eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Manuel Valls presenta su candidatura: "Quiero ser el próximo alcalde de Barcelona"

El candidato concurrirá a las elecciones con una "plataforma ciudadana transversal" a la que agradece que se vaya a sumar Ciudadanos

El exprimer ministro francés enfoca su discurso contra la gestión de Colau y promete mejorar en todos los indicadores sociales y económicos

Valls, que dimitirá como diputado francés, se ha presentado como el alcalde que evitará que el independentismo use la ciudad para sus fines

62 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Valls renunciará a todas sus responsabilidades políticas en Francia

Manuel Valls EFE

El exprimer ministro francés, Manuel Valls, ha presentado este martes su candidatura a las elecciones municipales del próximo año al Ayuntamiento de Barcelona. "Quiero ser el próximo alcalde de Barcelona", ha asegurado el ya candidato, después de remarcar su ligazón con la ciudad en la que nació pero en la que no ha vivido. Valls ha anunciado una "plataforma ciudadana" para la candidatura, a la que Ciudadanos ha reiterado que se sumará. 

En una conferencia en el CCCB, a la que han acudido decenas de medios y muchos han quedado fuera, el político francés ha confirmado su intención de relevar a Ada Colau al frente de la alcaldía, y ha empezado a desgranar algunos de sus planes para la ciudad, como la lucha contra la "inseguridad" y el "incivismo" y el fomento del "turismo de calidad". También se ha presentado como el candidato para evitar que el independentismo convierta Barcelona en "la capital imaginaria de la República". 

Según ha indicado el candidato, recientemente ha detectado problemas en Barcelona. "Se debe reconocer que Barcelona se está deteriorando", ha dicho, "y nadie de nosotros debería mantenerse indiferente". Así, el candidato apoyado por Ciudadanos para las municipales ha cargado directamente contra la actual gestión de Ada Colau: "Falta la vivienda que nos prometió", ha dicho, asegurando que el ayuntamiento "no ha conseguido mejorar el acceso a la vivienda".

Valls ha asumido a lo largo de su intervención un discurso contra la delincuencia y la inseguridad en la ciudad parecido al que la oposición ha utilizado en los últimos meses en varias ocasiones para poner contra las cuerdas al gobierno municipal. Ha asegurado así que no quiere que la capital catalana sea conocida por los narcopisos y el top manta, y se ha comprometido a ser "dar confianza a la Guardia Urbana y promover la cooperación estrecha entre cuerpos policiales". 

"Tengo experiencia en la gestión de barrios complicados", ha afirmado Valls, presumiendo de capacidad de gestión en materia de seguridad tanto como alcalde de Évry –ciudad periférica de París– como al frente del Ministerio del Interior francés. "No quiero dar lecciones, pero no se pueden esconder los problemas, hay que enfrentarlos y resolverlos", ha expresado el nuevo alcaldable. 

En su intervención, Valls ha prometido además mejorar en todos los indicadores económicos, sociales y culturales. "Quiero ser el candidato de la cultura" ha asegurado, proponiendo que Barcelona se dirija a "500 millones de personas que hablan nuestra misma lengua". Pero también se ha propuesto como el candidato contrario al independentismo, asegurando que los barceloneses "ni quieren ni les conviene" convertir la ciudad en la capital "de una república inexistente".

 Tras la confirmación de su candidatura, Valls ha anunciado también que la semana que viene dimitirá de su escaño en la Asamblea Francesa,  después de recibir críticas en su país por no asistir a los plenos.

Aspira a más apoyos aparte de Ciudadanos

Manuel Valls lleva coqueteando con la idea de ser alcaldable al menos desde que Ciudadanos desveló en abril que le había propuesto ser su cabeza de lista. Este martes el político francés ha confirmado también que no está dispuesto a ser el cabeza de lista del partido naranja. Ha proclamado así la creación de una "plataforma ciudadana transversal" más allá de ideologías de izquierda o derecha, a la que espera que se sumen más partidos aparte de Ciudadanos. 

"Mi deseo es que sean muchos más, tenemos micho tiempo", ha asegurado optimista, pese a reconocer que algunos de los que podrían sumarse ya han dejado claro que no lo harán. Es el caso de PSC o PP, que esta misma semana han reiterado que presentarán su propio candidato, Jaume Collboni y Alberto Fernández, respectivamente. Aún así, ha presumido de que antes de anunciar su candidatura ya se hayan "producido movimientos" en otras formaciones, en alusión a ERC, que ha cambiado a Alfred Bosch por Ernest Maragall a pocos meses de los comicios. 

El candidato contra el independentismo

En la que será una de sus principales bazas en los comicios de mayo, Manuel Valls se ha querido presentar como el alcalde que ha de frenar las aspiraciones independentistas de conquistar el Ayuntamiento. "Barcelona merece ser gobernada pensando en ella y no en otros proyectos que nada tienen que ver con la ciudad", ha manifestado, convencido de que el movimiento soberanista pretende "excluir a la mayoría de ciudadanos de Barcelona" y convertir la capital catalana en "una herramienta más" para sus fines. 

"Barcelona no es esto, ni le interesa serlo", ha asegurado Valls, que ha querido contraponer la "capital imaginaria de la República" a su idea de "Barcelona global abierta al mundo". En este aspecto ha tenido tiempo también para dejar un dardo a Colau: "El proceso ha intentado poner la ciudad en un cruce de incertidumbres que no se resolverá ejerciendo la equidistancia forzada".

Decenas de medios se quedan fuera sin alternativa

A la conferencia de Valls han acudido más de 100 profesionales de medios de comunicación, pero a muchos de ellos no se les ha permitido el acceso al quedar el aforo completo. En la sala prevista para el acto, la Mirador del CCCB, caben 130 personas, entre las que había reservados asientos no para la prensa, sino para personalidades invitadas.

Periodistas y cámaras, entre ellos eldiario.es, han esperado durante casi una hora sin saber si podrían entrar o no, sin que nadie del equipo de campaña del dirigente francés facilitara información sobre el acceso. Sólo una persona de protocolo ha recorrido la cola para garantizar que todos los "invitados" al acto –entre los cuales había algunos periodistas– pudieran entrar antes de se completara el aforo.

Pasadas las 19 horas, y ante la indignación de los medios de comunicación, Guillermo Basso, uno de los miembros de su campaña, ha salido para pedir disculpas a los medios de comunicación, y ha anunciado una rueda de prensa de Valls para este miércoles. Además de eldiario.es, entre los medios que han quedado fuera se podían contar La Sexta, Cadena SER, Antena 3 o Agència Catalana de Notícies.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha