La Comisión abre una ronda de consultas con los Estados miembros para replantear sus relaciones con Arabia Saudí tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de la UE, Federica Mogherini.

Naciones Unidas lo ha censurado, y el Parlamento Europeo también. Pero varios países de la UE, incluida España, siguen vendiendo armas a la dictadura saudí, con las que mantiene abiertos conflictos bélicos en Oriente Próximo. Pero el reciente asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul parece estar comenzando a agitar a las cancillerías europeas.

Un agente saudí salió del consulado disfrazado de Khashoggi tras su asesinato

Un agente saudí salió del consulado disfrazado de Khashoggi tras su asesinato

La primera ha sido Alemania, que ha anunciado que congela los contratos armamentísticos con Riad, y ha pedido al resto de países europeos que hagan lo mismo. Bélgica, por su parte, ha afirmado que hay diferencias entre los países de la UE a la hora de decidir sanciones a Arabia Saudí.

Esta lunes, en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea, la portavoz de Exteriores del Ejecutivo comunitario, Maja Kocijancic, ha reconocido que las "consultas entre Estados miembros en este sentido" están teniendo lugar "a diferentes niveles y contextos".

"Hubo un comunicado de la alta representante este fin de semana en el que tomaba nota de la investigación y animaba a que llegara hasta el final de todos los que hubieran tenido que ver con el asesinato", ha dicho Kocijancic.

Durante el Consejo Europeo el asunto fue tratado brevemente, y "está habiendo consultas y las seguirá habiendo entre los Estados miembros y tenemos que seguir de cerca la investigación y mantener las consultas por como este caso puede afectar nuestras relaciones con Arabia Saudí, por eso hay que hablar con todos", ha proseguido Kocijancic.

"Las consultas se están manteniendo en diferentes niveles y contextos. En relación con las armas, tenemos una posición común: la responsabilidad final es de los Estados miembros y está en sus manos", ha destacado, si bien recuerda que las licencias de exportación deben denegarse "cuando exista un riesgo manifiesto de que el receptor previsto pueda utilizar la tecnología o los equipos militares para agredir a otro país".

Según el informe más reciente sobre la aplicación de esta posición común, citado por Efe, publicado en febrero y correspondiente al año 2016, 15 países de la UE (Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia, Rumanía, España, Suecia y Reino Unido) vendieron armas a Arabia Saudí durante ese ejercicio.

Los Estados miembros pueden optar por imponer un embargo total de armas a un país concreto, pero esta decisión debe tomarse por unanimidad de los 28 y, según confirmaron fuentes comunitarias a Efe, no es algo que se esté considerando en este momento

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2018 - 16:13 h

Descubre nuestras apps

stats