180 sicavs venden sus títulos en grupos de sanidad privada presentes en España tras la crisis del coronavirus

Imagen de archivo de la Bolsa de Madrid.

180 sicavs que a cierre de 2019 participaban en los dos grandes grupos de sanidad privada presentes en España habían liquidado a 31 de marzo, tras la llegada del coronavirus a Europa, todos sus títulos en esas dos compañías: el gigante alemán de la sanidad privada, Fresenius (dueño de Quirónsalud, el líder en España) y la estadounidense Centene, propietaria de Ribera Salud, pionera de este sector en España.

Las sicavs tienen 55 millones invertidos en los gigantes europeos de sanidad privada y residencias de ancianos

Las sicavs tienen 55 millones invertidos en los gigantes europeos de sanidad privada y residencias de ancianos

A cierre de 2019, más de 500 sicavs tenían invertidos en acciones y deuda de esas dos empresas un total de 53,8 millones de euros, de los que la inmensa mayoría correspondía en Fresenius. Tras la salida de esas 180 sicavs (que a cierre de 2019 contaban con 13,7 millones en títulos de esas empresas) y tras las históricas caídas de la bolsa en marzo, el valor de las inversiones de las sicavs españolas en esas dos compañías se había reducido un 40,8%, hasta 31,8 millones, según los datos que acaban de remitir a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el primer trimestre, el patrimonio de las sicavs españolas cayó un 14,3%, hasta 25,242 millones, según la firma de análisis VDOS.

La mayoría de la inversión que se ha retirado corresponde a acciones y bonos de Fresenius, tanto de su pata de sanidad privada como de equipamiento médico. Destacan dos sicavs de la familia Bonet, muy vinculados en el pasado al negocio de la sanidad privada a través del grupo valenciano Nisa, adquirido en 2017 por Vithas, de la familia Gallardo. Esas dos sicavs, Universal de Inversiones y Rex Royal Blue, han liquidado 2,194 millones en títulos del grupo alemán.

También han salido de Fresenius, entre otras, Syriane Capital, del fundador de la zapatera Pikolinos, Juan Manuel Perán (414.000 euros); o Romero Inversiones Mobiliarias sicav (351.000 euros), que según sus últimas cuentas está controlada por la Fundación Fuentes Dutor, próxima a la Universidad de Navarra.

También tenían posiciones relevantes en el grupo alemán la sicav Patricompa (192.000 euros), presidida por Bosco González del Valle y Chávarri, fundador de EDT, una de las agencias de eventos y comunicación más importantes de España; Uro Inversiones, presidida por Íñigo Argamasilla de la Cerda y de Antonio, marqués de Santacara, con 176.000 euros que a cierre de 2019 suponían el 3,18% de su cartera.

La misma inversión tenía Montbore Sicav, de la familia Amúnarriz, dueña de la papelera vasca Aralar; también por encima de 100.000 euros estaban Rita Investimento, presidida por el médico jubilado y bodeguero Pedro Martínez (138.000 euros); Alderete, la sicav del exministro de Defensa Eduardo Serra (127.000 euros); BMS Blue Chips, de los Lafuente, fundadores del grupo alimentario Frudesa y la chocolatera Natra y que aparecieron en la Lista Falciani (119.000 euros); y Dicastillo Inversiones, administrada por la familia Lambiés, antiguos dueños del fabricante de vajilla valenciano Porvasal (tenían 102.000 euros, el 2,83% de su cartera).

Con menos de 100.000 euros destacan, entre otras, la Compañía de Tranvías de Gijón Sicav (32.000 euros), presidida por Romualdo Alvargonzález Figaredo, primo de Rodrigo Rato y de la familia propietaria de la naviera Ership, y con Jacobo Cosmen (de la familia propietaria de Alsa) en su consejo; Rodasil, del exfutbolista Roberto Carlos (21.000 euros); o Rodavi, de los dueños de las pipas Facundo (19.000 euros), acogidos a la amnistía fiscal de 2012 y cuyo patriarca, Vicente Villagrá, falleció en marzo con coronavirus.

En cuanto a la estadounidense Centene, que el año pasado se convirtió en el máximo accionista de Ribera Salud, la salida más significativa corresponde a la sicav Lempira, de una rama de la familia Ferrero, dueños de Idilia Foods (antigua Nutrexpa), fabricante de la Nocilla o el Cola-Cao, y que han deshecho "con ganancias" los 112.000 euros de inversión que tenían en diciembre.

Residencias

A cierre de 2019, cerca del 20% de las sicavs, más de 500, tenían títulos de Fresenius y en las francesas Orpea y Korian (dedicadas al negocio de las residencias de ancianos), con 55,4 millones invertidos de los que el 96% correspondía a Fresenius y que suponían una exposición (peso en el total de su cartera de inversiones) de poco más del 1%. En marzo, 331 habían reducido su exposición a esas tres compañías, líderes europeos de dos negocios que (en especial en el caso de las residencias de ancianos) se han visto golpeados por esta emergencia sanitaria.

Entre las sicavs que han reducido su exposición a Orpea y cuyos accionistas o propietarios son conocidos (muchas no precisan en sus cuentas quienes son sus dueños al ser estos personas físicas) está Tempera, presidida por Ángeles Aristrain, hija del fallecido industrial José María Aristrain (ha pasado de 80.000 a 67.000 euros); o Morcuera, presidida por Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores (de 98.000 a 82.000 euros, que suponen el 3,45% de su cartera).

También han recortado el peso de Orpea en su cartera las sicavs Chulapico (de una rama de la familia dueña de las bicicletas BH), con 52.000 euros en Orpea (es, además, otra de las que han salido de Fresenius), o Tagalo de Inversiones, que tiene como consejero al expresidente de Amper Jaime Espinosa de los Monteros Pitarque. Su inversión en el grupo francés ha pasado de 33.000 a 24.000 euros.

En Korian, destaca Valeria Victrix, de la familia Batalla (constructores que fueron vinculados con la financiación ilegal del PP valenciano), que ha pasado a tener 59.000 euros, frente a 74.000 en 2019; y Sauce Valores, de una fundación benéfica que lleva el nombre de uno de los fundadores de Catalana Occidente, la Fundació Antoni Serra Santamans. Su inversión en Korian ha pasado de 95.000 a 64.000 euros en tres meses.

Algunas sicavs han aumentado su apuesta por esas dos empresas de residencias. Destaca una de las mayores de España, Swift Inversiones, de Leopoldo del Pino, accionista de Ferrovial. Ha elevado su inversión en Orpea casi un 5%, hasta 955.000 euros, mientras que en Fresenius la ha reducido un 6,8%, hasta 903.000 euros. Brent Inversiones, de una rama de la familia Hinojosa (ex dueños de Cortefiel), ha salido de Fresenius (tenía 233.000 euros) y ha metido 101.000 euros en Korian.

Entre las que han apostado por el grupo alemán están dos presididas por el magnate de la educación privada Jesús Núñez Velázquez, fundador de la Universidad Alfonso X el Sabio: Fernanflor de Inversiones y Fomento de Ahorros e Inversiones, que han aumentado un 13,6% su cartera en Fresenius, hasta 1,193 millones.

Otro ejemplo es Valores del Principado SA, presidida por José Antonio Pérez Nievas, antiguo ejecutivo de Ceselsa (una de las empresas que dieron lugar a Indra), y que ha elevado su inversión en Fresenius desde los 301.000 euros de diciembre a 339.000 en marzo. Es una de las sicavs con más exposición a esta empresa: el 3,51% de su cartera.

Por encima de ese porcentaje están otras como Capquers Inversiones (4,36%), presidida por Felipe Galán, ex director de la central nuclear de Cofrentes y accionista del grupo aeroespacial Alestis; Ballymore, presidida por el directivo de Sacyr Ramiro Ferrero (4,38%); Inversiones Larisa, presidida por el empresario valenciano de la logística Rafael Milla (5,49%) y Suntan Sicav, que tiene casi un 9% de su cartera en Fresenius. Se desconoce quiénes son los accionistas de Suntan, que en 2018 tenía el 87% de sus títulos en manos de una única persona. Su presidente es un abogado del despacho Ramón y Cajal que ejerce ese cargo en seis sicavs y figura como secretario en más de 200 sociedades de este tipo.

Etiquetas
Publicado el
5 de mayo de 2020 - 22:04 h

Descubre nuestras apps

stats