La portada de mañana
Acceder
Los bares, en el punto de mira de Sanidad para frenar la tercera ola
Patrimonio paga el mantenimiento de tres piscinas de la Casa Real
Opinión – Cifuentes siempre mintió así, por Ignacio Escolar

Las fincas de quien fue la mano derecha de Carlos Fabra: las vendía por cinco veces su precio de compra tras recalificarlas en dos días

Francisco Martínez (izquierda), exnúmero dos de Carlos Fabra, a la derecha con gafas de sol.

Francisco Martínez, antigua mano derecha de Carlos Fabra, fue vicepresidente de la Diputación de Castelló y alcalde de la Vall d'Alba durante 24 años. En su declaración ante el juez aseguró que desconocía que los terrenos que adquirió su socio fueran susceptibles de recalificarse para actuaciones urbanísticas porque ese no era su negociado. Sin embargo, la instrucción del caso ha detectado que el exalcalde y su socio adquirieron varias fincas que fueron recalificadas apenas dos días después. En algunos casos, los terrenos fueron vendidos posteriormente por un precio cinco veces superior a la promotora Lubasa, encargada del Plan de Actuación Integrada (PAI). El juez Jacobo Pin también detectó que Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castelló, posee terrenos colindantes a los de su entonces número dos.

El auto del juez al que ha tenido acceso elDiario.es desglosa las fincas que Martínez y su socio adquirían por precios muy competitivos y que, poco después, eran recalificadas para planes urbanísticos en la localidad castellonense. El promotor Raul Babiloni aportó dos fincas a la mercantil Gestintur SL el 26 de diciembre del 2005. Dos días después se publicó en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana el PAI Mas de Lluna en el que estaban incluidas. Un año después la firma vendió los terrenos a la promotora del PAI por un precio cinco veces superior a su coste de adquisición: 148.194 euros (originalmente costaron 27.766 euros). 

Otra de las fincas adquiridas estaba afectada por el Plan Parcial Residencial Pla de l'Arc, que el Ayuntamiento de Vall d'Alba solicitó retirar después de que se incoaran diligencias tras las denuncias de la oposición en sede judicial por las sospechosas adquisiciones (Martínez declaró que la retirada fue por decisión de los técnicos). Una finca afectada por el PAI de ampliación del casco urbano de la localidad fue adquirida por 285.733,78 euros apenas cuatro meses antes de que se sometiera a información pública el programa de actuación y de su publicación oficial.

La firma promotora del Plan Parcial Residencial Pla de l'Arc y del PAI Mas de Lluna era una mercantil de la constructora Lubasa, con la que Martínez intervino en "numerosas compraventas", como alcalde y también como particular, algunas de ellas sobre fincas incluidas en las actuaciones urbanísticas y en fechas próximas a su publicación, señala el auto del juez. Otra finca, comprada por los padres de Martínez por 3.606 euros, se revendió a la filial de Lubasa por 251.854 euros. El exalcalde explicó al juez que sus padres le habían donado esa finca, mientras tramitaban su herencia en vida, y justificó el pelotazo en que había un proyecto turístico, sin actuación urbanística, y la posición de la finca era privilegiada al ser la "más alta" y tener "muchas vistas".

El expolítico del PP negó en su declaración ante el juez que se aprovechara de su condición de alcalde para adquirir las fincas a bajo precio y lucrarse con su venta tras la recalificación y adujo que todas las actuaciones urbanísticas responden a "trámites técnicos públicos que duran años". En la misma línea de defensa, el empresario Raul Babiloni declaró que la sociedad Gestintur SL, la supuesta empresa pantalla con la que se adquirieron las fincas, se creó para darle un "futuro laboral" a la hija del alcalde popular, que trabajaba para él y estaba "indecisa en su vida laboral". Babiloni sostiene que compraron los terrenos "no porque tuviesen información, sino porque podían tener futuro en Vall d'Alba, asumiendo un riesgo".

El magistrado Jacobo Pin ha dictado un auto que acuerda transformar las actuaciones a un procedimiento para el juicio ante el tribunal del jurado, tal como ha informado este diario. Pin, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Castelló, también investiga el presunto "enmascaramiento" del patrimonio familiar de Carlos Fabra en una causa en la que también está imputado Luis Enrique Batalla Reigada, hijo del fundador de Lubasa y administrador de Becsa SAU. Durante la investigación secreta al expresidente de la Diputación de Castelló, el juez halló terrenos propiedad de Carlos Fabra y de su exmujer colindantes con los de Francisco Martínez, su antigua mano derecha.

Etiquetas
Publicado el
8 de enero de 2021 - 23:05 h

Descubre nuestras apps

stats