La portada de mañana
Acceder
Los bares, en el punto de mira de Sanidad para frenar la tercera ola
Patrimonio paga el mantenimiento de tres piscinas de la Casa Real
Opinión – Cifuentes siempre mintió así, por Ignacio Escolar

Catalunya no avanzará en la desescalada el lunes ante el empeoramiento de los datos de contagios

Numerosos ciudadanos esperan para entrar en el dispositivo de cribado masivo que se ha instalado en el Recinto Modernista de Sant Pau de Barcelona. EFE/Alejandro García.

Catalunya no avanzará a la fase 2 de desescalada el próximo lunes, tal como estaba previsto quince días después de iniciar la reapertura. La Generalitat ha decidido alargar las medidas actuales de restricción de la actividad social durante dos semanas más, al menos hasta el 21 de diciembre, debido a que en los últimos días los datos epidemiológicos han empeorado. 

El plan de Navidad de Catalunya prevé que el toque de queda empiece a la 1:30 en Nochebuena y Nochevieja

El plan de Navidad de Catalunya prevé que el toque de queda empiece a la 1:30 en Nochebuena y Nochevieja

El ritmo al que se propagan los contagios, que refleja el indicador RT, ha superado este jueves el 0,9, uno de los dos umbrales que fijó la propia Generalitat para no proseguir la apertura. Con ese revés en los datos, los miembros del Procicat (el organismo de la Generalitat que gestiona la pandemia) han abordado la reunión decisiva este jueves, y finalmente han optado por echar el freno a la reapertura cuando solo quedan 20 días para la Navidad. La consellera de Salud, Alba Vergés, ha reconocido que la situación "no es buena" al constatar un "cambio brusco" en la tendencia –hasta ahora a la baja– de la transmisión de la COVID-19.  

Más allá de la RT, el otro indicador que sirve de referencia a la Generalitat para avanzar o no en la desescalada, el de las hospitalizaciones, sí se mantiene en una tendencia favorable. En las últimas horas se ha dado el alta a 83 personas, aunque permanecen ingresadas un total de 1.591, con las UCI ocupadas por 438. 

No obstante, el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha insistido en que hay todavía demasiada presión asistencial en los hospitales. "Si ahora tuviésemos una tercera ola, partiendo de 438 enfermos en una UCI y añadiendo 400 más, los centros no podrían absorberlo", ha advertido. "Volveríamos a estar como en la primera ola, con los hospitales convertidos en hospitales covid".

Argimon ha querido recordar que la subida del indicador RT no implica que estén subiendo de nuevo los contagios, más bien que la caída se ha frenado y las cifras amenazan con repuntar. "Lo que nos dice es que hay un movimiento de fondo y debemos estar seguros que lo estabilizamos", ha resumido.

Se permitirá la movilidad en las fechas de Navidad

El freno a la desescalada supone un revés para algunos sectores económicos que tenían este lunes marcado como una fecha para o ampliar o directamente retomar su actividad. Es el caso de los restaurantes y bares, que iban a aumentar el aforo en interior, del 30% al 50%. O los cines, teatros y salas de conciertos, que podrían abrir al 70%. Nada de esto podrá ser, por ahora. Tampoco la otra gran novedad que iba asociada a la fase 2: la apertura al 30% de los centros comerciales. De momento, seguirán cerrados.

Esta decisión altera el calendario de la desescalada hasta el punto de que no se alcanzaría la fase 3 antes de la Navidad, tal como preveía la Generalitat cuando elaboró la guía. Esto no debería afectar a la ampliación de las reuniones familiares de seis a diez personas, puesto que la estrategia para las fiestas aprobada por el Govern este miércoles prevalecerá en este aspecto sobre el tramo que sea de la desescalada. 

Tampoco impedirá que la población se pueda desplazar para encontrarse con familiares y reunirse en las fechas señaladas de Navidad. Sobre el papel, el fin de semana del 25 al 27 de diciembre debería haber confinamiento perimetral comarcal –lo que prevé la fase 2–, pero Vergés y Argimon han dado a entender que habrá excepciones para esos días. También para entrar y salir de Catalunya durante las fiestas. "Habrá pautas de comportamiento para unas fechas en las que todos sabemos que habrá cierta relación", ha expresado.

E plan de la Generalitat prevé que se puedan realizar encuentros de un máximo de diez personas –niños incluidos– y recomienda que no sean de más de dos grupos de convivencia. En sintonía con lo acordado entre las comunidades autónomas y el Ministerio, permitirá que el toque de queda en las noches del 24 y el 31 de diciembre empiece a las 1:30, así como a las 23 en Reyes, el 5 de enero.

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2020 - 10:40 h

Descubre nuestras apps

stats