla cree que Sánchez no prorroga el estado de alarma porque "carece de apoyos parlamentarios". Él defiende una prórroga de un mes más, porque la incidencia acumulada de contagios en Andalucía va en aumento: en los últimos 14 días ha repuntado un 35,8% y aún no se ha dejado notar el efecto de la Semana Santa, con aglomeraciones en bares y en iglesias.

Pero también coincide con Casado en que el Gobierno debería crear por decreto ley de urgencia una cobertura legal nueva para las comunidades, que no tengan que buscar el aval de los jueces para restringir movimientos una vez desaparezca el estado de alarma. El PP nacional votó en contra del estado de alarma de seis meses, el pasado noviembre en el Congreso, pero ahora no se ha posicionado abiertamente en contra de levantarlo el próximo 9 de mayo. "Ya se verá", ha dicho la portavoz en la Cámara Baja, Cuca Gamarro. Casado pide una modificación de la Ley Orgánica de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública, para evitar la disparidad de criterios judiciales entre comunidades que se vivió meses atrás, cuando expiró el anterior estado de alarma y cada región gestionó sus propias restricciones de movimientos. Unos jueces tumbaron esas restricciones, alegando que se vulneraba el derecho fundamental de libre circulación; otros no lo hicieron.

"Desconoce" si el PP apoyará una prórroga del estado de alarma

Al ser preguntado si su partido apoyaría en el Congreso una prórroga de un mes del estado de alarma, Moreno ha respondido que lo desconoce, que no está en las decisiones del grupo parlamentario popular ni en la dirección nacional, pero que su opinión institucional es que sería necesario "al menos un mes más" si la tendencia sigue como ahora.

Las relaciones entre el presidente andaluz y Pablo Casado no pasan por un buen momento. El enfrentamiento público y sonoro a cuenta del congreso del PP de Sevilla ha dejado muchas cicatrices por cerrar. Los populares andaluces acusaron a la dirección nacional de querer tomar el control de su territorio impulsando candidatos propios y sin consensuar en los congresos provinciales, aun a costa de zarandear la estabilidad del Gobierno andaluz. Es el caso de Sevilla, donde Génova ha respaldado a la aspirante que ha vencido, la presidenta Virginia Pérez, frente al candidato alternativo (y derrotado) que promocionó el PP andaluz.

El asunto va camino de los tribunales y ha dejado un evidente malestar en Moreno Bonilla, que no quiso asistir al cierre del congreso sevillano y envió un dardo directo a Casado: "Las agrupaciones territoriales del PP no somos atrezzo". El cisma de Sevilla ha servido a la dirección nacional y andaluza de lección para no reproducir otro enfrentamiento público en los cuatro congresos provinciales que aún faltan por celebrar en Andalucía. Génova y la dirección del PP regional se sentaron a negociar hace 24 horas la confección de una "lista única" para los congresos de Cádiz, Almería, Huelva y Jaén.

Etiquetas
Publicado el
8 de abril de 2021 - 10:51 h

Descubre nuestras apps

stats