Facsa y Epsar impulsan en la depuradora de Alcoi una innovadora apuesta por la economía circular

Depuradora Alcoi.

La depuradora de Alcoi ha estrenado un proyecto pionero basado en la economía circular que es capaz de transformar los residuos y aprovecharlos de forma más eficiente y sostenible para el medio ambiente. La empresa Facsa, junto a la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana (EPSAR), ha sido la encargada de desarrollar este nuevo modelo, único en España, que mejora considerablemente el proceso de tratamiento de los lodos y que se extrapolará a otras Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR).

El objetivo de esta nueva tecnología es reducir y mejorar la higienización de los lodos tratados y maximizar la obtención de biogás. El coordinador de explotaciones en Alicante y Murcia de FACSA, Ignacio Pastor Carbonell, explica que este proceso tiene lugar en la línea de fangos de la estación depuradora. “La principal innovación consiste en incorporar al proceso un nuevo depósito de tratamiento de los lodos a alta temperatura, donde generamos un pH ácido y, con esa temperatura, generamos una velocidad cinética de degradación mayor de todos los lodos que sacamos de la estación depuradora”, añade Pastor Carbonell.

A partir de esta modificación del proceso consiguen “ventajas importantes” como por ejemplo reducir la producción de los lodos en un 25% y con ello el volumen de residuos generados, con los beneficios para el medio ambiente que ello supone, ya que más adelante esas aguas tratadas serán devueltas de nuevo al entorno natural o utilizadas para la agricultura.

En la estación depuradora de Alcoi, situada en el municipio de Cocentaina, se gestionan todas las aguas sucias que genera el municipio, tanto de la zona urbana como de la zona industrial. Tras superar diferentes procesos biológicos y de filtración, en los que intervienen microorganismos que degradan la contaminación que llega con el agua, se retiran los residuos de los decantadores hasta llegar a la línea de fango, donde se ha incorporado el nuevo tratamiento. Este proceso biológico (digestión anaerobia) genera un gas rico en metano “que nos permite poder quemarlo y generar energía eléctrica y calorífica”, explica el ingeniero.

La empresa castellonense ha hecho un cálculo a partir de la incorporación de este nuevo proceso y concluyen que se genera un “extra de energía” que sería el equivalente las necesidades eléctricas de 425 hogares durante todo un año (si consideramos que el gasto medio de un hogar en España asciende a 290 Kwh/mes). "En el mismo proceso de tratamiento somos capaces de alcanzar un grado de higienización del lodo mucho mayor, somos capaces de bajar esa materia volátil que tiene el lodo para llegar a tener menor impacto en el medio ambiente", añade.

Proyectos previos

La implantación de este innovador tratamiento ha sido posible gracias al trabajo de investigación de otros dos proyectos en los que Facsa está trabajando: SLUDGE4ENERGY y LIFE STO3RE. El primero de ellos, SLUDGE4ENERGY, llevado a cabo por el consorcio Facsa y Ainia centro tecnológico, se centró en el pilotaje de este nuevo proceso tecnológico, al objeto de mejorar la sostenibilidad del proceso de depuración optimizando la generación de energía a partir de fuentes renovables, evitando con ello el consumo de combustibles fósiles y las emisiones de CO2 asociadas su empleo.

Con el segundo de ellos, LIFESTO3RE, la compañía buscaba validar este nuevo concepto de digestión anaerobia a mayor escala, proyectando un sistema mancomunado de gestión de fangos procedentes de EDARs y purines de granjas, energéticamente sostenible, al objeto de obtener un "biofertilizante" de alta calidad para el medioambiente.

Etiquetas
Publicado el
30 de junio de 2021 - 13:17 h

Descubre nuestras apps