La Autoridad Fiscal defiende que se impongan objetivos de déficit diferenciados entre autonomías

La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero. EFE/Pedro Puente Hoyos/Archivo

La crisis sanitaria obligó a las autoridades comunitarias a suspender las reglas fiscales, esas normas que obligan a los países a alcanzar un determinado nivel de déficit y de endeudamiento. Ahora, cuando la economía comienza a ver el final del túnel, se ha abierto el debate en cuanto a cómo deben ser las normas cuando se salga de la crisis. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) aboga por que se reformen, creando diferentes objetivos y exigencias entre los países. Y también entre las autonomías, en el caso español, abriendo la puerta a que las Comunidades puedan tener objetivos de déficit diferenciados, en función de su punto de partida.

"No puede ser que haya un objetivo común que a unas Comunidades les obligue a asumir fuertes ajustes fiscales y a otras les permita incluso gastar más que en años anteriores", ha señalado Cristina Herrero, presidenta del organismo, en una conversación mantenida junto con el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. Ambos han debatido en un foro convocado por el Ivie sobre qué políticas se deben asumir después del shock de la crisis económica provocada por la pandemia y han coincidido en un término: consolidación fiscal. Es decir, generar una hoja de ruta a medio plazo que reconduzca las cuentas públicas hacia niveles de déficit y deuda más moderados respecto al que ha provocado la pandemia y que, en el caso español, se arrastraba desde antes.

Herrero ha abogado por hacer "pedagogía". Un término que ha retomado para asumir el citado cambio de las normas fiscales, que permita que la población comprensa mejor qué significa y qué supone su incumplimiento, para evitar que esas reglas continúen con los problemas de "legitimidad" que tienen actualmente. La responsable de la Airef ha defendido que unos objetivos que sean alcanzables ayudarán a su cumplimiento. Eso sí, ha enfatizado en que esos objetivos deberán ser "exigibles".

"Creo que la credibilidad de un marco fiscal radica en su probabilidad de cumplimiento", ha asegurado Herrero. "No podemos ser ajenos, cualquier reforma debe partir del reconocimiento de la situación de partida para crear sendas creíbles que deben ser exigibles", ha enfatizado.

Para poder reconducir las cuentas públicas, Herrero ha señalado que será necesario acompañar esa citada reforma de la financiación autonómica mediante unas reglas fiscales menos "paternalistas" con las Comunidades, de una reforma tributaria que dote de mayor eficiencia al gasto y a los ingresos públicos. La responsable de la Airef no ha concretado la dirección que deben tomar esas reformas, si es mediante la vía del recorte del gasto o de aumento de los ingresos, aunque sí ha enfatizado la necesidad de revisar la tributación en España.

Herrero ha asegurado que durante el actual debate abierto en torno a la reforma fiscal, "se habla demasiado" respecto a la creación de nuevas figuras fiscales o de elevar los tipos impositivos en los tributos que ya existen. "Si nos quedamos en esos elementos, no habría hecho falta esperar tanto para la reforma fiscal", ha asegurado Herrero. Por ello, aboga una reforma de mayor calado que se centre en la revisión de "bonificaciones y deducciones" de los impuestos que ya existen.

Aunque la responsable de la autoridad independiente asegura que no tiene capacidad de hablar de figuras concretas, sí ha valorado la situación del IVA. "Tenemos una posición diferencial respecto a otros países", ha asegurado Herrero, apuntando que en España existen "más productos a tipos reducidos o superreducidos" que en otras economías europeas.

Publicado el
27 de septiembre de 2021 - 20:23 h

Descubre nuestras apps

stats