Trinidad Sanz de la Hoz, la "obrera comprometida" que fue concejala comunista en Guadalajara

Foro por la Memoria de Guadalajara

Trinidad Sanz de la Hoz ha sido uno de los nombres homenajeados por las diversas actividades enmarcadas dentro de la Semana de la Rebeldía Feminista, organizada por la Plataforma Feminista de Guadalajara. Sanz de la Hoz fue concejala en el Ayuntamiento por el Partido Comunista y también fue condenada en los años de la posguerra por "su compromiso de lucha y de solidaridad".

Desde el Foro por la Memoria de Guadalajara señalan que Trinidad murió ya hace años, pero que su familia ha recibido ya más de un homenaje recordando el papel de de la Hoz en la capital. En agosto de 2018 fue recibida por el Foro, cuando recorrieron los lugares "más significativos" de su vida en la ciudad, como la calle Horno de San Hil o el salón de plenos del Ayuntamiento alcarreño. "Fue una de las tantas mujeres que durante la guerra tuvieron que dar un paso adelante, para luchar con las armas que tenían durante la situación tan anómala que se vivía", explica Xulio García, del Foro por la Memoria.

"Al alargarse la guerra, hubo que crear talleres de mujeres, para que pudieran hacer ropa para la población civil", explica García. Trinidad Sanz fue la encargada de dirigir uno de los talleres llevados a cabo por Socorro Rojo Internacional, del que también llegó a ser secretaria. En 1938, Sanz de la Hoz fue elegida como consejera en el Gobierno municipal del Ayuntamiento, que entonces equivalía al cargo de concejala, por parte del Partido Comunista. "Las actuaciones que hizo fueron, sobre todo, pedir mejoras para la vida de la población, especialmente preocupada por el barrio del Alamín", afirman desde el Foro.

Por eso, desde la asociación consideran que es un "acto de justicia" recordarla, especialmente en el contexto del 8M. "Es un acto que dignifica su figura y la recupera del olvido", afsegura. Esta "obrera comprometida" como la recuerdan desde el Foro, llegó al Ayuntamiento tras los inicios de la guerra, cuando la corporación se encontraba en una situación irregular y debía estar formada por distintas organizaciones que apoyasen el Gobieno de la República.

Entre las mujeres que ocuparon cargos en la corporación estaba Trinidad Sanz, pero también Suceso Portales, fundadora de otra organización solidaria en nuestra provincia, Mujeres Libres, así como Concepción de la Torre Wandelmer, elegida en septiembre de 1936. El nombramiento de Sanz fue el 26 de enero de 1938, en representación del PCE, siendo alcalde Facundo Abad Rodilla, del Partido Socialista. El nombramiento se llevó a cabo para sustituir a José Martinez y Manuel Llorente consejeros del PCE.

Meses más tade, en marzo, fue  nombrada vocal delegada de de Régimen Interior e Instrucción Pública, y en el siguiente pleno municipal, pide la habilitación de una escuela para niños en la calle Madrid de la localidad, explican desde el Foro. Mientras era consejera del Ayuntamiento, ejercía también como enfermera. La ciudad de Guadalajara sufrió cerca de veinte bombardeos, y tras ellos, Sanz pidió que se organizasen actos con recaudación a beneficio de diversos edificios, como la Casa del Pueblo destruida en uno de los bombardeos.

Junto al concejal comunista, Norberto Segura, pidió también el nombramiento de una comisión para estudiar las necesidades de abastecimiento de combustible, como una manera de proteger a la población durante los inviernos. También pidió la vigilancia de "saboteadores, acumuladores y estraperlistas" durante el pleno municipal en septiembre de 1938.

El periódico del PCE de Guadalajara, 'Hoz y Martillo', recogió en una entrevista la perspectiva de la consejera.  "En el Ayuntamiento nuestra labor tiende a mejorar la situación del pueblo de Guadalajara, a plantear sus problemas y darles solución. Sin embargo, nosotros reconocemos que no se llevan a la práctica con la celeridad necesaria".  "Debemos ser nosotros, al plantear sus necesidades, al solucionar sus problemas, los que hagamos venirle a las sesiones a participar y y opinar sobre aquellas cuestiones que les atañen", señalaba.

De la Hoz fue detenida y juzgada en Guadalajara en noviembre de 1940, tras el fin de la Guerra Civil. Fue condenada a nueve meses de prisión y tras su salida en libertad, fue desterrada a Zaragoza. "A pesar de los esfuerzos por condenarla el Tribunal sólo pudo determinar que Trinidad intervino públicamente en un mitin a favor de la campaña de invierno. Hechos que se declaran probados considerando que los hechos relatados son constitutivos de un delito de auxilio a la rebelión, previsto y penado en el articulo 240 del Cod de Justicia Militar del que es responsable en concepto de autora la la procesada", explican desde el Foro.

Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2020 - 19:40 h

Descubre nuestras apps

stats