Unos 300 vehículos participan en una marcha lenta por Barcelona contra el cierre de las plantas de Nissan

Trabajadores de Nissan en el parking de la planta de pintura esperando salir en marcha lenta

ACN

0

Cientos de trabajadores de Nissan han participado este jueves en una marcha lenta por Barcelona, desde la Zona Franca hasta el consulado de Japón, situado en la avenida Diagonal, contra el cierre de las plantas de la factoría en Catalunya. A la marcha se han sumado unos 300 vehículos, que a las diez de la mañana se han reunido en la planta de pinturas de la Zona Franca y han pegado carteles en sus vehículos tapando el logotipo de Nissan como protesta. Poco después, han iniciado el trayecto desde la calle 3 de la Zona Franca en dirección a la Gran Vía, donde han continuado su camino muy lentamente. Algunos taxistas de Elite Taxi se han unido a la protesta en solidaridad con los trabajadores de Nissan.

Nissan anunció la semana pasada el cierre de todas sus plantas en Catalunya, una medida que justificó debido a su baja producción y como fruto de un nuevo reparto de mercados entre las otras marcas de la alianza con Renault y Mitsubishi. Desde entonces, los trabajadores de la Zona Franca, Montcada y Sant Andreu han llevado a cabo diversas protestas. La decisión de Nissan implicará dejar sin trabajo a unos 3.000 trabajadores directos y más de 20.000 de empresas auxiliares, según los sindicatos.

Este martes los trabajadores se han concentrado a las 10 de la mañana a las puertas de la planta de pintura de la marca para iniciar la protesta que busca colapsar la avenida Diagonal, a la altura del consulado general de Japón. Muchos de los empleados han aprovechado para añadir camisetas, pancartas de protesta a los capós, en las ventanas o en las puertas de los coches con mensajes como "25.000 familias. Nissan no se cierra".

El objetivo de la movilización es que los barceloneses "vean el problema y la cantidad de personas implicadas" que "no se pueden quedar en la calle" por las implicaciones que tendría para el tejido industrial catalán, ha explicado a la ACN Juan Carlos Vicente, presidente del comité de empresa, que ha valorado "positivamente" el debate sobre medidas de apoyo a los trabajadores de este miércoles en el Parlament.

"Nissan tiene una obligación social y laboral con los trabajadores, y también con Catalunya y con el Estado, porque ha recibido ayudas", recordó Vicente, que dice que el comité de empresa trabaja con la idea de que Nissan pueda seguir y que continúen siendo "constructores". "Si se ha de revertir esta fábrica hacia otra tecnología, que lo digan", añadió.

Entre los trabajadores que se han movilizado estaban Cristian, de 36 años, y Jordi, de 41 años, que trabajan en la planta de pintura. "Si no se intenta, nunca se sabrá si el cierre es reversible. Ahora mismo estamos muy unidos", aseguró el primero. "Nuestro propósito es que ninguna familia se quede en la calle. Lo único que pedimos es poder trabajar", dice el segundo, que cree que la mejor salida para la fábrica sería apostar por la producción de vehículos eléctricos con una compañía que aceptara dar trabajo a todos los trabajadores directos e indirectos.

La plantilla, que se enteró hace una semana que la multinacional cerraba las instalaciones que tiene en Catalunya, ha iniciado un ciclo de protestas, cortando vías como la Gran Vía o la C-17 y movilizándose ante concesionarios de Nissan y Renault. "Somos muy competitivos, hemos cumplido con todo y siempre hemos estado a la altura, hace unos años nos felicitábamos y ahora mira donde estamos. Iremos hasta el final y haremos lo que haga falta para defender los puestos de trabajo", dijo Vanesa, de 37 años y que hace 16 que es trabajadora de Nissan.

Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2020 - 12:36 h

Descubre nuestras apps

stats