Las 'Cincuenta sombras de Grey' de las 'startups', un superventas subido de tono

'The Hacker Series' son las 'Cincuenta sombras de Grey' del mundo emprendedor

Con cerca de 200.000 libros vendidos y más de un millón de descargas en formato electrónico, 'The Hacker Series' se ha convertido en todo un éxito de la literatura erótica en Estados Unidos. La historia de amor entre una emprendedora recién salida de la universidad y un acaudalado inversor - del que se rumorea que es, además, un ciberdelincuente - ha enganchado a un gran número de lectoras al otro lado del Atlántico.

“No soy una 'booth babe'”: reivindicando a la mujer en las ferias tecnológicas

“No soy una 'booth babe'”: reivindicando a la mujer en las ferias tecnológicas

Probablemente no ha sido el romance, sino las prácticas de 'bondage', dominación y sadomasoquismo (BDSM) que abundan entre sus páginas, lo que han llevado a que la trilogía se conozca como las 'Cincuenta sombras de Grey' del mundo emprendedor. ¿Lo es realmente?

Su autora, Meredith Wild, tiene claro que no. “Las dos series son parte del género creciente de la novela romántica erótica, pero las similitudes entre ambas historias terminan ahí”, explica a HojaDeRouter.com. De acuerdo con la escritora, las experiencias profesionales de sus protagonistas son totalmente diferentes, al igual que los retos a los que se enfrentan a lo largo de la trama.

Nada más arrancar la historia, la protagonista, Erica Hathaway, se encuentra ante una sala abarrotada de inversores dispuestos a colocar millones de dólares en una 'startup'. Clozpin, la web de moda que la recién graduada en Harvard ha fundado con dos amigos, necesita financiación para seguir creciendo.

La cosa se complica cuando uno de los empresarios de la sala, Blake Landon, formula preguntas incansablemente para que la joven pierda el hilo del discurso y arruine la presentación. Después sabremos por qué lo ha hecho: Landon se convierte en el inversor de Clozpin y la relación laboral se desarrolla de forma paralela a otra sentimental.

El argumento hace que el libro contenga multitud de referencias al mundo de los negocios, que la autora conoce bastante bien. Cuando en 2013 comenzó a escribir el primer libro, 'Hardwired', Wild estaba dirigiendo su propia compañía de desarrollo de 'software'.

“Como me era familiar el mundo tecnológico, pensé que sería interesante explorar una relación entre alguien que estaba empezando su carrera tecnológica con alguien que ya estuviera asentado”, explica, y añade que empleó su experiencia como CEO para detallar el viaje emprendedor de Erica, sobre todo sus éxitos pero sin olvidar sus fracasos.

¿Ficción o realidad?

A diferencia de la protagonista de la obra de E.L. James, Erica es una luchadora y tiene un papel algo más dominante en su relación con Blake. Como ha explicado, Wild quería diseñar a su heroína de tal forma que mostrara al lector lo poderosas que pueden ser las mujeres en el trabajo y también en el amor. "He pasado muchos años batallando en los negocios y enfrentándome al reto de ser mujer en una industria dominada por hombres”, asegura.

Recuerda, por ejemplo, que algunos de sus clientes le faltaron al respeto porque esperaban trabajar con un hombre o porque al frente del servicio que habían contratado estuviera una mujer. “No todos, pero algunos de mis clientes parecían esperar tener un programador que liderara su proyecto en lugar de la dueña del negocio”.

Precisamente porque recoge la experiencia de Wild como empresaria tecnológica, la escritora ve normal que las emprendedoras se sientan identificadas con la protagonista. “Hay muy pocas mujeres que trabajen en tecnología y muchas menos que tengan papeles de liderazgo", afirma, "y he descubierto que aquellas que lo tienen pueden relacionarse con la historia de Erica”.

Sin embargo, no todos los elementos empresariales que refleja la trilogía son un calco de la realidad. Sirva como ejemplo el acuerdo de inversión al que llegan los dos protagonistas, que, según la propia autora, resulta algo informal sin papeles de por medio. “Esto es extremadamente improbable. En un escenario normal, habría términos muy claros sobre la retribución y la participación en la compañía”, explica.

En cuanto a la relación sentimental entre un inversor y una emprendedora, Wild considera que es perfectamente verosímil y que los papeles y responsabilidades de cada uno están perfectamente reflejados. “La gente se enamora en el trabajo todo el tiempo”, asegura. “La historia es fantasía, pero la realidad a menudo es más extraña que la ficción”.

La vocación por la escritura le viene de lejos. Licenciada en filolofía inglesa, dejó a un lado su sueño de escribir para centrarse en su proyecto empresarial. El otoño pasado, después de varias idas y venidas, vendió su compañía y decidió dedicar todos sus esfuerzos a retomar su gran pasión.

Hoy en día, Wild espera con entusiasmo la llegada 'The Hacker Series' a la pequeña pantalla - de hecho, ya anda en negociaciones con una productora estadounidense. Devoradora de novela romántica, la escritora también trabaja ya en otras historias. ¿Volverá a escribir sobre amor en tiempos de 'startups'? No hay duda de que la combinación funciona.

------------

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de Meredith Wild y National Rural Knowledge Exchange

Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2015 - 12:54 h

Descubre nuestras apps

stats