Las nucleares piden "una solución" para ser viables y creen que pagarles un precio fijo "podría ser un camino"

El presidente del Foro de la Industria Nuclear, Ignacio Araluce

El presidente del Foro Nuclear, Ignacio Araluce, ha reclamado este jueves al Gobierno “una solución” para garantizar la “viabilidad” de las centrales nucleares ante la “excesiva” presión fiscal que soportan, que “pone en jaque” su viabilidad, ante las perspectivas de abaratamiento del mercado mayorista de electricidad por la entrada masiva de renovables.

La crisis del coronavirus destroza la rentabilidad de las nucleares: "Pagamos el 120% de impuestos sobre lo que facturamos"

La crisis del coronavirus destroza la rentabilidad de las nucleares: "Pagamos el 120% de impuestos sobre lo que facturamos"

Su prioridad es que les bajen los impuestos, pero Araluce se ha mostrado abierto a una solución “mixta” que pase por “tocar" la fiscalidad, establecer un “precio regulado” o “una mezcla de ambas”.

El Gobierno francés está negociando con la Comisión Europea un precio fijo para las nucleares que se ha cifrado en el entorno de 45-50 euros por megavatio hora producido (MWh). Preguntado por esta solución, Araluce ha señalado que “podría ser un camino en España”, y ha recordado que Reino Unido pactó cuando todavía estaba en la UE un precio fijo (105 euros MWh) para la futura central Hinckley Point, que acumula años de retrasos y sobrecostes millonarios.

Foro Nuclear recuerda que en 2020, por efecto de la pandemia y el desplome de la demanda, se produjo una fuerte depresión en el precio medio de la electricidad en el mercado, que cayó un 28%, hasta una media de unos 34 euros anual. Mientras, la presión fiscal, que grava la producción eléctrica de origen nuclear, se incrementó con la entrada en vigor de un nuevo impuesto en Catalunya y la extensión a todas las centrales de la tasa que financia el servicio de respuesta prestado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Junto a ello, y según lo acordado en marzo de 2019 con la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) para abordar un apagón nuclear escalonado, la tarifa fija unitaria para la financiación de Enresa que pagan las eléctricas se incrementó en un 19,2%, pasando de 6,69 euros/MWh a 7,98 euros/MWh, para la gestión del combustible irradiado y otros residuos radiactivos, así como para el desmantelamiento futuro de las centrales nucleares, después de que el Tribunal de Cuentas advirtiera de la falta de fondos para ello.

En 2020, como consecuencia de la caída de precios, “nos hemos quedado absolutamente sin margen”, una situación “insostenible”, según Araluce: “Antes de respirar”, las nucleares han pagado en impuestos unos 22 euros MWh, lo que supone que la fiscalidad se comió “aproximadamente el 60% de los ingresos de mercado” y con el 40% restante han tenido que costear todos los costes operativos, el combustible nuclear, instalación, repuestos y amortizaciones. El parque nuclear ha funcionado “por primera vez con un flujo de caja operativo negativo.

Esta situación “todavía se podría a lo mejor entender por un año de COVID”, en el que “todo el mundo está perdiendo dinero”. “Lo que nos preocupa es que en los años venideros vivamos situaciones similares”, ante la perspectiva de abaratamiento de precios. Los futuros del mercado eléctrico apuntan a un precio medio de 47 euros MWh para el año que viene, 43 euros para 2023 y 42 para 2024, por la entrada masiva de renovables, que deprimen los precios.

Pérdidas "por amor al arte"

Araluce ha señalado que si el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que fija la hoja de ruta energética del Gobierno para la próxima década, “considera la energía nuclear necesaria durante unos periodos determinados de tiempo, tiene que ser viable". "Lo que no se le puede pedir a un actor privado que lo haga por amor al arte. Las empresas se deben a sus accionistas y no pueden estar perdiendo dinero de continuo”.

En 2020, la energía nuclear fue por décimo año consecutivo la que mayor producción neta (55.762 GWh) aportó al sistema eléctrico español, con el 22,18% del total, con una potencia neta instalada de 7.117 MW -el 6,49% del total del sistema- a través de los siete reactores en operación. Araluce, que ha recordado que la energía atómica fue la primera fuente durante la ola de frío del pasado enero, en la que “no hemos contribuido para nada a subir los precios”, ha pronosticado que “en el corto plazo” esta fuente va a ser superada por la eólica como la primera del mix.

Foro Nuclear destaca que la energía atómica fue la tecnología que más horas operó el pasado año (de media el 90% del total) y la que más emisiones contaminantes evitó a la atmósfera, con cerca de 20 millones de toneladas de CO2. Concretamente, la producción eléctrica nuclear supuso el 33% de la electricidad sin emisiones contaminantes durante el pasado año.

Etiquetas
Publicado el
11 de febrero de 2021 - 13:20 h

Descubre nuestras apps

stats