eldiario.es

9

"Puede que haya metido la mano...", el lapsus de Juan Cotino que el tiempo y la Guardia Civil están convirtiendo en realidad

El sumario del caso Erial, que investiga las mordidas en las adjudicaciones de las ITV y el Plan Eólico en época de Zaplana como presidente de la Generalitat Valenciana, salpican al expresidente de las Corts, exconseller y exvicepresidente valenciano

Cotino asegura que nunca ha favorecido "a ninguna empresa" ni ha dado dinero a Bárcenas

El expresidente de las Corts Valencianes, exconseller con Francisco Camps y exdirector de la Policía con Aznar, Juan Cotino EFE

"Puedo haber metido la mano, lo he dicho mil veces, pero nunca la pata... ¡Lo he dicho al revééééés, aaarg!". Corría el mes de diciembre de 2014 y Juan Cotino, expresidente de las Corts Valencianes, exconseller y exvicepresidente del Consell de Francisco Camps y exdirector de la Policía con José María Aznar, tenía este lapsus tras declarar ante el juez como imputado en la causa abierta por las contrataciones con la Gürtel con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006. El tiempo y la Guardia Civil están convirtiendo en realidad el lapsus del exdirigente de la rama cristiana del Partido Popular valenciano.

Hace menos de dos semanas, la titular del juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, que investiga el supuesto cobro de comisiones ilegales en la época de Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat -el conocido como caso Erial- desclasificó parte del sumario (concretamente los siete primeros tomos). Entre toda la documentación que se hizo pública aparecía un nombre que hasta ahora había estado vinculado a otros casos de corrupción, Juan Cotino. La Guardia Civil relacionaba al expresidente del parlamento autonómico, imputado por las adjudicaciones de la visita del Papa a Valencia y a quien Álvaro Pérez 'El Bigotes' vinculó con la financiación ilegal del PP valenciano, con el cobro de comisiones irregulares.

Así, el Instituto Armado concluye de que el que fuera presidente de las Corts Valencianes cobró 11,3 millones de euros de su sobrino (Vicente Cotino), contratista del Consell, cuando era miembro del Gobierno de Camps. Así, la investigación considera que el exdirigente popular "habría obtenido una ventaja económica de la venta de las mercantiles beneficiarias de las adjudicaciones que se investigan". Según la Unidad Central Operativa (UCO), Cotino cobró de sus sobrinos en 2007 -cuando era conseller- la participación en el Grupo Sedesa, que creaba empresas con sociedades expertas en ITV o energía eólica para ganar los concursos amañados. Una vez que estaban en funcionamiento, Sedesa vendía sus participaciones a precio de oro.

Uno de los documentos en manos de la jueza, que investiga los delitos de cohecho continuado, prevaricación, blanqueo de capitales, organización o grupo criminal, asociación ilícita, tráfico de influencias y fraude en la contratación, acredita así mismo que Cotino ya conocía los pelotazos de su familia en la trama Erial cuando era director general de la Policía con José María Aznar en el año 2000.

Alquería Dolores

Otro de los informes de la Guardia Civil que forman parte del sumario ha revelado también la presencia de Juan Cotino en medios de comunicación. De este modo, el exconseller popular y su sobrino Vicente –uno de los empresarios que confesaron la financiación ilegal del PP– son propietarios al 99% de la empresa Shandwick AGR Comunicación SL, sociedad que es accionista de Trece (la antigua 13TV), la televisión de la Conferencia Episcopal Española. La adquisición se produjo a través de la empresa Alquería Dolores, propiedad al 60% de Juan Cotino.

Sobre esta empresa, la UCO sostiene que a partir de 2010 "realiza operaciones de entradas y salidas de divisas a distintos países, declaradas como invisibles". La Guardia Civil califica como "invisibles" aquellas "operaciones relacionadas con la prestación de servicios, inversiones financieras o en el capital de sociedades y actividad similar".

Declaración de bienes

Esta misma semana, la diputada de Compromís Mónica Álvaro revelaba unas maniobras que habían sucedido en 2010 con Juan Cotino como protagonista. Concretamente, en enero de 2010 un funcionario retiró "por motivos de seguridad" la declaración de bienes del entonces conseller de Bienestar Social, un documento que no se volvió a presentar en el registro de altos cargos.

En abril de ese mismo año, cuando ocupaba la cartera de Medio Ambiente, Cotino presentó una nueva declaración en la que decía tener 1.907.309 euros -7.735,84 en bienes inmuebles y 1.899.573,16 en otros bienes-, sin deudas. En esta cifra ya no se incluyeron los beneficios obtenidos por la venta de las acciones de Sedesa, que según la UCO le proporcionaron unos beneficios de 11,3 millones de euros.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha