Ximo Puig, único líder superviviente del ciclo político valenciano iniciado en 2015

El president Ximo Puig junto a los miembros de su primer Consell del Botànic en julio de 2015.

Toni Cuquerella


1

Con la dimisión de Mónica Oltra no solo cae uno de los dos referentes del Pacto del Botànic que pervivían desde que brotara tras las elecciones de 2015, también queda Ximo Puig como el único líder político autonómico que ha aguantado la evolución social y también intestina de los partidos.

El presidente de la Generalitat y líder del PSPV ha visto pasar durante estas todavía menos de dos legislaturas a tres líderes del PP, cinco de Ciudadanos, cuatro de Podem y ahora Compromís tendrá que relevar a la que ha sido su lideresa desde hace más de una década.

En la primera legislatura el primero en caer fue el presidente de la Generalitat saliente, Alberto Fabra, que tras perder el PP el poder después de 20 años renunció poco después a su escaño en las Corts Valencianes para pasar a ser senador por designación autonómica. Fabra fue relevado al frente de los populares por Isabel Bonig.

Después llegó el turno de la primera líder de Ciudadanos en las Corts Valencianes, Carolina Punset, quien medio año después, en febrero de 2016, anunciaba su marcha del parlamento valenciano para recalar en el europeo. Punset fue sustituida por Alexis Marí que también fue el siguiente en caer, destituido en abril de 2017. Dejó el grupo naranja meses después para pasar a los no adscritos. La siguiente en liderar la formación fue Mari Carmen Sánchez que consiguió mantenerse en su puesto hasta el final de la legislatura.

Todavía en este primer periodo Podem, fuera del Consell aunque dando su apoyo externo como firmante del Pacte del Botànic, empezó con el liderazgo de Antonio Montiel, pero fue relevado tras el cambio en la dirección de la formación morada por Antonio Estañ en septiembre de 2017. Duró lo que duró la legislatura.

La nueva legislatura inaugurada en 2019 lo hacía también con nuevos liderazgos dentro y fuera del Consell, donde se mantuvieron los integrantes en una cierta estabilidad menos de dos años. En Podem empezaba la legislatura Naiara Davó, pero nuevamente los procesos internos cambiaron el liderazgo político, que se trasladó a Pilar Lima en enero de 2019. Se mantiene actualmente como portavoz parlamentaria.

En Ciudadanos también continuaron quemando liderazgos. Así, la fulgurante entrada de Toni Cantó duró media legislatura, y en marzo de 2021 dejaba el escaño autonómico y el partido. Su sustituta fue Ruth Merino, que permanece a día de hoy como síndica en la cámara valenciana.

En el PP Carlos Mazón alcanzó la presidencia autonómica del partido en julio de 2021, pero al no ser diputado autonómico designó como síndica en sustitución de Isabel Bonig a su número dos en la formación, María José Catalá, actual portavoz popular.

En los últimos meses el PSPV y Compromís también se han visto obligados a realizar cambios en sus sindicaturas que mantenían desde la legislatura anterior. El primero en renunciar fue Fran Ferri, que cerró un período como portavoz en las Corts de Compromís para dejar paso a la actual síndica Papi Robles. El relevo más reciente fue el de la portavocía del PSPV, ejercida desde un primer momento por Manolo Mata, que dejó el cargo para dedicarse a la defensa de un acusado del caso Azud. Mata ha sido sustituido por Ana Barceló que tuvo que dejar el cargo de consellera de Sanidad. Y es que el gobierno valenciano es el otro órgano donde Puig es uno de los últimos supervivientes, pero no el único.

Tres supervivientes en el Consell Botànic

Contando con la salida de Mónica Oltra, el Consell del Botànic únicamente conserva a tres de los diez primeros integrantes del ejecutivo. Junto a Ximo Puig se han mantenido en el gobierno (y también en las mismas consellerías) Gabriela Bravo (designada por el PSPV) en Justicia, y Rafael Climent (Compromís) en Economía Sostenible.

Pero este trío era un sexteto el mes pasado. Y es que en mayo, además de Mónica Oltra, permanecían en sus puestos también Vicent Soler en Hacienda y Vicent Marzà en Educación y Cultura. Pero tras la dimisión de Marzá como conseller, Puig acometió una profunda remodelación del gobierno que también afectó a Soler.

En total Ximo Puig ha nombrado en sus dos gobiernos a tres vicepresidentes y 17 consellers. En el primer Consell Botànic Puig únicamente hizo un relevo, el de Carmen Montón como consellera de Sanidad Universal y Salud Pública -que se fue para un breve período como ministra-. Así, de los 10 miembros que iniciaron el ejecutivo sobrevivieron 9. De ellos 6 se mantuvieron en el segundo Botànic y se sumaron 6 nuevos. Los cambios continuaron a media legislatura tras el relevo del segundo vicepresidente Rubén Martínez Dalmau (Podem) que fue sustituido por Héctor Illueca en septiembre de 2021. Y en mayo se produjo el baile de carteras con cuatro salidas y cuatro entradas, con dos cambios internos de departamentos.

Todos estos cambios en el hemiciclo y en la bancada del gobierno han sido vistos de frente por la única persona que podría considerarse que también ha aguantado el ritmo a Puig. El presidente de las Corts Valencianes, Enric Morera (Compromís), quien podría parecer un observador resistente de los envites de la era botánica. Pero Morera no fue el primer presidente de esta época ya que comenzó con la fugaz presidencia de Francesc Colomer, actualmente secretario autonómico de Turismo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats