eldiario.es

9

Juegoreviews Juegoreviews

Análisis Batman: Arkham Knight, un final a la altura de las expectativas

Rocksteady se despide del Caballero Oscuro con un cierre épico para una trilogía que debería ser considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su capacidad para sumergirnos en un rico y complejo universo que no hace sino enriquecer a la creación de DC Comics.

Batman: Arkham Knight

Sí, llevábamos mucho tiempo esperando el auténtico regreso del Caballero Oscuro virtual más potente de todos los tiempos, el creado por Rocksteady, uno de esos pocos estudios de desarrollo que han sido capaces de hacer algo realmente memorable con una licencia tan popular como la de DC Comics, dando lugar a una de las sagas de acción y aventuras más sobresalientes de los últimos años y siendo sin lugar a dudas la mejor adaptación jamás hecha de un superhéroe y su universo al mundo del videojuego.

Vale, parece que nos estamos sobrando un poco con tanta alabanza. Pero es que los datos están ahí. Si echáis un vistazo a la nota media registrada por Metacritic de los títulos de Batman: Arkham desarrollados por Rocksteady (Batman: Arkham Origins se queda fuera), nos encontramos con que todos ellos superan el 90 sobre 100, algo que sinceramente, no sabemos si hay muchas otras sagas que puedan decir lo mismo.

El primer título de la franquicia fue un bombazo por su mezcla de aventuras, puzles y acción, contando con un sistema de combate muy dinámico e intuitivo que ha creado escuela. El segundo, Batman: Arkham City, llevó el potencial del primero a su enésima potencia dándolos la posibilidad de poner a nuestros pies todo un pedazo de la ciudad de Gotham. Pues bien, ahora acaba de aterrizar en PS4, Xbox One y PC el esperadísimo Batman: Arkham Knight, primera incursión de la franquicia en la nueva generación y (por desgracia) la última entrega del Caballero Oscuro desarrollada por Rocksteady.

¿Estáis tan emocionados como nosotros? Pues vamos a ello.

NOTA IMPORTANTE: Como la gran mayoría de medios especializados hemos analizado la versión del juego para Playstation 4. Somos conscientes de la polémica generada en torno a la versión para PC, la cual cuenta con gravísimos problemas de optimización que han llevado a su editora, Warner Bros., a retirar el juego de la venta en Steam. Es por ello que, al echar un vistazo a la nota final, hay que tener en cuenta que no se corresponde en absoluto a la que merecería la versión para ordenador. Aunque en fin, esperamos que ‘arreglen’ el juego cuanto antes a base de parches.

Entremos en materia. La ciudad de Gotham lleva un largo tiempo disfrutando de una próspera paz tras la muerte del Joker, por lo que la policía se ha relajado, los ciudadanos de bien pueden vivir tranquilos y nuestro héroe se ha ganado un más que merecido descanso tras los sucesos de narrados en Arkham City. Ahora bien, en un breve prólogo descubrimos como todo esto que tanto esfuerzo nos ha costado conseguir se va al traste en apenas un par de minutos debido a una terrible amenaza: el Espantapájaros ha liberado una leve cantidad de una toxina que vuelve completamente loca a la gente, haciendo que se maten entre sí, y por supuesto amenaza liberar mucha más cantidad si la ciudad de Gotham no es inmediatamente evacuada.

Así empieza todo, de forma rápida, dura y directa. En seguida nos metemos en la piel de un Batman que tiene ante sí una ciudad poblada únicamente por maleantes de todo tipo, por gente de mala fe terriblemente unida para sembrar el caos. ¿Su único apoyo? Un departamento de policía mermado y acuartelado en la comisaria y sus fieles aliados, como Oráculo y Robin.

Mola el argumento, ¿verdad? Pues estas líneas no reflejan más que una mínima parte de lo que encontraréis en Arkham Knight, con un guion repleto de sorpresas, de grandes giros inesperados, y con cabida para personajes tan icónicos y memorables como Hiedra, Pingüino, Dos Caras y Enigma. Pero como decimos, los grandes rivales a batir serán el Espantapájaros y un nuevo y enigmático personaje, un tal Caballero de Arkham que parece conocer muy bien a Batman, desvelando nada más aparecer una oscura obsesión por acabar con su vida.

Sobra decir que tanto la historia principal como sus diferentes bifurcaciones están perfectamente narradas, contando con un ritmo bastante interesante, unos diálogos ingeniosos medidos al milímetro para hacer visible la personalidad de cada uno de los personajes y una serie de cinemáticas de infarto, perfectamente realizadas, para aliñar la experiencia y disparar la emoción.

Como muchos ya sabréis Arkham City instauró dentro de la franquicia un sistema de mundo abierto. Pues bien, este mundo ha sido expandido con creces en Arkham Knight, permitiéndonos explorar la ciudad de Gotham con total libertad, eligiendo en cada momento las misiones principales o secundarias que deseamos completar. La trama principal gira en torno a la amenaza del Espantapájaros, pero en cualquier momento podemos optar por seguir una rama secundaria, la cual por norma nos permite enfrentarnos de tú a tú contra muchos de los grandes villanos de este rico universo, pudiendo conocer mucho más a fondo su historia y sus motivaciones.

Batman: Arkham Knight

Dichas misiones además añaden un extra importante de variedad al juego. Bien es cierto que las hay más potentes y frescas que otras, como es lógico, pero prácticamente todas ellas tienen su atractivo, sirviendo para sumergirnos aún más en esa experiencia Batman Arkham que tanto nos gusta. Hay puzles de toda índole, decenas y decenas de combates, fases en las que prima la infiltración, carreras con el Batmóvil, desafíos de habilidad… Superar el modo historia nos llevará entre 12 y 15 horas, pero lo dicho, si queremos completar el juego al completo esta cifra se dispara.

Es una auténtica delicia poder descubrir la ciudad de Gotham a base de superar cada una de las misiones secundarias o mientras avanzamos en la trama. Y eso es así en gran parte gracias a la habilidad de nuestro héroe para desplazarse de forma muy dinámica, planeando de un edificio a otro y utilizando su ya clásico gancho para subir a lo más alto, tomar impulso y volver a lanzarse a toda velocidad al vacío. Pero anda, ya hemos dejado caer lo de Batmóvil, ¿no? Pues sí, sin lugar a dudas el coche-tanque de nuestro colega encapuchado es unos de los grandes añadidos de Arkham Knight.

Se trata de una auténtica bestia ‘multifunción’ que no encontrarás en cualquier concesionario, permitiéndonos recorrer la ciudad en muy poco tiempo y combatir a los tanques-drones enemigos con bastante maña. Podremos llamarlo en cualquier momento, lanzarnos al cielo desde él con tan sólo pulsar un botón e incluso controlarlo por control remoto, lo cual nos ha parecido una de esas flipadas dignas del mismísimo Bruce Wayne.

Manteniendo pulsado un botón nuestro bólido se convierte en un tanque. Entramos pues en un modo de combate que nos resta velocidad a cambio de incrementar nuestra potencia de fuego. Toca decir que nos ha encantado el añadido del Batmóvil, y que creemos sinceramente que encaja muy bien dentro del juego enriqueciendo la experiencia. Sin embargo también es cierto que cuesta un poco cogerle el punto a su sistema de control, y que creemos que quizás se le ha dado un protagonismo excesivo, introduciéndolo en no pocas misiones principales y secundarias de forma quizás un tanto forzada.

Pero volvamos con nuestro héroe. El Caballero Oscuro vuelve a desenvolverse a la perfección gracias a un cuidadísimo sistema de combate heredero directo de sus predecesores. Ya sabéis cómo va esto: combates rápidos, fáciles de realizar pero no tan fáciles de dominar, o más bien de ‘aprovechar’, puesto que el número de tácticas y artimañas de nuestro héroe puede marear a más de uno; más aún si tenemos en cuenta que podemos mejorar sus habilidades, así como las del Batmóvil y la de nuestros gadgets, a base de gastar experiencia en un completo árbol de progresión.

Batman: Arkham Knight

Para que os hagáis una idea, más de uno puede hacer con Batman lo mismo que haría vuestra madre con un móvil de última generación. Es decir, usarlo para llamar y poco más, porque si sabemos cómo manejarle nuestro héroe será capaz de eliminar silenciosamente a nuestros rivales, utilizar la capa para aturdirles, lanzar bombas de humo, arrebatarles sus armas y usarlas en su contra, contratacar con virulencia, saltarles encima desde las alturas, noquearles con un Batarang e inclusive ejecutar a varios de ellos en un segundo con un modo de eliminación rápida sencillamente espectacular.

Acabamos de citar los gadgets. Pues bien, vuelven a cobrar un gran protagonismo en Arkham Knight, potenciando enormemente las posibilidades de acción de nuestro protagonista. Lo que más usaremos sin lugar a dudas es la visión detective de Batman, gracias a la cual podremos descubrir todo elemento destacado del escenario para usarlo en nuestro favor, ya sean ventanas que pueden romperse, rendijas por las que colarnos, salientes a los que subir para dominar el mapa desde las alturas, consolas que accionar y un larguísimo etcétera. Pero también tendremos a nuestra disposición el Batarang que podremos lanzar de forma estándar o bien controlándolo remotamente, el ya famosísimo gancho y, por supuesto, un gel explosivo con el que derribar muros quebradizos y plantar trampas para nuestros enemigos.

¿Un punto flaco de Batman: Arkham Knight? Bien, todo aquel que haya jugado a sus predecesores reconocerá en los enfrentamientos contra los jefes finales uno de los puntos más destacados gracias en gran medida a que cada uno de ellos era tan diferente y único como la propia personalidad de nuestro oponente. En esta ocasión dichos enfrentamientos no son tan memorables, resultando un tanto más genéricos, y tirando quizás en exceso de Batmóvil.

Pero en fin, pese al cierto ‘desaprovechamiento’ de los jefes finales, nos encontramos con una gran variedad de enemigos ‘base’ que tratarán de ponernos las cosas mucho más difíciles. Es de alabar en este punto el empeño de Rocksteady por ofrecer un mayor desafío, puesto que se podrían haber contentado con dejar a los enemigos tipo de siempre sin ir un pasito más allá. Pero no, se lo han currado, propiciando que ahora sea más complejo que nunca poder llegar a dominar el terreno desde una distancia segura.

Batman: Arkham Knight

Otra novedad destacable es que ahora podremos combatir junto a aliados tan carismáticos como Catwoman, Robin y Nightwing, aunque bien es cierto que esta posibilidad se reduce a momentos muy concretos siendo controlados por la IA del juego. Con ellos podemos llegar a realizar ataques combinados tan espectaculares como devastadores.

A nivel artístico nos encontramos ante una auténtica obra maestra que, como los títulos anteriores, se esfuerza para hacer justicia al rico universo creado por DC Comics, ¡y vaya si lo consigue! Absolutamente todo, desde nuestro héroe hasta el de los villanos, pasando por las vándalos que siembran el caos en las calles de Gotham, la propia ciudad y el irresistible Batmóvil, cuenta con un diseño y una presentación sencillamente impecable, algo que sale muy reforzado gracias a la portentosa calidad técnica del juego.

Nuevamente toca señalar que nos referimos a las versiones de PS4 y Xbox One, las cuales están perfectamentepulidas manteniéndose estables a 30fps. Cierto es que no es una tasa demasiado elevada (ya nos hubiera gustado que llegara a los 60), pero gracias a su solidez no podemos encontrar mayores pegas. En cuanto a la calidad de las texturas, los efectos, la iluminación, etcétera, toca señalar que todo luce a un nivel bastante espectacular, justificando el poder decir que nos encontramos ante uno de esos pocos juegos capaces de aprovechar la next gen a día de hoy.

En cuanto a la famosa versión de PC, casi es mejor que no digamos nada. No sabemos a ciencia cierta quién es el culpable, dado que encargaron su desarrollo a un estudio externo, pero no podemos más que señalar que el resultado ha sido catastrófico, bochornoso e imperdonable tratándose de la joya que es Batman: Arkham Knight. Nos parece triste, muy triste, que lejos de hacer de la versión para ordenador la más poderosa de todas como debería ser norma, no pocas veces se desprecie propiciando episodios como este.

Batman: Arkham Knight

Lo mejor:

  • Explorar la ciudad de Gotham es una delicia, brindando al jugador una infinidad de opciones y posibilidades.
  • A nivel artístico es una auténtica y soberana pasada que, como viene siendo habitual en la saga, respeta y enriquece el universo creado por DC Comics.
  • Eleva a la enésima potencia una fórmula jugable brillante, permitiendo que el propio Batman brille más que nunca.
  • La trama te dejará pegado al sofá en más de una ocasión. Todas y cada una de las cinemáticas y de los diálogos son dignos de ser saboreados en plan gourmet.
  • Robusto y visualmente espectacular en la versión de PS4 y Xbox One.

Lo peor:

  • Si hablamos de la versión para PC, toca restar no pocos puntos a la nota final. Su lanzamiento ha sido bochornoso debido a multitud de problemas de optimización y rendimiento.
  • El Batmóvil es un flipe, pero reventar cuatro docenas de tanques cada vez que nos ponemos a los mandos puede ser un poco cansino.

Conclusiones

Análisis Batman: Arkham Knight, un final a la altura de las expectativas
Nos encontramos ante un cierre espectacular para la que es sin lugar a dudas una de las sagas de acción y aventuras más potentes de los últimos tiempos, contando además con el mérito de haber logrado que olvidemos aquella norma no escrita de que un videojuego basado en una licencia de éxito está abocado a dar vergüenza ajena. Desde Rocksteady han creado un universo propio complejo, profundo y sumamente llamativo que no hace más que engrandecer la leyenda del personaje propiedad de DC Comics.

Espectacular desde el punto de vista técnico, desde lo narrativo, desde el diseño e incluso en lo jugable, nos encontramos ante uno de esos pocos títulos que logran hacernos sentir lo que no somos, un héroe encapuchado luchando contra el caos en una ciudad que se desmorona. Cuenta con diálogos y cinemáticas difíciles de olvidar y con ciertas situaciones desde el punto de vista puramente jugable que no hacen más que apuntalar a prueba de viento y marea la trayectoria de Rocksteady.

Vale, es discutible que sea el mejor de los tres juegos, pero desde luego tampoco es el peor, y eso hablando de una trilogía sobresaliente no es decir poco. Además, también es uno de esos juegos que te hace sentir que no has tirado el dinero comprándote una consola de nueva generación, y oye, eso siempre se agradece. Llegados a este punto tan sólo nos queda recomendarlo encarecidamente y dejar una incógnita en el aire: ahora que han acabado con Batman Arkham, ¿con qué nos sorprenderán los chicos y chicas de Rocksteady? ¡Temblamos sólo de pensarlo!

Análisis Batman: Arkham Knight, un final a la altura de las expectativas
06/26/2015
9 / 10 estrellas

Batman: Arkham Knight nota

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha