eldiario.es

9

CATALUNYA

El hospital de Bellvitge aprovecha las operaciones de los pacientes amotinados para cerrar sus camas

La dirección puede dejar así sin uso esas plazas para el verano al trasladar a los quirófanos a los pacientes que no admitían ser pasados a otras unidades

"Me quieren enviar a casa para dejar la cama vacía, pero si yo ahora me voy, tendré que volver a urgencias pronto", explica uno de los pacientes que se niegan a abandonar sus habitaciones para evitar el cierre

La gerencia del hospital planea bloquear hasta 200 puestos, uno de cada tres disponibles

Los sindicatos emplazan directamente al presidente de la Generalitat a dar respuesta a sus quejas ya que consideran que se trata simplemente de un problema de presupuesto

Jaime Rañé, uno de los amotinados contra el cierre de plantas en el hospital de Bellvitge (Barcelona). / ENRIC CATALÀ

Jaime Rañé, uno de los amotinados contra el cierre de plantas en el hospital de Bellvitge (Barcelona). / ENRIC CATALÀ

La dirección del hospital de Bellvitge en L'Hospitalet de Llobrerat (Barcelona) aprovecha las operaciones quirúrgicas que está realizando a algunos pacientes para cerrar las camas que ocupaban, dentro de la reducción de puestos que planea para el verano. Una veintena de pacientes se había negado a salir de las habitaciones para tratar de evitar esa clausura que alcanza a 200 camas –un tercio de las instaladas–. "Este centro tienen un marcado carácter quirúrgico y eso va a permitir a la gerencia sacar a todos los enfermos de las habitaciones que quierer bloquear", ha contado a eldiario.es la delegada de CCOO, Carmen Padilla.

"No nos moveremos de aquí". La misma afirmación, con contundencia, la pronuncian pacientes muy diversos que se encuentran en habitaciones del hospital amenazadas de cierre. Hasta este miércoles, había resistido en su cama Dani Sierra, un joven de 18 años que fue el primero en rebelarse y que se negó a ser trasladado a otra planta. A primera hora tenía programada la cirugía y la dirección del hospital ha aprovechado el momento para cerrar con llave la planta donde hasta ahora resistía el paciente, la unidad 10.01.

El siguiente cierre previsto es el de la unidad 6.2., donde hay 24 pacientes con patologías relacionadas con el aparato digestivo. Entre ellos se encuentra Jaime Rañé, dispuesto a resistir lo que sea necesario. "Esta es la planta de digestivos, nos quieren agrupar con pacientes con problemas de salud muy diferentes para cerrar plantas, no lo acepto", afirma con rotundidad.

Rañé destaca el papel de los médicos y personal de enfermería especializados en la unidad donde se encuentra y rechaza que se recoloquen pacientes sin ningún sentido. "Es dar un paso atrás a nivel sanitario", concluye. Este autónomo del sector inmobiliario está esperando una intervención en el estómago y recuerda cómo antes de llegar a la cama donde se encuentra sufrió mucho en urgencias: "Entré un sábado a las 3 de la madrugada y no subí a la habitación hasta el domingo a las 6 de la tarde".

La imagen de las urgencias colapsadas la explican muchos pacientes y la ratifican los sindicatos. Según Ramón Montoya, presidente de la junta de personal del hospital de Bellvitge, este miércoles al mediodía había 34 pacientes en urgencias esperando una cama. Una veintena de ellos llevaba más de 24 horas. Esto lleva a Montoya a calificar la situación de "inhumana" y se pregunta cómo puede ser que "dejen a gente esperando cama mientras hay plantas bloqueadas".

Los sindicatos emplazan directamente al presidente de la Generalitat a dar respuesta a sus quejas ya que consideran que se trata simplemente de un problema de presupuesto. "La única solución es aportar más recursos, los necesarios", indica la delegada de Médicos de Catalunya en Bellvitge, Teresa Fuentelsaz, cifrando en 50 millones de euros el recorte sufrida en el hospital en los últimos cuatro años. "La intención del gobierno catalán es hacer ineficiente el sistema público para poder decir que no funciona y trasladar pacientes a la privada", cree Fuentelsaz, pidiendo reacciones de la Generalitat a la situación que ha puesto el hospital de Bellvitge en el centro de la atención mediática.

Rebelión en defensa de la sanidad pública

Vicente Balbuena, uno de los amotinados contra el cierre de plantas en el hospital de Bellvitge (Barcelona). / ENRIC CATALÀ

Vicente Balbuena: "Me quieren enviar a casa para dejar la cama vacía, pero si yo ahora me voy, tendré que volver a urgencias pronto" / ENRIC CATALÀ

De las 200 camas que plantea cerrar temporalmente la gerencia del hospital, los sindicatos creen que después de las vacaciones no se recuperarán.

El ambiente de resistencia se ha extendido a otros pacientes que se han negado al traslado. En la unidad 9.1, de neurología, resisten cinco pacientes; en la 3.1, de cirugía cardíaca se niegan a ser trasladados cuatro enfermos. Estas dos unidades ya habrían sido cerradas si no fuera por la negativa de los pacientes. En la 6.2, donde se encuentra Jaime Rañé, el cierre está previsto para el sábado, aunque a día de hoy está llena.

Entre los pacientes se encuentra Andrés de la Poza. Lleva diez días ingresado y deberá estar unos cuantos más. Consciente de la situación que se vive en el hospital, anuncia una resistencia total y absoluta a ser cambiado de planta. "Aquí tengo el bastón por si hay que utilizarlo", bromea desde la cama.

Comparte habitación con Vicente Valbuena, ingresado por una inflamación en el páncreas. Ya le han avisado de que es posible que le den de alta antes del fin de semana. "Me quieren enviar a casa para dejar la cama vacía, pero si yo ahora me voy, tendré que volver a urgencias pronto", asegura Valbuena. Su hija explica que no es el único caso de la planta al que le han planteado la posibilidad de ser dado de alta en las próximas horas para comenzar a vaciar la unidad. Entre los familiares, estos días, no se habla de otra cosa.

A todos ellos les acompaña un grupo de vecinos de los movimientos sociales y vecinales de Hospitalet de Llobregat. Conscientes de que, en un momento u otro, todos son usuarios del hospital de Bellvitge, llevan desde 2011 informando semana a semana sobre cómo poner quejas por las listas de espera. Desde hace unas semanas han intensificado su actividad y dan apoyo dentro del hospital a los pacientes y familiares que resisten para evitar el cierre de camas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha