Solo PP y Vox no votan a favor de la suspensión de las reglas fiscales avalada por la Comisión Europea

La ministra de Hacienda y Portavoz, María Jesús Montero, durante su intervención en el pleno del Congreso de este miércoles. EFE/ Mariscal

La abstención se ha convertido en la herramienta de la derecha para no quedarse fuera de juego ante medidas con las que están a favor pero no quieren aprobar porque las propone el Gobierno de coalición. Tanto el PP como Vox optaron por la abstención ante la suspensión de las reglas fiscales recogidas en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, una medida avalada por la Comisión Europea y que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha adoptado ante la emergencia económica y social de la pandemia de COVID-19. Esta norma, paso previo a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, ha salido adelante este martes con el voto favorable de todas las fuerzas políticas salvo la abstención de los dos partidos de derechas y un voto en contra del diputado de Foro Asturias.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, había utilizado el argumento de mostrar la unidad ante la sociedad para pedir el voto afirmativo de todas las fuerzas políticas. Montero ha justificado la suspensión de las reglas que marcan un máximo de déficit y deuda y un techo de gasto 196.097 millones de euros, "una cifra sin precedentes para unos Presupuestos expansivos, que protejan a las familias, que defienda el Estado del Bienestar y ayuden a la recuperación económica".

La ministra ha recordado que la suspensión de las reglas fiscales es temporal y que se mantiene el compromiso con la estabilidad presupuestaria: "La activación de la cláusulas de salvaguarda no suspende el pacto de estabilidad y crecimiento solo lo posponen". Montero ha recriminado a los partidos de derechas que llamaran "fiesta del gasto" a lo que supone una medida para una situación de emergencia. "Este gobierno no busca soluciones en recortes presupuestarios o política de austeridad como los partidos de la derecha", ha insistido.

Tanto la diputada del PP, Elvira Rodríguez, como el parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, coincidieron en describir la situación como catastrófica, pero achacaron el Gobierno la culpa tanto de la situación sanitaria como de la crisis económica. Rodríguez ha apuntado que la "desviación temporal pone en peligro la estabilidad fiscal a medio plazo" por lo que habría que "volver a la ortodoxia fiscal" y que deberían haber traído para el debate unas cifras de déficit y deuda aunque no fuera obligatorio cumplirlo, mientras que el diputado de la ultraderecha ha admitido que es "necesario mantener medidas expansivas, está claro, pero no se pude incrementar el gasto a su antojo" para luego avisar de que con las política del Gobierno de coalición España "podría entrar en default".

Ciudadanos optó por un camino propio. La formación de derechas ha criticado a PP y VOX por abstenerse y al Gobierno por su "errática política económica" y plantear la medida sin unas líneas generales que definan los Presupuestos, aunque posteriormente su diputada María Muñoz Vidal ha remarcado que votarían a favor "por responsabilidad".

Tanto el PNV como ERC, Junts per Catalunya, EH Bildu, Más País y CUP han anunciado su voto afirmativo a la suspensión de las reglas fiscales pero le han recordado la tardanza en traer una norma que aprobó hace meses Bruselas y, sobre todo, la actuación del Gobierno con el remanente de los Ayuntamientos, que supuso una derrota sonora del Ejecutivo en el Congreso.

Entre los argumentos de las fuerzas nacionalistas y de izquierdas, el diputado de Junts per Catalunya , Ferrán Bel, ha avisado al Gobierno que si quieren el apoyo de su formación a los Presupuestos, que llegarán a la Cámara en las próximas semanas, tendrán que plantear un fondo de 5.000 millones para que los municipios tengan recursos para luchar contra la pandemia. Mientras, la diputada de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha pedido al Gobierno que modifiquen el artículo 135 de la Constitución, que tras la reforma constitucional express de 2011, obliga a la estabilidad presupuestaria, y la parlamentaria del PNV, Idoia Sagastizabal, ha reclamado “revisar la Ley de Estabilidad Presupuestaria para no encorsetar a las administraciones a futuro”.   

El toque exótico lo ha dado el parlamentario de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, que ha argumentado que "endeudamiento significa retroceso, pobreza y ruina y es el método que resuelve los incumplimientos de los malos gobernantes" para votar en contra de una medida respaldada por toda Europa.

Etiquetas
Publicado el
20 de octubre de 2020 - 18:09 h

Descubre nuestras apps

stats