Pedro Sánchez recibe a Moreno dos años y medio después de su llegada a la Junta y en pleno pulso por las medidas Covid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en una imagen de archivo.

Ya lo anunció la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero (PSOE), en el acto que tuvo en Sevilla el pasado miércoles: el Ejecutivo central "retomará a la mayor brevedad posible" la reunión que tenían pendiente el presidente, Pedro Sánchez (PSOE), y su homólogo andaluz, Juan Manuel Moreno (PP), al que no ha recibido en La Moncloa desde que, en enero de 2019, asumió la Presidencia de la Junta de Andalucía en enero de 2019. Sólo cuatro días después de estas palabras, el Gobierno andaluz anunciaba este domingo que el jueves 17 de junio tendrá lugar este encuentro, una cita que se ha venido a agendar sólo cuatro días después de la celebración de las primarias en el PSOE andaluz para elegir a su candidato a la Junta (es decir, para medirse al propio Moreno) y en pleno pulso entre ambas administraciones por las nuevas medidas contra la Covid-19, que Andalucía asegura que no va a aplicar.

La Junta acusa al Gobierno de "robar" fondos UE a Andalucía para pagar "favores políticos a Rufián y Otegi"

La Junta acusa al Gobierno de "robar" fondos UE a Andalucía para pagar "favores políticos a Rufián y Otegi"

Desde la Junta ya se ha trasladado que el encuentro servirá, entre otras cuestiones, para "tratar la lucha contra la pandemia y la necesaria reactivación económica y social de Andalucía", asuntos que se han convertido "en una prioridad para el Gobierno andaluz". La cuestión es si para entonces seguirá latente el pulso que ahora mismo está manteniendo la Junta con el Ejecutivo central, al negarse a aplicar las nuevas medidas restrictivas por el coronavirus aprobadas en la última reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

Una carta tras otra

Lo cierto es que una recepción institucional en La Moncloa no ha tenido lugar hasta la fecha, aunque la relación epistolar sí ha sido intensa. Así lo defiende el Gobierno andaluz, que asegura que ha remitidos en varias ocasiones diversas cartas al presidente del Gobierno para pedirle formalmente una reunión. En esta línea, el pasado pasado martes el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo (PP), criticó que Sánchez, fuese a recibir en los próximos días al presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, sin haberlo hecho todavía con el jefe del Ejecutivo andaluz en los aproximadamente dos años y medio que van de legislatura en la comunidad.

Bendodo tildó en esa ocasión de "falta de respeto" que Sánchez "todavía no ha tenido a bien recibir" a Juan Manuel Moreno, subrayando que Andalucía es "la comunidad autónoma donde viven más españoles". La cuestión es muy diferente desde el punto de vista del Gobierno central, al que María Jesús Montero ponía voz en esta cuestión: la designación del presidente de la Junta, en enero de 2019, "estuvo seguida de varios procesos electorales", y posteriormente se desató la pandemia de Covid-19.

La cuestión de los fondos europeos

Muy vinculado precisamente con el coronavirus está no sólo la rebelión de Andalucía (junto con otras comunidades) para no aplicar las nuevas restricciones, sino también el reparto y control de los fondos europeos para la reactivación económica. De hecho, la Junta ha hecho las cuentas por ciudadano del impacto de los fondos Covid recibidos del Gobierno para hacer frente a los estragos de la pandemia de coronavirus, y su conclusión es que Andalucía está en el furgón de cola.

Son los datos que ofrece el consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, ante una pregunta escrita del parlamentario de Adelante Andalucía, Guzmán Ahumada, tal y como ha informado Europa Press. En el caso del llamado Fondo Covid, dotado con un total de 16.000 millones de euros, Bravo indica que Andalucía, con los 2.199 millones de euros que recibe, son 261 euros per cápita, cantidad que, dice, la sitúa la última, junto con Murcia, cuando la media es de 340 euros, un 23% menos.

Las cuentas se reproducen en el caso de los fondos sanitarios, donde se han repartido 9.000 millones y a Andalucía llegan 989 millones, 118 euros por habitante. Nuevamente la cifra más baja de todas las comunidades autónomas, según el Gobierno andaluz, frente a una media de 191 euros, un 38% inferior.

Criterios de reparto

La Junta incide en que los 2.199 millones recibidos suponen el 13,7% del total, 16.000 millones, cifra que contrapone a que Andalucía supone un peso poblacional del 18% aproximadamente de la población española. Y que en realidad tendría que haber recibido 2.880 millones, 681 más de los que han llegado, "para emplearlos en financiar servicios públicos fundamentales y ayudar a las empresas y autónomos".

Andalucía ha cuestionado reiteradamente el sistema de reparto, exigiendo que se haga por población (es la región con más habitantes) antes que por otros criterios entre los que se encuentran la cifra de contagiados, el envejecimiento poblacional o su dispersión geográfica. Esto, por cierto, le ha supuesto defender un modelo contrario al que han postulado otras comunidades autónomas también gobernadas por el PP, una cuestión a la que habría que sumar que la Junta ha sacado pecho con el hecho de cerrar 2020 con superávit económico, es decir, que logró un ahorro pese al impacto sanitario, social y económico del virus.

Financiación autonómica

La cuestión económica vinculada al coronavirus entronca directamente con la que, hasta el estallido de la pandemia, era la principal reivindicación de la Junta al Gobierno central: un nuevo sistema de financiación autonómica. De hecho, nada más aterrizar en San Telmo en 2019, Moreno ya envió una primera carta a Sánchez exigiendo la apertura de una negociación sobre esta cuestión, para lo que cuenta con una importante herramienta política: la petición aprobada por el Parlamento andaluz para reajustar el actual modelo ya que, según las cuentas de la Junta, a Andalucía tendrían que llegar 4.000 millones de euros más al año.

Moreno se siente más que legitimado en esta cuestión porque la reclamación que respaldó el Parlamento andaluz la lideró la propia María Jesús Montero cuando era consejera de Hacienda. Eran otros tiempos, con Susana Díaz (PSOE) presidiendo la Junta y con Mariano Rajoy (PP) en el Gobierno central, pese a lo cual el PP (entonces en la oposición) unió sus votos a los de PSOE, Podemos e IU en una petición de la que sólo se descolgó Cs.

Durante estos dos años y medio, la Junta no ha dejado de denunciar los constantes "agravios" que, insiste una y otra vez, sufre Andalucía por parte del Gobierno central. El recurso político es el mismo cuando la situación era la contraria, con el PSOE en el Ejecutivo andaluz y el PP en el central, y se va adaptando a las circunstancias del momento, aunque siempre suelen girar sobre infrafinanciación, falta de infraestructuras básicas y ausencia de diálogo institucional. Si a eso se le añaden cuestiones como el agravio por la comparación constante con Cataluña y la defensa de la unidad de España, o ahora el posible indulto a los políticos implicados en el desafío soberanista catalán, se termina de dibujar una agenda demasiado recargada como para saldarla en este primer encuentro en La Moncloa.

Etiquetas
Publicado el
6 de junio de 2021 - 13:21 h

Descubre nuestras apps

stats