"Antes del verano" habrá convocatorias "reales" de ayudas de los fondos europeos de recuperación

Edificio sede de la Comisión Europea

Máxima expectación entre el tejido socio-económico de Castilla-La Mancha ante las futuras convocatorias de ayudas derivadas de los fondos europeos Next Generation-EU para paliar los efectos socio-económicos de la pandemia y, de paso, avanzar en un nuevo modelo productivo nacional.

¿España Puede? Los fondos europeos de recuperación y resiliencia arrojan más sombras que luces

¿España Puede? Los fondos europeos de recuperación y resiliencia arrojan más sombras que luces

Así se desprende de la celebración de la Jornada sobre el Plan de Recuperación Europeo organizada por la Dirección General de Asuntos de Europeos de la región. “Una oportunidad extraordinaria para Castilla-La Mancha”, según destacaba el vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, durante la inauguración.  

Este mismo martes 13 de abril se discutirá el “documento central” del plan español en el seno de la Comisión interministerial para Recuperación, Transformación y Resiliencia que será elevado el miércoles para su debate en el Congreso de los Diputados.

Hay que recordar que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia ('España Puede') para gestionar los fondos extraordinarios del mecanismo comunitario Next Generation-EU en nuestro país debe ser remitido a Bruselas antes del 30 abril.

Manuel de la Rocha, secretario general de Asuntos Económicos y G20 del Gobierno de la Presidencia del Gobierno de España ha explicado durante la jornada que el plan consta de 210 acciones (102 reformas y 110 inversiones) dentro de un extenso documento que incluye “la gobernanza, los controles y las auditorías” para gestionar los fondos europeos.

España recibirá 140.000 millones de euros en transferencias y créditos en el período 2021-2026 (72.000 millones hasta 2023). “Estamos en la recta final de aprobación del plan por parte de Comisión Europea” y se espera que después del verano España reciba un primer desembolso del 13% de los fondos que le corresponden en la primera fase, unos 10.000 millones de euros. Ya a final de año se produciría un segundo desembolso por parte de la Unión Europea que estaría sujeto al cumplimiento real de los objetivos que se marca España. Unas cifras de las que están muy pendientes las comunidades autónomas.

“El hecho de haber cargado 27.000 millones en los Presupuestos Generales del Estado nos permite ir avanzando sin esperar a terminar el plan”, matizaba. Y en ese avance, De la Rocha ha explicado que España quiere “acelerar la agenda reformista en los tres primeros años para lograr un efecto rebote” en la economía española, hasta 2023.

Entre los resultados a corto plazo se espera un “efecto anticíclico” que genere empleo, la “gran prioridad” del plan español en nichos relacionados con la rehabilitación energética de edificios, el despliegue de energías renovables, en el ámbito del reto demográfico en pequeños municipios o los proyectos de transformación digital, entre otras.  

Después, a medio y largo plazo se trata de transformar el modelo económico en España, aunque, matizaba, “construimos también con otras prioridades relacionadas con la formación del capital humano, la ciencia e innovación y una clara apuesta por la industria”.

Las convocatorias “reales” de ayudas, en el segundo trimestre del año

Manuel de la Rocha ha asegurado que “de aquí al verano” comenzarán a salir “convocatorias reales”  vinculadas a estos fondos europeos de recuperación.

De momento hay pocas respuestas para preguntas muy concretas sobre el destino de estos fondos por dos razones. Por un lado, porque España todavía ha de recibir el visto bueno de la Comisión Europea a su plan.

Por otro, porque los distintos ministerios están publicando, poco a poco, los detalles de las llamadas 'Manifestaciones de Interés' (en la actualidad se han convocado ya 14), una especie de ‘sondeo’ sobre las necesidades de las empresas.

“Es una fórmula con la que los ministerios tratan de recabar información de la iniciativa privada. Con ella se diseñarán las bases de las convocatorias de ayudas que financien los proyectos estratégicos o PERTE”, ha explicado Julio García, director general de Coordinación y Planificación del Gobierno regional.

Serán las comunidades autónomas y los ayuntamientos los que “organicen” estas convocatorias que supondrán parte del reparto de los fondos de recuperación. “Los ayuntamientos también recibirán fondos directos del Estado para ejecutar proyectos dentro de sus competencias”, ha matizado De la Rocha.

Los diez ejes de acción en Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha cerró el pasado 31 de diciembre el proceso participativo dirigido al tejido socio-económico regional, pero al igual que ocurre con las convocatorias de las ‘Manifestaciones de Interés’ por parte de los ministerios del Gobierno central, se trata de un mero sondeo para avanzar en la presentación de proyectos por parte del sector tanto público como privado en la región.  

La posibilidad de presentar proyectos financiables con estos fondos europeos de recuperación sigue abierta. “No se excluye nada porque todo es factible cuando se presenten proyectos a las convocatorias que se vayan produciendo”, ha matizado Julio García, ante la insistencia de los participantes en la jornada.

El Plan Castilla-La Mancha Avanza (la hoja de ruta específica de la región) está a la espera de ser aprobado tomando como referencia el plan nacional.

Y a diferencia del plan del Gobierno de España, no solo incluirá los fondos Next Generation-EU sino los del marco financiero plurianual (los fondos europeos tradicionales como por ejemplo las ayudas FEDER).

 Esa hoja de ruta castellanomanchega que se prolonga hasta 2027 se llevará a cabo en “régimen de cooperación con el resto de administraciones públicas y la iniciativa privada” y cuenta con diez ejes.

1.      El desarrollo de infraestructuras verdes que engloba siete proyectos y estará dotado con 1.081 millones de euros.

2.      Consolidar liderazgo de las energías renovables incluyendo el hidrógeno con ocho proyectos y una inversión de 268 millones.

3.      Fomentar la cadena de valor agroalimentaria que sea más moderna y competitiva. Y en esto hay nueve proyectos por valor de 506 millones de euros.  

4.      Desarrollar la economía circular en 10 proyectos y 364 millones de euros.

5.      Apostar por la cohesión y vertebración del territorio para afrontar la despoblación a través de 14 proyectos y 515 millones de euros.

6.      La rehabilitación energética de edificios en el medio rural y también en la Administración, con 10 proyectos y 608 millones de euros.

7.      Modernizar la Administración y los servicios públicos de la Junta con 13 proyectos y una inversión de 428 millones.

8.      Apostar por la cohesión social y la igualdad de oportunidades, incluyendo la igualdad de género además de fomentar el empleo con 25 proyectos y más de 478 millones.

9.      Crear un entorno propicio para el desarrollo empresarial con 18 proyectos y 396 millones de euros.

10.  Fortalecer la Sanidad y la Dependencia con 20 proyectos y 1.953 millones.

En total, ahora mismo hay 134 proyectos que supondrían una inversión de 5.600 millones de euros por parte de la iniciativa pública tanto de la Junta, como del Gobierno de España y las administraciones locales.  

“De ellos, creemos que se van a materializar en 2.000 actuaciones hasta 2023”, aseguraba el vicepresidente regional, quien ha recordado que los presupuestos de la región para este año ya tienen consignados casi 1.000 millones de euros “para ejecutar actuaciones cuanto antes”: nuevos centros de salud, infraestructuras educativas o para la atención a la Dependencia o incluso el nuevo Plan de Empleo que “se está cerrando con las diputaciones”.

Después, hay 430 proyectos que ha presentado la iniciativa privada y que supondrían invertir unos 11.000 millones entre fondos públicos y privados.

¿Qué proyectos y convocatorias tiene claros Castilla-La Mancha hasta la fecha?

Y mientras se concreta qué proyectos recibirán subvención y cuáles se quedarán fuera de la carrera de los fondos europeos de recuperación, hoy han sido cuatro las áreas del Gobierno regional las que han avanzado el estado de situación de distintos proyectos o líneas de ayuda o simplemente de la perspectiva que se abre, con horizonte 2023.

1.- Autodiagnóstico empresarial y regionalizar la cadena de valor

El director General de Empresas, Javier Rosell, ha destacado la apuesta por la industrialización (de hecho, el Gobierno regional ya prepara una ley para la ordenación, promoción y mejora de las zonas industriales de Castilla-La Mancha) tanto a través de sectores tractores como el Agroalimentario, el Aeronáutico o el sector TIC, como mediante palancas que permitan obtener fondos y cumplir los objetivos de transformación ecológica y digital.

Rosell ha invitado a las empresas a poner el foco en autodiagnóstico empresarial. “No se trata de obtener fondos sino de cómo usarlos” y eso requiere, ha dicho, “un enfoque 360 grados”.

Después, cree “esencial” el acercamiento de la cadena de valor. “Nos hemos dado cuenta de la necesidad de materias primas lo más cercanas posibles. Hay que regionalizar la cadena de valor”.  

2.-  La importancia del tratamiento de residuos, en particular en las zonas rurales

Por su parte, Marta Gómez, directora general de Economía Circular ha aludido a la próxima Conferencia Sectorial del ramo para anunciar la transferencia de créditos de cara a establecer convocatorias de ayudas a las entidades locales permitan acelerar inversiones para mejorar la gestión de residuos, en particular los municipales.

Se implantarán nuevas líneas de recogida separada de residuos además de mejorar las existentes: bioresiduos, compostaje doméstico y comunitario, recogida de aceites o de textiles para ser reutilizados o reciclados.

Se financiarán instalaciones específicas para el tratamiento de residuos y se construirán nuevas instalaciones para dar cabida a los flujos de residuos como aparatos eléctricos y electrónicos, para los residuos textiles y los plásticos.

También se mejorarán las instalaciones de recogida y triaje, las plantas de tratamiento de residuos y habrá actuaciones para tratar combustibles sólidos recuperados. Los beneficiarios serán las entidades locales, consorcios o los gestores de residuos.

Unas actuaciones que se definen también en la Estrategia de Economía Circular de Castilla-La Mancha, recién aprobada.

3.- Cinco medidas en el sector agrario “casi cerradas”

Agapito Portillo, viceconsejero de Medio Rural se ha referido a cinco medidas para el mundo agrario “ya casi cerradas” y que están vinculadas, por un lado, a lograr la eficiencia energética en las explotaciones agropecuarias. De las ayudas estatales corresponderán 4,1 millones a Castilla-La Mancha (el 13,89%) y antes del 10 de junio se habrá publicado la convocatoria de bases.

Por otro lado, Portillo ha hablado de ayudas para la gestión de residuos ganaderos, para la modernización integral de invernaderos y, decía, “queremos que se incluya a la seta y el champiñón”, también ha citado subvenciones a la agricultura de precisión, a la implementación de energías renovables en explotaciones agrarias o a la bioseguridad. Todas ellas tendrán que concretarse en próximas fechas.

Se ha referido por otro lado a las inversiones en depuración para municipios entre 2.000 y 5.000 vecinos o a ayudas que llegarán a través de SEIASA, la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias, o vinculadas a la Programación de Desarrollo Rural (PDR), aunque en líneas muy generales.

4.- El “Telecuidado proactivo” y la digitalización de los servicios sociales

Ana Saavedra, viceconsejera de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia se ha referido al “impulso del modelo de Bienestar Social avanzado” que pasa por la modernización y digitalización del sistema social y por la “nueva economía de cuidados” que incluye “planes de choque de larga duración” para mayores, personas con discapacidad y el sistema de Dependencia.

Se trata, decía, de que “las personas estén en el centro de la acción y que también sirva para vertebrar el territorio y generar empleo en la región” y ha puesto como ejemplo el anuncio del “rescate” al Tercer Sector con 37 millones de euros.

En Castilla-La Mancha en este ámbito se quiere invertir en “servicios de proximidad” y se quieren impulsar hasta seis líneas de trabajo hasta 2023: desde la mejora de infraestructuras en centros tanto de titularidad municipal como regional, en el “telecuidado proactivo, más allá de la Teleasistencia”, en un modelo sobre todo para las zonas rurales o en la transformación digital del sistema de Servicios Sociales.

Pero también se apuesta por un proyecto piloto para reforzar el Servicio de Atención Domiciliaria “para que las personas estén en su casa el mayor tiempo posible porque la pandemia ha puesto de manifiesto que las personas en residencias han sufrido mucho y hay que ir a acercar servicios a los domicilios especialmente en zonas rurales”.

También ha comentado su intención de desarrollar un proyecto con jóvenes para apoyar su transición de la etapa de tutela por parte de la Junta a su independencia, otro para modernizar los centros de menores y trabajar con familias en procesos de acogimiento familiar o mejorar la accesibilidad de infraestructuras tanto municipales como regionales. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats