El "valor de lo cercano" y lo hecho a mano: cómo recuperar la artesanía tras la pandemia

Cerámica de Talavera de la Reina / Ayuntamiento

La artesanía en Castilla-La Mancha es un sector económico que da empleo a miles de personas, con un repertorio de más de un centenar de oficios que representan muchas de las señas de identidad de la comunidad autónoma. Esta actividad supone un gran beneficio a nivel local mediante la microeconomía. Al mismo tiempo, ayuda a conocer el patrimonio cultural ya que en la mayoría de ocasiones las técnicas que se utilizan son ancestrales o provienen de culturas o civilizaciones anteriores.

Pero, al igual que otros muchos, se trata de un sector fuertemente castigado por el cierre comercial derivado del estado de alarma por la pandemia de coronavirus. Por eso, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha incluido una decena de acciones destinadas a su reactivación en el Plan para la Reconstrucción Económica y Social de la región. ¿Cómo se articulará cada mecanismo de ayuda?

En primer lugar, habrá ayudas destinadas a la promoción de la actividad productiva, comercial y a la digitalización del sector artesano, divididas en tres líneas. La primera de ellas la componen las subvenciones para la creación, el diseño y el desarrollo, así como actualización de páginas web propias para ampliar lo máximo posible la presencia en internet del sector artesano, facilitando igualmente la compra online.

Rentabilidad y comercialización

Por otra parte, un segundo bloque de ayudas será para fomentar la competitividad, la rentabilidad económica y la productividad de la artesanía tanto tradicional como innovadora; y una tercera línea será para el apoyo a la asistencia a ferias y a la comercialización a través de eventos y espacios comerciales nacionales e internacionales.

De todo este montante, estimado en 720.000 euros para las anualidades de 2021 y 2022, podrán beneficiarse hasta 200 empresas artesanas de la región, con la percepción de un mínimo de 2.000 euros y un máximo de 12.000 euros por proyecto en las diferentes líneas que se pondrán en marcha.

Pero previamente, el Gobierno castellanomanchego quiere llevar a cabo una campaña para fomentar el consumo de la artesanía, una vez superada la crisis. Parte del hecho de que se trata de una actividad económica “fuertemente mermada” al prohibirse la apertura de establecimientos comerciales de productos que no fueran de primera necesidad. Por ello, apostará por fomentar un modelo de consumo "más sostenible ligado al producto local".

El valor de lo hecho a mano y del producto artesanal será así el eje central de una campaña de promoción en la que se diferenciará el sector artesano del regalo, del sector del mueble, hogar y decoración. Así, se dará especial promoción al reconocimiento de la UNESCO a la cerámica de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. A este objetivo se destinarán un total de 450.000 euros en las anualidades de 2020, 2021 y 2022.

Al igual que en otras medidas del Plan de Reconstrucción, la formación online también es un horizonte inmediato en este caso. El impulso al relevo generacional se realizará aumentando la capacitación de los artesanos en otras áreas de negocio relacionadas con el marketing, el diseño, la innovación de producto, la elaboración de catálogos, la fotografía profesional, el comercio electrónico y nuevas técnicas que le permitan innovar en sus respectivos oficios para diversificar y singularizar sus productos artesanales.

Por otra parte, el impuso a la comercialización de la artesanía castellanomanchega vendrá de la mano de galerías, museos y tiendas especializadas de arte y empresas de decoración y arquitectura. El objetivo es llevar la obra de los artesanos a un público más especializado, un cliente final que “aprecia el arte y el producto” que tiene su origen en la creación artística y cultural. Para ello, se intensificarán los canales de contacto entre empresas y artesanos con una inversión de 60.000 euros entre el presente ejercicio y el año próximo.

Otra de las medidas, muy relacionada con la anterior, es buscar la generación de sinergias entre el mundo del diseño y los artesanos de Castilla-La Mancha. La Junta quiere una mejor proyección del producto hacia mercados más definidos. El programa “Artesanía castellanomanchega de diseño” pondrá en marcha experiencias de colaboración y acompañamiento desde el inicio del proyecto hasta su comercialización.

Novedades en FARCAMA

Pero una de las acciones más importantes giran en torno al gran evento de artesanos y artesanas de la región, la Feria de Artesanía FARCAMA. Suspendida la convocatoria de primavera por el estado de alarma, los objetivos ahora son mejorar las instalaciones para hacer la feria más accesible, incentivar la participación mejorando las condiciones, habilitando que no haya coste de inscripción de los artesanos en el stand modular mínimo y volver a ofrecer la participación al sector del mueble con un espacio diferenciado. Para ello se destinarán un total de 690.000 euros en tres anualidades desde 2020 a 2022.   

Asimismo, el fomento de la artesanía para el uso hostelero y acciones en municipios de la región compone otra línea de actuación con dos objetivos: ayudas a entidades locales que realicen inversiones de embellecimiento y mejora de sus infraestructuras utilizando artesanía regional; y ayudas a empresas de alojamiento hotelero y de restauración de Castilla-La Mancha que realicen mejora de sus equipamientos de igual forma. Hasta 30 municipios y 60 empresas podrán beneficiarse de estas ayudas, que contarán con una dotación presupuestaria total de 1.700.000 euros.  

Por último, otra línea de actuación es la promoción de la artesanía en la Oficina de Turismo de Castilla-La Mancha en Madrid y otros espacios expositivos del territorio nacional. Incluye escaparates, exposiciones antológicas por temáticas o talleres artesanos en vivo dirigidos al público final.

Etiquetas
Publicado el
6 de mayo de 2020 - 19:28 h

Descubre nuestras apps

stats