La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni

Miles de ciudadanos se alzan contra la polémica ampliación del Puerto de València

La cabecera de la manifestación de este viernes en València contra la ampliación del Puerto.

"Estamos aquí porque la ampliación del Puerto de València es una injusticia, es algo que va a ser irreversible y que los jóvenes nos lo vamos a tener que comer, nos vamos a quedar sin la playa de Pinedo y sin la Albufera, pero con más calentamiento global y más cambio climático".

Así de contundente se ha mostrado Arnau G., con tan solo 16 años, uno de los muchos jóvenes que ha encabezado la manifestación contra la polémica ampliación del Puerto de València que ha recorrido este viernes el centro de València. Esta ha sido precisamente una de las características de la marcha, la implicación de decenas de estudiantes de la mano de Fridays for Future y de Joventut pel Clima.

Nico D., también de 16 años, ha añadido que "esta ampliación es un engañabobos, hablan de crear miles de puestos de trabajo y de que va a beneficiar mucho a la ciudad, cuando sabemos que es mentira porque solo va a beneficiar a los pocos que están interesados en que se haga la obra, mientras las consecuencias las padeceremos todos".

Al grito de "no, no, no a la ampliació", "litoral per al poble i no per als especuladors" o "no a la ampliació, mereixem barris dignes", varios miles de personas de un total de 165 entidades vecinales, ecologistas y estudiantiles han participado en la multitudinaria protesta a pesar de la lluvia que se ha dejado notar en los momentos previos y finales de la marcha.

Bajo el lema 'Pensem Global, actuem local: no a l'ampliació del Port de València', la Comissió Ciutat-Port y Joventut pel Clima han convocado la movilización al considerar que se trata de un proyecto que pondrá en riesgo las playas del sur y la propia Albufera, y que choca contra la declaración de emergencia climática aprobada tanto por el Gobierno central como por la Generalitat Valenciana. Entidades como la Federació d'Associacions Veïnals de València, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAMPA) o SEO Birdlife, han apoyado la protesta.

Una de las participantes, Vicenta G, de 65 años, ha comentado que ha asistido porque no ve "nada claro" el motivo de la ampliación: "No lo veo necesario y creo que tendrá un impacto muy negativo para la ciudad y sobre todo para las playas del sur. Además se ha hecho todo de forma muy oscura".

Teresa G, de 62 años, ha considerado que "la ampliación va a afectar al modelo de ciudad, va a haber un incremento notable de tráfico y de suciedad en las playas que no creo que sea lo más necesario" y ha añadido que "si se hiciera una encuesta en toda la ciudad estoy segura de que saldría un no rotundo a la ampliación porque esto es algo que va más allá de si uno es de izquierdas o de derechas, es un tema de modelo de ciudad".

La manifestación se ha iniciado en el paseo de la Alameda a la altura del puente del Mar con la intervención del humorista Xavi Castillo, quien ha amenizado los prolegómenos parodiando a Franco y a Ximo Puig, entre otros. Entre las autoridades políticas presentes han estado la coordinadora autonómica de Podem y síndica de Unides Podem, Pilar Lima, el vicepresidente segundo del Gobierno valenciano, Héctor Illueca, la vicepresidenta primera, Mónica Oltra, el diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, la secretaria general de Més Compromís y coportavoz de Compromís, Águeda Micó, y el vicealcalde de València, Sergi Campillo.

Cuando la cabecera de la manifestación estaba en el cruce de la calle de Colón con Sorní, la marcha se extendía por la plaza de la Porta de la Mar, calle de Navarro Reverter, puente de las Flores hasta la cola que llegaba al cruce de este puente con Alameda, lo que da una idea de lo concurrida que ha sido la protesta teniendo en cuenta las inclemencias del tiempo.

El proyecto de ampliación

La ampliación del Puerto de València (el primero del Mediterráneo y el cuarto de Europa en movimiento de contenedores) supondrá duplicar su superficie mediante una nueva terminal de 134 hectáreas y su capacidad para mover y almacenar contenedores (actualmente gestiona 5 millones al año) e incrementar exponencialmente su actividad en cuanto a tráfico de buques y vehículos pesados, sin que haya estudios sobre las consecuencias ambientales de estos aumentos, todo ello en un contexto de emergencia climática.

Uno de los redactores del Informe de Evaluación sobre Cambio Climático del Grupo Intergubernamental de Expertos (IPCC), el director ejecutivo de Carbon Project, Pep Canadell, afirmo recientemente en relación al aumento de capacidad de puertos como el de València, que no existen alternativas a corto plazo a los combustibles altamente densos de los barcos y que estos proyectos van en contra de la lucha climática.

La presidenta de la Federació d'Associacions Veïnals, Maria José Broseta, quien también ha participado en la marcha, ha exigido a las autoridades políticas, empezando por el presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, que se ponga del lado de la ciudadanía frente a las grandes multinacionales y que se abandone definitivamente el proyecto y se desmonte el dique norte que tantos daños está causando a las playas del Parque Natural de la Albufera.

Según Broseta, “sería impensable y rozaría lo antidemocrático que se aprobara esta ampliación con el voto en contra del alcalde, y por tanto de la ciudad a la que representa, y de medio Gobierno valenciano que también se ha posicionado en contra”, en referencia a Compromís y Unides-Podem.

La dirigente vecinal ha comentado que, además de las nulas garantías ambientales con las que cuenta este proyecto, con una declaración de impacto ambiental (DIA) del año 2007, desfasada y que se otorgó a un proyecto diferente al actual, no existe ningún estudio objetivo que justifique la necesidad de la ampliación por falta de espacio del Puerto, y mucho menos estudios con previsiones de aumentos de tráficos marítimos y terrestres, y por consiguiente de incremento de emisiones en el entorno.

Broseta ha asegurado que esta ampliación va la dirección contraria a lo que marca la declaración del Gobierno y de la Generalitat de emergencia climática y del último informe de expertos de la ONU: “El Puerto debería de estudiar mecanismos para ser más eficiente con el importante espacio del que ya dispone puesto que según el comité de empresa de la terminal pública CSP Iberian Valencia Terminal SAU, la reducción de 8 días (promedio València) a 6 días (mejores puertos europeos) de los tiempos de ocupación incrementa un 33% la capacidad de almacenamiento”.

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2021 - 19:55 h

Descubre nuestras apps

stats