"En las oficinas de empleo no se ha producido colapso, pero sí dificultades puntuales"

La viceconsejera de Empleo, Diálogo Social y Bienestar Laboral de Castilla-La Mancha, Nuria Berta Chust, en una imagen de archivo

¿Cómo están afrontando las oficinas de empleo la avalancha de despidos o de expedientes regulación temporal de empleo (ERTE's) derivados por la crisis sanitaria del COVID-19?

Las dificultades de un parado en plena crisis sanitaria para informarse: "Si no fuese por la gente, no lo habría conseguido"

Las dificultades de un parado en plena crisis sanitaria para informarse: "Si no fuese por la gente no lo habría conseguido"

La denuncia de un vecino de Guadalajara, ahora parado, sobre su particular calvario para acceder a información en torno a su situación laboral en los primeros días tras la declaración del estado de alarma ha puesto en evidencia las debilidades de un sistema, ya sea en el ámbito nacional o autonómico, que no estaba preparado para una situación sin precedentes.

Hablamos con la viceconsejera de Empleo, Diálogo Social y Bienestar Laboral de Castilla-La Mancha, Berta Chust, quien detalla las medidas que se han ido implementando a lo largo de las ya largas cinco semanas de confinamiento y con el matiz de unas competencias compartidas con el Gobierno de España. Algo que, por cierto, no todo el mundo conoce.

¿Qué medidas adicionales ha puesto en marcha la Consejería durante el estado de alarma para garantizar el Servicio de Empleo en la región?

Se estableció una línea 900 22 22 32 para dar servicio a empresas, trabajadores y autónomos, dotada de respuesta tanto desde algunas Oficinas Emplea, desde las delegaciones provinciales y desde la Viceconsejería de Empleo, Dialogo Social y Bienestar Laboral.

Hemos generado un sistema de atención a demandantes, atendido desde las propias Oficinas Emplea, para cualquier gestión, incluida la inscripción demandas y la recepción y gestión de ofertas para empresas y administraciones públicas.

Además, se ha establecido un sistema que ha garantizado la renovación de las demandas de empleo, mediante el sellado automático, sin necesidad de realizar ningún desplazamiento ni trámite por parte de los interesados.

Inicialmente atendíamos exclusivamente por teléfono y correo electrónico. Eso se comunicó a través de la web y de las redes sociales, así como en las propias puertas de las oficinas de empleo con cartelería y mediante la modificación de las locuciones telefónicas de las centralitas.

Paulatinamente, hemos ido añadiendo otras vías no presenciales que permiten una mejor trazabilidad tanto en la de inscripción de demandas de empleo no procedentes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE's), a través de la OVI, la oficina virtual la Consejería y a través de la web www.empleoyformación.jccm.es

A pesar de lo anterior, hemos mantenido también la atención por teléfono y correos de las Oficinas Emplea, pensando en las personas con menos competencias digitales o que no tengan acceso a internet. A este respecto fue necesario ampliar la capacidad de los correos y establecer sistemas de centralitas mejorados para no perder la trazabilidad de las solicitudes con quienes nos escribían o llamaban. Se ha resuelto adecuadamente.

Finalmente, hemos ido externalizando completamente la atención de las Oficinas Emplea, para reducir riesgos, mediante un sistema de desvío de centralitas de las oficinas de empleo para su atención sin presencia e incorporando varias redes privadas virtuales (VPN) para permitir el trabajo en remoto desde casa de varios funcionarios por oficina.

Se han priorizado también todas las ofertas de empleo de personal sanitario presentadas en las oficinas de empleo.

Por otro lado, estamos implementando un protocolo de gestión de ofertas agrarias en las Oficinas Emplea para atender a las campañas agrícolas en marcha e inminentes, que permite la compatibilidad entre trabajo en ellas y percepción de prestaciones, subsidios y ayudas de carácter laboral o social, de acuerdo con lo establecido ayer por el Real Decreto-Ley 13/2020, incorporando las necesarias adaptaciones a Castilla-La Mancha.

¿Se han reforzado las oficinas de empleo? Y si es así, ¿en cuantas de las 43 que existen en la región ha sido necesario y en qué funciones?

Se han reforzado con la habilitación de la línea 900 a nivel provincial por parte del Servicio de Intermediación.

A nivel presencial no ha sido preciso reforzar porque se ha podido atender la carga de trabajo actual adecuadamente.

Exclusivamente, se ha creado algún equipo mixto entre dos o tres oficinas para atender ofertas con mucha urgencia de las delegaciones provinciales de Bienestar Social, como en Toledo, provincia en la que un equipo de la Oficina de Toledo – Torrijos, ha estado atendiendo las necesidades diarias de las residencias de mayores, en contacto con las direcciones provinciales de Bienestar Social. Lo mismo ha sucedido en Cuenca, Albacete, y Guadalajara.

¿Se ha visto mermada la disponibilidad de empleados para cubrir el servicio por la pandemia?

Solo en pocos casos y en Oficinas Emplea concretas. Cuando ha habido sospecha de contagios se ha realizado una limpieza intensa y, a los sumo, se ha dejado de asistir un día a la oficina, mientras hubo asistencia presencial.

¿Y cuánto personal está infectado o de baja en el servicio, a causa del coronavirus?

Esta pregunta la debería responder el servicio de personal. A nosotros no nos constan más de, entre dos y cuatro bajas por provincia, que han respondido a la presencia de síntomas y se han sometido al aislamiento en casa que procedía.

¿En qué se está centrada ahora la labor de intermediación laboral?

Sin lugar a dudas, en primer lugar, en atender las ofertas de personal sanitario que se nos plantean en las cinco provincias, con urgencia y tratando de cribar a los y las candidatas para agilizar las incorporaciones a residencias de mayores y dependientes.

El otro gran eje de actuación, desde el día 16 de marzo ha sido atender a las solicitudes de quienes quedaban en desempleo, para que les inscribiéramos en demanda.

La gran cuestión pendiente es la inscripción de personas procedentes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs). Esta cuestión la estamos coordinando con el SEPE para realizarla, tanto de forma automática, si es posible, como manualmente si no existe otra posibilidad.

¿Qué dudas se están detectando cómo más frecuentes entre los usuarios?

Especialmente, las relativas a la dinámica referida a su inscripción como demandantes, unida a la tramitación y reconocimiento de sus prestaciones.

Tienen dudas de cómo renovar sus demandas –éstas han quedado prácticamente disipadas-, cómo inscribirse...

En este momento, prácticamente un 90% de las preguntas tienen que ver con sus prestaciones o subsidios por desempleo. Nos preguntan con ansiedad cómo presolicitar su prestación, qué deben hacer en caso de ERTE, cómo saber si la han solicitado bien, cuando se les reconocerá, cuanto percibirán, si recibirán respuesta expresa, si serán tenidas en cuenta sus cargas familiares….

También estamos atendiendo a un buen número de autónomos, que demandan información sobre si tienen derecho a alguna prestación. También hay dudas sobre los despidos sin acuerdo.

¿Se ha producido colapso en el servicio? Nos comentan algunos usuarios las dificultades en el acceso a un operador u operadora, e incluso citas previas con llamada telefónica que no han producido...

En nuestras Oficinas Emplea no se ha producido colapso. En todo caso, algunas dificultades de acceso a un operador, de forma puntual en los días iniciales del estado de alarma. Hubo saturación en los correos electrónicos en la primera semana, pero actualmente está solventado

Estos comentarios están relacionados con la situación actual de desbordamiento justificado del SEPE, el Servicio Estatal de Empleo. Han cambiado en varias ocasiones el formato de atención a las personas solicitantes debido a la saturación de las distintas vías que han ido estableciendo.

Hay que entender la disociación administrativa entre empleo y protección por desempleo, porque puede parecer que somos una misma cosa. En este sentido, hemos tratado de dar respuesta a la ansiedad de las personas dentro de los límites competenciales y la razonabilidad aplicable a la situación de quienes nos llaman. Hemos tratado de facilitar información sobre las diferentes vías de acceso a la información que el SEPE ha ido estableciendo.

¿Cómo solventar los trámites que necesitan los usuarios en el medio rural (o urbano) que no tienen acceso a internet?

Como ya le decía, pensando en este tipo de usuarios hemos mantenido, ininterrumpidamente la atención telefónica y mediante correo electrónico.

Con la atención telefónica, hemos conseguido tranquilizar y dar respuesta a las necesidades de estos usuarios. Por ejemplo, hemos inscrito a estas personas, realzando cuatro preguntas de contraste.

Todas las oficinas mantienen, al menos una o dos líneas de atención telefónica, en el caso de las de menos de 2.500 demandantes de empleo registrados.

En las que tienen entre 2.500 y 9.000 demandantes hay dos a tres líneas de atención. En muchas de estas Oficinas Emplea los directores o directoras están físicamente y atienden directamente también al teléfono.

Además, en las de más de 9.000 demandantes de empleo se han desviado las centralitas para que compañeros/as que se encuentran en casa atiendan por turnos a quienes llaman. Así se puede mantener atención telefónica de tres o cuatro funcionarios.

Etiquetas
Publicado el
14 de abril de 2020 - 19:36 h

Descubre nuestras apps

stats