Pérdida de un ojo, ataque de perros a una vaca, disparo en un pie: el lado oscuro de la caza en Castilla-La Mancha

Cazadores de Novés (Toledo) detenidos

* Aviso: las imágentes de los vídeos incluidos en esta noticia pueden herir la sensibilidad de los lectores

En las dos últimas semanas han coincidido en el tiempo una serie de sucesos relacionados con la caza en Castilla-La Mancha y que han culminado con terribles consecuencias. La pérdida de la visión en un ojo de una persona implicada en una disputa, el disparo accidental en un pie de otra persona o el ataque de una rehala de perros a una vaca son algunos ejemplos que se han producido en pocos días aunque se suelen repetir con cierta frecuencia en la comunidad autónoma.

El pasado sábado, un hombre de 34 años de edad resultó herido por un disparo accidental en un pie mientras cazaba al principio de la senda de Vellisca, cerca del canal, dentro del término municipal Paredes (Cuenca). El herido fue trasladado en una UVI hasta el Hospital General Universitario de Toledo donde recupera de la herida.

Por lo general, los sucesos relacionados con la caza suelen der de este tipo, accidentales o fortuitos. Pero el último acontecido en Toledo ha tomado otro cariz: La Guardia Civil ha detenido a dos hombres de 28 y 58 años de edad -padre e hijo- por amenazar a otros dos varones -también padre e hijo- con su escopeta de caza y golpear a uno de ellos con la culata de la misma, provocándole al mayor la pérdida total de la visión de uno de sus ojos. Como consecuencia de esta agresión un hombre tuvo que ser ingresado en el Hospital Universitario de Toledo donde fue intervenido quirúrgicamente.

Los hechos ocurrieron el pasado 30 de diciembre tras una discusión de los dos varones arrestados con sus víctimas, que comenzó después de que los primeros se salieran de un coto privado de caza e invadieran la zona de seguridad, ya que se encontraban cazando en un camino junto a unas viviendas de Casarrubios del Monte.

Una vez en el lugar, los agentes hallaron a un hombre que estaba sangrando abundantemente, que tuvo que ser atendido por los servicios sanitarios y evacuado en ambulancia hasta el Hospital Universitario de Toledo por un fuerte golpe recibido en el ojo izquierdo. Estos agentes se entrevistaron con su hijo, el cual manifestó que la agresión se había producido después de reprender a dos cazadores por salir del coto y estar actuando junto a su vivienda.

Seguidamente estas personas comenzaron a increparles y amenazarles, y el más joven de ellos propinó un fuerte golpe en el ojo a su padre con la culata de su escopeta de caza, por lo que se inició un forcejeo entre ambos, mientras el de mayor edad también les amenazó de muerte con otra escopeta, con la que les encañonó después de municionarla:

El Área de Investigación de la Guardia Civil de Valmojado pudo identificar y localizar a los dos cazadores, ambos titulares de varias armas de caza. Una vez que se pudieron comprobar todos los datos, los agentes intervinieron un total de seis armas de fuego y procedieron a su detención por dos delitos de lesiones, uno de ellos grave, y por dos delitos de amenazas con arma de fuego, por lo que fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción correspondiente de Guardia de Illescas.

Y hoy mismo, la Plataforma No a la Caza (NAC) ha denunciado la situación y las consecuencias de la caza con perros de rehala. Lo ha hecho a través de un vídeo donde se muestra la persecución y ataque de unos perros de caza d atacando al ganado bovino de una explotación ganadera extensiva. Se trata de un vídeo grabado el pasado día 8 de enero durante una montería en San Lorenzo de Calatrava (Ciudad Real). Según este colectivo, una persona les ha hecho llegar el vídeo de forma anónima y no quiere dar a conocer su identidad “por miedo a las represalias por parte de los cazadores de la zona”.

El vídeo muestra a varios perros atacando una vaca de forma brutal, demostrando el “estado de excitación y desenfreno que estos perros ya se han mostrado anteriormente”:

En concreto, se refiere a un vídeo reciente en el que varios perros, persiguiendo a un venado en Herreruela (Cáceres), caen por un precipicio de forma continuada. Estas imágenes pusieron sobre la mesa “la situación de vida y explotación de estos animales”. “Se trata de un tipo de caza donde se sueltan un gran número de perros que acosan, persiguen y atacan a los animales que encuentran en el campo, pudiendo ser jabalíes, ciervos, ganado o incluso personas hasta que el cazador llega y remata al animal sujeto y herido a mordiscos por los perros”, explican desde la plataforma NAC.

Los expertos en conducta canina y las protectoras de animales denuncian las condiciones de vida, tanto físicas como psicológicas, de los perros de rehalas. Se trata de jaurías que viven gran parte de su tiempo encerrados en pequeños recintos, sin ejercicio físico ni sociabilización hasta que llega la jornada de caza. “Momento en el que los perros llegan con un nivel altísimo de excitación en el que casi el único objetivo es cumplir con el adiestramiento ignorando el peligro”.

Además de estos dos sucesos, apuntan a otro ocurrido en la comarca zaragozana de Valdejalón donde el Seprona buscó al autor del apuñalamiento a una vaca por delito de maltrato animal. El detenido estaba enseñando a cazar a sus perros de rehala para lo cual dejó que estos atacaran a una vaca, el hombre la apuñaló y dejó que siguieran mordiendo los canes pese a las muestras de sufrimiento del animal.

En otros casos han sido personas las víctimas del desenfreno de estos perros explotados: una mujer en Valdehijaderos (Salamanca), otra en Covelo (Pontevedra) y un tercero en Fuentes de Rubielos (Teruel), por señalar solo algunos. Hace pocos meses, en Aldearrodrigo (Salamanca), el propio rehalero fue atacado por sus perros y falleció. Su mujer también resultó herida. Pese a todo ello, este tipo de caza con perros de rehalas ha sido considerado Bien de Interés Cultural en Andalucía y Extremadura quiere hacer lo mismo al iniciar el expediente para declararlo de la misma manera.

Hablan la Federación de Caza y PACMA

La cuestión es que sucesos violentos como el de Toledo han provocado igualmente varias reacciones. La Federación de Caza de Castilla-La Mancha ha anunciado que está estudiando personarse como acusación en el caso. El presidente de la Federación, Agustín Rabadán, ha asegurado que “con acciones así se perjudica la imagen de todo un colectivo, en el que acaban pagando justos por pecadores”. Así, ha señalado que estos hechos sólo se pueden considera como “aislados”, si bien, ha reconocido que de confirmarse, hay que calificarlos de “muy graves”.

Por su parte, el Partido Animalista PACMA ha analizado las imágenes de este suceso: “Hacemos un minucioso seguimiento y recopilamos todo el material posible para demostrar que la caza vuelve más violentas a las personas”. Ha condenado públicamente este episodio de violencia, al que ha sumado “los incontables accidentes de caza”. “No solo los animales son víctimas mortales, pues han sido numerosas las ocasiones en las personas han resultado gravemente heridas e incluso han fallecido debido a tiros de inexpertos, confusiones con otros animales y balas perdidas”.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats