“En este Estado es muy barato violar y asesinar”

Juicio en la Audiencia de Álava contra el condenado por matar a la bebé Alicia.

En una semana en la que la violencia machista ha golpeado de nuevo a la sociedad con el asesinato tres mujeres y dos niñas, se ha conocido la sentencia de un crimen que sacudió Vitoria en enero de 2016: el de la bebé Alicia de 17 meses. Su asesino, que lanzó a la pequeña por la ventana e intentó asesinar a la madre, ha sido condenado a prisión permanente revisable, la primera vez que se dicta esta sentencia en el País Vasco, y la tercera condena de este tipo en España.

Condenado a prisión permanente revisable el asesino de la bebé Alicia en Vitoria

Condenado a prisión permanente revisable el asesino de la bebé Alicia en Vitoria

José Miguel Fernández, abogado de la Asociación Clara Campoamor, que se presentó con acusación popular en el juicio de este caso, defiende la aplicación de esta condena en “supuestos gravísimos en los que no hay posibilidad de resocialización” y cree que “así lo ha dicho la gente en la calle”.

A pesar de que la prisión permanente revisable viene precedida de polémica a nivel político y social, ustedes han defendido su aplicación en el caso del asesino de la pequeña Alicia ¿por qué?

Hay que decir que no estamos en el debate de cadena perpetua sí, cadena perpetua no. La prisión permanente revisable lo que supone es incrementar el número de máximo cumplimiento, pero también tiene una remisión que se puede dar antes.

Por otro lado, sería hacernos trampa en el solitario si dijésemos que las penas son resocializadoras, porque eso no es cierto. No existen recursos económicos ni materiales suficientes para que el régimen penitenciario sea resocializador. Las cárceles son prácticamente cajas donde encerramos a los presos. Y partiendo de eso, y que hay asuntos gravísimos donde sabemos que no se puede dar una resocialización y que puede haber una reincidencia, desde la Asociación Clara Campoamor creemos que tiene sentido un aumento de las penas. También tenemos que decir que por desgracia, en este Estado es muy barato violar y asesinar, frente a otro tipo de delitos económicos o de otra índole que tienen un mayor castigo.

Creemos que la sociedad, así lo ha dicho en la calle y estima que debe haber un mayor castigo para hechos de gran gravedad, no estamos hablando de prisión permanente revisable para todos los supuestos. De hecho por ahora son solo tres hechos, y son hechos muy graves.

Hemos vivido una semana trágica con tres mujeres y dos niñas asesinadas. En dos de los casos las víctimas no recibieron la asistencia que habían solicitado. ¿Qué sigue fallando?

Dos reflexiones al respecto: tenemos la sensación de que hay más y peores delitos de violencia de género, pero es una sensación, lo que ocurre es que ahora se denuncia más. Esto nos lleva a la segunda reflexión: si realmente estamos respondiendo a esa voluntad de las mujeres por denunciar más. Yo creo que no, y en la asociación estamos convencidas de que sí que existen los mimbres jurídicos suficientes, en el sentido de que tenemos una legislación de lucha contra la violencia de género muy avanzada y muy progresista, pero no existen los medios materiales y económicos suficientes. No hay una prevención, una formación, una especialización, y por desgracia los juzgados de violencia contra la mujer no están funcionando como deberían funcionar, y no se está dando la respuesta policial y judicial a estas denuncias.

Tras el caso de Magguete, la joven senegalesa asesinada por su marido en Bilbao, la comunidad africana ha denunciado una especial desprotección, ¿lo perciben así?

Efectivamente, yo creo que existe una desprotección hacia los inmigrantes en el plano judicial. Hay que tener en cuenta que son las víctimas con menos recursos, también con más aislamiento social ,y por lo tanto, son más fácilmente victimizables con delitos de violencia de género. Por desgracia las administraciones no son lo abiertas que deberían ser, y tenemos un grave problema de inmigración que no sabemos resolver. Si juntamos todo eso en una coctelera, pues tenemos respuestas como la que ha habido esta semana.

Queda mucho por hacer entoces: institucionalmente, judicialmente y socialmente

Sí, como decía, tenemos una legislación muy avanzada. De hecho la ley de lucha contra la violencia de genéro es una ley donde uno de los capítulos es la respuesta judicial y policial, pero hay un montón de títulos que hablan de educación, de prenvención, de igualdad económica y social, creo que ahí es donde estar la verdadera lucha.

Es cierto que hay que mejorar los ‘quirófanos’, especializar los juzgados, fiscalía, policía, y formar y sensibilizar, pero también tenemos que prevenir la violencia de género, y para eso hay que actuar también en la educación, en la economía, hay que trabajar en las relaciones laborales… y esa es la parte que yo creo que está mas pendiente.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats