La portada de mañana
Acceder
Una Italia empobrecida se entrega al experimento de un Gobierno de ultraderecha
ESPECIAL | El mapa que cuenta de qué viven tus vecinos, calle a calle
OPINIÓN | 'Activar la banalización del neofascismo', por Esther Palomera

Almeida entrega las medallas de Madrid a Ana Botella y Manuela Carmena arropado por los líderes históricos del PP

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, posan junto a los galardonados con las Medallas de Honor de la ciudad con motivo de la festividad de San Isidro

El Gobierno de Madrid ha celebrado este sábado el habitual acto para conceder las medallas de la capital con motivo de la festividad de San Isidro, marcada por segundo año consecutivo por la pandemia del coronavirus. En la ceremonia, celebrada en la Galería de Cristales del Palacio de Cibeles, se ha concedido las Medallas de Honor a las excalcaldesas Ana Botella y Manuela Carmena. Han hecho acto de presencia la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, así como la mayoría de sus predecesores en el cargo, como Alberto Ruiz Gallardón, Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes y Ángel Garrido. También han ocupado un lugar preeminente el expresidente del Gobierno José María Aznar y el líder actual del PP, Pablo Casado.

“Cuando nos hacéis este reconocimiento a Ana (Botella) y a mí no lo hacéis por los gobiernos sino por reforzar en las instituciones lo que las hace permanentes”, ha remarcado Carmena, que ha llamado a “cuidar la democracia” poniendo el acento en que “cuidar es un gesto femenino y que se reclama hoy por todas las partes, desde el Vaticano al movimiento feminista y toda la teorización social”.

Manuela Carmena, fiel a su espíritu mostrado durante toda la legislatura anterior, ha invocado a emplear el condicional para “olvidar para siempre un debate político basado en el insulto, la injusticia o la descalificación”. “¿No sería bueno esforzarnos en tener estos reconocimientos día a día?”, ha planteado. Y lo ha hecho pidiendo un “milagro civil” al patrón de Madrid, “sencillo, de manos enrojecidas, de alpargatas”, “tener un debate político distinto donde reine lo esencial en la democracia, escuchar”.

Mientras, Ana Botella, ha recordado a “todas aquellas personas que han dejado la ciudad como consecuencia de la pandemia, y en especial a los que estaban vinculados a este Ayuntamiento de una u otra forma”. La exalcaldesa ha manifestado que siente gratitud por tener el “privilegio de haber servido a los madrileños durante 12 años” así como de haber sido “la primera mujer elegida como alcaldesa, y ocho años como teniente de alcalde”.

A continuación, Botella ha defendido que su proyecto en la alcaldía hizo que Madrid pusiera el “pie en el siglo XXI, con la mejora de todos los madrileños, más bienestar, más libertad y prosperidad” mientras debía bregar con la crisis económica de 2008. “Lo logramos con una política razonable de gasto, y dejamos un Ayuntamiento mejor, más preparado”, ha señalado.

“El barrio es la patria y Madrid, el universo”

Asimismo, el músico y actor José Ramón Julio Márquez Martínez, más conocido como Ramoncín, ha recogido de manos de José Luis Martínez-Almeida la Medalla de Oro de la ciudad por San Isidro. “Viví esta ciudad como si fuera mi casa. El barrio era la patria y Madrid, el universo donde decidí vivir toda la vida, ser local para ser universal”, ha resumido el artista.

Con un emotivo discurso, Ramoncín, ha dedicado la medalla a sus hijas para comenzar a dar algunas pinceladas de su autobiografía, como que nació una madrugada a bordo de un taxi hace 65 años, que recogió a su madre en la Puerta de Alcalá, junto a la Puerta de la Independencia del Retiro. “Nacido para correr”, ha apostillado.

En cambio, la Medalla de Plata ha recaído en la futbolista del Atlético de Madrid Virginia Torrecilla. “Quiero felicitar a todos los madrileños por el día de hoy; dar las gracias al alcalde, a todos los partidos, a quien ha hecho que me otorguen esta medalla tan importante. Hace un año estaba a punto de irme a quirófano, y hoy recojo un premio de la ciudad de Madrid”, ha apuntado entre aplausos.

Tras la entrega de los diversos reconocimientos, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha intervenido en un discurso que ha comenzado “recordando a todas y cada unas de las víctimas de esta pandemia, con dolor por su pérdida”. “Es nuestra obligación honrarles y convertir esta crisis en una oportunidad para ser una sociedad mejor”, ha señalado a continuación.

Almeida ha reconocido el “año difícil” que han atravesado los madrileños, pero ha celebrado que ya se atisba “el final de la pesadilla de la pandemia”, por lo que hay “motivos para la esperanza”. “Vivimos unidos la lucha contra el terrorismo, la solidaridad con Filomena, la explosión de la calle Toledo, que acabó con la vida de cuatro personas”, ha recordado, para añadir que no se puede vivir de “palabras de aliento”, que son “necesarias pero no determinantes para ganar ese futuro”, ya que “Madrid es tierra de presente, pero sobre todo de futuro”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats