La mejora económica no llega a los ciudadanos vascos: hay un 46 % más de pobres que en 2008

Una mujer pide limosna en una calle de Bilbao.

La Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales es el estudio más completo que elabora el Gobierno vasco para conocer de manera detallada cómo avanza o no la precariedad en la comunidad autónoma. Es un informe que se hace cada dos años y que refleja la mejor fotografía de situaciób. En esta ocasión, el Gobierno no lo ha presentado (tal vez porque las cifras son negativas) y ha sido EH Bildu, el que por sorpresa, ha ofrecido los datos de la Encuesta 2018 en rueda de prensa.

La situación mejora, pero los pobres son más pobres: Cáritas atiende ya a más de 53.000 personas

La situación mejora, pero los pobres son más pobres: Cáritas atiende ya a más de 53.000 personas

Un total de 130.965 vascos viven en situación de pobreza real, un 6,9 % más que en 2016 y un 46 % por encima de los que sufrían esta situación en 2008, mientras que la ausencia de bienestar afecta a 270.294 ciudadanos de Euskadi, un 17,3 % más que en 2016 y un 53,9 % más que hace diez años. A la vista de estas primeras cifras, la parlamentaria de EH Bildu Nerea Kortajarena ha recalcado que suponen una "enmienda a la totalidad" a las políticas sociales del Gobierno de Iñigo Urkullu.

Kortajarena ha advertido que "todos los indicadores vuelven a situaciones anteriores al año 2000" y reflejan "de manera cruda" la precariedad laboral. Ha reconocido que los datos "no son una sorpresa" porque "reafirman" que la mejora económica "no llega a los ciudadanos" y ha insistido en la necesidad de reformar el sistema vasco de protección social "ampliando derechos y no recortándolos"

En las tablas se recoge que las 130.965 personas en situación de pobreza real suponen el 6,1 % de la población y las que tienen ausencia de bienestar el 12,5 %. El aumento de personas pobres con respecto a 2016 es del 6,9 %, incremento que es especialmente significativo si se analiza la evolución en la última década (2008-2018), en la que el aumento es del 46 %.

En el caso de los ciudadanos que padecen ausencia de bienestar, el número ha crecido en un 17,3 % desde 2016 y en un 62,1 % desde 2008. A estos datos hay que agregar que 172.307 personas (8 % de la población) viven en riesgo de pobreza, un 14 % más que en 2016 y un 41,4 % más que en 2008. Si se habla de riesgo de ausencia de bienestar, lo padece el 22,4 % (484.571), con un aumento del 22,9 % en dos años y del 37,4 % en la última década.

Por su parte, aumentan en un 3,8 % desde 2016 y en un 83,7 % desde 2008 las personas que aseguran que no cubren los gastos básicos (121.659) y en un 4,1 % y un 122,5 %, respectivamente, las que confiesan tener impagos o retrasos de pagos en alquileres, hipotecas y recibos.

Lo que desciende es la población con problemas graves (46.149) o muy graves (39.111) de alimentación, que disminuye en un 40,8 y en un 41,2 % respectivamente. No obstante, 25.674 personas viven en hogares en los que se ha sentido hambre, un 30 % menos desde 2016.

Sin poder afrontar gastos imprevistos

La imposibilidad de afrontar gastos imprevistos afecta al 23,1 % de la población (+27,6 % desde 2016) y el 20,1 % no puede ir de vacaciones más de una semana por problemas económicos (+6,3 %).

La mayoría de las personas que sufren pobreza real (44,7 %) son parejas con hijos, el 29,4 % son familias monoparentales, el 19 % personas solas, y el 6,8 % parejas sin hijos. Los porcentajes son similares si se alude a la ausencia de bienestar.

En el 50,2 % de los casos de pobreza real están afectados menores de 14 años, porcentaje que baja al 46 % si se trata de ausencia de bienestar.

Etiquetas
Publicado el
12 de julio de 2019 - 14:56 h

Descubre nuestras apps

stats