eldiario.es

9

MADRID

ENTREVISTA | Portavoz de Más Madrid

Rita Maestre: "Las tres derechas no tendrán 100 días de gracia, no puede haber un día de tregua con el machismo"

"Plantearemos batalla contra el fin de Madrid Central en Europa, en los tribunales y en todos los espacios que podamos", avisa la dirigente de Más Madrid

"Nuestro balance no es sobresaliente pero Madrid está mucho mejor que hace cuatro años"

"Si tuviera que cifrar ahora el éxito de Ahora Madrid en 2015 ciertamente no sería por la unidad de la izquierda, un mantra que se ha repetido muchísimos años"

60 Comentarios

La portavoz de Más Madrid del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre.

La portavoz de Más Madrid del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre. Marta Jara

Ha sido durante cuatro años la cara del Gobierno de Manuela Carmena, pero no aspira a heredar el legado de la exalcaldesa de Madrid. Rita Maestre (Madrid, 1988) será la portavoz ante los medios del grupo municipal que ya prepara su oposición al tripartito de derechas (con extrema derecha incluida) que preside José Luis Martínez-Almeida. Maestre apuesta por una dirección coral para llenar el vacío de Carmena y avisa: no habrá ni cien días de gracia ni un día de tregua porque no se puede dar tregua al machismo.

Cree que el nuevo alcalde tiene como objetivo "deshacer los proyectos de los últimos cuatro años" y asegura que Más Madrid plantará batalla "en Europa, en los tribunales y en todos los escenarios" si se desmonta Madrid Central.

La derrota de las municipales la atribuye al ciclo político que ha hecho caer a otros gobiernos del cambio y a que la lentitud de la administración no les ha permitido cumplir con las expectativas generadas en 2015, pero rechaza que hace cuatro años el gobierno de Carmena se hubiera logrado "por la unidad de la izquierda, pese a que ese mantra se repite muchísimo". "Fue una candidatura ciudadana donde había gente de izquierdas, gente que no tenía carné o que nunca había participado en política en torno a una figura que era extraordinariamente carismática como Manuela Carmena". Sobre posibles sucesiones, se descarta y da a entender que en cuatro años dejará la carrera política.

Más Madrid ha ganado las elecciones pero la izquierda no va a gobernar en el Ayuntamiento. ¿Qué ha pasado en las elecciones del 26 de mayo?

Algo muy similar a lo que ha pasado en la mayor parte de ciudades de España. En 2015 distintas candidaturas municipalistas se hicieron con los gobiernos de las principales ciudades de España. En 2019, con algunas excepciones estupendas y que nos alegran mucho como Cádiz o como Valencia y de otra forma Barcelona, eso ha cambiado. Tiene que ver con un cambio de ciclo político general, aunque por supuesto hay evaluaciones concretas que hacer en cada ciudad y nosotros las estamos haciendo.

Pero fundamentalmente en 2015 el electorado progresista se movilizó de forma extraordinaria y a la vez el electorado conservador participó de una forma bastante poco activa en esas elecciones, mientras que en estas ha pasado exactamente lo contrario: una parte del votante progresista que se activó en 2015 se ha quedado en casa y sin embargo no sólo no ha faltado ni un voto conservador sino que hay 80.000 votos de derechas más en Madrid que en 2015. Eso nos tiene que hacer pensar en primer lugar en lo que hemos hecho en la ciudad y en el proyecto que le planteamos a los madrileños, pero también en un ciclo político más amplio donde han pasado muchas cosas y del que hay consecuencias que extraer.

Y de lo que estaba en su mano, ¿Qué hicieron mal?

No quiero no ser autocrítica, hay factores concretos o no coyunturales que ver aquí en Madrid. Quizás el problema fundamental ha estado en que en 2015 despertamos una ilusión muy grande que generó unas expectativas muy elevadas. Es posible que no hayamos llegado a cumplir todas las expectativas que nosotros generamos o que al menos nosotros surfeamos en ese momento. Y eso ha hecho que una parte de la gente se quedara en casa.

Si volviera a hace cuatro años ¿Qué haría que no hicieron?

Nuestro principal problema durante estos cuatro años han sido los tiempos de la administración. La enorme urgencia que había en la ciudad y que habíamos despertado también en mucha gente, no la hemos cumplido en esos plazos de cambio. Quizás debíamos haberlo sabido o explicado mejor: uno no construye las 15 escuelas infantiles que necesita la ciudad de Madrid en dos años, no construye un montón de bibliotecas en dos años. Empieza a hacerlo, pero eso va dando resultados poco a poco.

Las viviendas sociales son un buen ejemplo: están en marcha sí pero no están hechas todavía, no hay gente viviendo en las 3.000 viviendas que estamos construyendo y que va a inaugurar una alcaldía que no es la nuestra. Entiendo que aunque eso es comprensible racionalmente quizás no vale para un votante, no vale para un ciudadano que lo que quiere es votar un proyecto político y ver los resultados o los frutos para su vida cotidiana. En estos cuatro años hemos cambiado muchas cosas en Madrid y son cosas palpables que la gente vive en sus barrios, pero quizás no tantas como se esperaba.

¿Cuál ha sido la incidencia de Madrid en pie en los resultados del 26 M?

Es posible que las tradicionales discrepancias dentro del mundo progresista puedan tener un impacto más desmovilizador que otra cosa, porque lo cierto es que la candidatura [Madrid en Pie] no llegó ni siquiera al número de votos necesarios para tener representación. Yo lo veo desde una perspectiva posicionada que es la de Más Madrid, pero sinceramente en estos años durante la configuración de los proyectos políticos que se iban a presentar en las elecciones en 2019 hicimos muchos esfuerzos para integrar a muchas personas y fuimos leales con esos proyectos políticos. Hubo proyectos y personas que decidieron no sumarse. Es perfectamente legítimo, aunque ha traído consecuencias no particularmente buenas para la ciudadanía madrileña.

¿Es irrepetible esa unión de diferentes candidaturas de izquierdas en el futuro?

Si tuviera que cifrar ahora el éxito de Ahora Madrid en 2015 ciertamente no sería por la unidad de la izquierda, que es un mantra que se ha repetido muchísimos años. Precisamente en 2015 lo que hicimos en Ahora Madrid no fue unir a las personas de izquierdas o los grupos de izquierdas sino plantear una candidatura ciudadana donde había gente de izquierdas, gente que no tenía ningún carné, que nunca había participado en política y hacerlo en torno a una figura que era extraordinariamente carismática en Madrid. Hay una enseñanza que sacar: lo que hay que poner encima de la mesa son proyectos abiertos, no de carnés, menos aún de sopas de siglas, que tengan la capacidad de ilusionar y de atraer a mucha gente que no está entre los que nos contamos dentro de la política.

Una de las cosas que se les ha achacado a Más Madrid desde Madrid en Pie era que no se había respetado el programa político con el que se presentaron a las elecciones y que eso podía haber tenido incidencia en los resultados.

No me gusta comentar lo que dicen los otros porque inevitablemente lleva a una guerra de titulares que no creo que sea buena. En cuatro años hemos puesto en marcha políticas extraordinariamente valientes en Madrid, algunas estaban recogidas en ese programa y algunas no. Lo que hemos hecho en cuatro años lo hemos hecho todos, en este gobierno éramos 20 concejales que veníamos de sitios distintos pero todos estuvimos gobernando. Han sido políticas valientes en el espacio público, en la movilidad, contra la contaminación, además de un número extraordinario de equipamientos, es decir, de edificios y espacios públicos que hemos construido o estamos construyendo. El balance es bueno, no es sobresaliente pero la ciudad está mucho mejor a como la encontramos hace cuatro años y es mérito de todos.

Comentaba antes que la figura de Carmena es extraordinariamente carismática. Ella ya no está y Más Madrid ha optado por una especie de bicefalia en Madrid en el Ayuntamiento. ¿Qué busca solucionar?

Más que una bicefalia, es una dirección colegiada en la que hay cinco personas y en la que vamos a intentar hacer un esfuerzo para que la dirección política. La idea es que participemos tres personas [Rita Maestre, Inés Sabanés y Marta Higueras] y otros dos concejales que van a ir cambiando a lo largo de los meses. En realidad es lo que hemos practicado estos años. Siempre hemos entendido que entre varios se piensa mejor que uno o una sola y así podemos repartir la carga de trabajo, la responsabilidad, los fallos y los aciertos también.

Pero hacia afuera va a haber una cara ante los medios que será Rita Maestre, en el pleno va a asumir esa responsabilidad su compañera, Marta Higueras. De alguna manera se están señalando dos caras muy visibles dentro de la organización en un momento en el que la líder desaparece y es inevitable que la gente haga esa lectura de aquí quedan dos.

Lo que claramente no queremos que se lea es que alguien va a heredar el proyecto de Manuela Carmena. No se deben pensar así los proyectos políticos y además no tendría ningún sentido. Sería bastante osado. Lo que tenemos que hacer estos cuatro años es una oposición firme y seria. Y utilizar todos los recursos a nuestro alcance. La idea de una portavocía que reparte ese trabajo creo que es relativamente innovadora. Hay organizaciones que lo hacen desde Iniciativa hasta Equo y creo que puede funcionar muy bien.

No hay una carrera entre dos ahora mismo.

Entiendo que siempre hay una lectura por ahí. Pero no tiene ningún sentido pensar que uno coge un proyecto que ha estado encabezado por Manuela Carmena durante cuatro años y entonces ahora lo lidera. Tenemos que hacer una cosa que necesariamente es distinta porque ya no está Manuela Carmena, que no era solo una figura de referencia en la ciudad de Madrid sino que era un liderazgo progresista en toda España. Y eso no se hereda, lo que tenemos que construir ahora es un proyecto distinto en el que debe haber espacio para muchas personas, muchas caras y voces distintas.

¿Y se puede hacer oposición a un gobierno como el que viene sin una cara visible que lo lidere?

Creo que sí, de verdad. Una tarea de oposición no es solo salir en televisión a explicar qué es lo que va mal sino tener la capacidad de desmontar las propuestas políticas que se hagan desde ese gobierno de las tres derechas y combatirlos en todos los frentes posibles. Nosotros vamos a criticar si finalmente se pone fin a Madrid Central pero también vamos a pelear en todas partes. En lo técnico y en los tribunales, en Europa y en todos los espacios que podamos. Creo que va a funcionar muy bien.

¿Dentro de cuatro años puede ser usted la candidata de Más Madrid o quién puede serlo?

Desconozco absolutamente quién va a presentarse. Los que nos quedamos en este siguiente ciclo ya habremos cumplido ocho años y no será un mal momento para buscar y refrescar liderazgos o caras visibles o personas.

No todos repiten porque hay muchos que trajo Carmena al grupo pensando en un proyecto de gobierno. ¿Se van a quedar los cuatro años esos perfiles más técnicos?

Estamos organizándonos como grupo pero lo que hemos ido hablando en estos días es que los 19 concejales no sólo estamos ahí firmes sino que estamos bastante activos e ilusionados. No sólo por la idea de hacer frente a ese gobierno que parece que tiene como un único objetivo deshacer los cuatro años anteriores, no se ven propuestas sino que se ven contrapropuestas. Además tenemos un reto bonito que es construir Más Madrid en la ciudad pasito a pasito. Eso es lo que estamos viendo y hablando en las reuniones estos días, es algo que nos tiene con muchas ganas a todos.

¿Qué oposición van a hacer? Antes ha dicho que van a plantar cara a determinadas medidas de este gobierno desde la política y también en los tribunales y en Europa, ¿están pensando en llevar a los juzgados algunas paralizaciones que ya se están asomando en el programa de las tres derechas?

Lo evaluaremos cuando el programa sea algo más que un cruce de titulares. Cuando se ponen en riesgo derechos consolidados como el derecho no sólo de las personas LGTBI sino de todos los madrileños a ser como quieran ser... cuando se pone en riesgo la salud de la ciudad de Madrid porque eso es lo que está en riesgo cuando se echa para atrás no sólo Madrid Central sino al plan A de calidad del aire... Hay derechos que tienen que ser protegidos en muchas instancias y por lo tanto daremos esa batalla en todas las partes que estén a nuestro alcance.

¿Van a darle 100 días a este gobierno que ya empezaba a descolgar pancartas contra la violencia machista, por ejemplo?

Lo de los 100 días tiene su sentido cuando en principio es un gobierno que empieza a ver como van las cosas, se coloca, evalúa, analiza y luego empieza a proponer. Y por eso son los 100 días de gracia. Si el día 1 consiste en retirar las pancartas contra la violencia machista de los edificios públicos municipales, no hay día de tregua porque no debe haber tregua alguna en la lucha contra el machismo.

¿Qué tienen que aprender en la oposición?

Hemos sido gobierno durante cuatro años pero hemos sido un gobierno bastante pegado a la calle, a los territorios y a los barrios. Los concejales del PP de las legislaturas anteriores o los propios alcaldes y alcaldesas de antes no se han pateado esta ciudad como lo hemos hecho nosotros durante estos cuatro años. No llegamos de nuevas a Madrid porque Madrid y sus problemas concretos, los que se han resuelto, los que están en vías de resolverse y los que no se han resuelto, los hemos conocido no desde los despachos sino desde un trabajo muy apegado a los distritos. No nos va a ser demasiado difícil. Estamos trabajando en las líneas políticas que vamos a defender, en cómo lo vamos a hacer en los plenos y en cómo lo vamos a hacer también con el tejido social de la ciudad, con los movimientos sociales, con las necesidades de los vecinos.

¿Cree que de verdad se va a desmontar Madrid Central?

No lo saben ni ellos. El alcalde dice una cosa, la vicealcaldesa, otra y el tercero en discordia [Vox], peor todavía. Para Almeida es difícil echarse atrás porque fue un eje fundamental de la campaña. Pero creo que no son conscientes de las consecuencias que tiene afrontar el desmantelamiento de un dispositivo administrativo y técnico tan grande como es Madrid Central y de las consecuencias políticas que va a tener. Nosotros vamos a estar donde haya que estar y defenderemos una política pública que es un bien común de esta ciudad. Lo decía el director de la DGT [Pere Navarro] que haríamos el ridículo si se desmonta una zona de bajas emisiones que es un ejemplo en Europa y que ha funcionado bien.

¿Qué otros proyectos cree que están amenazados?

Van a hacer un esfuerzo para deshacer las políticas de diversidad y de género de estos cuatro años. Su espíritu de gobierno es deshacer la relación con el movimiento feminista y el trabajo de apoyo a las mujeres víctimas. Están gobernando con quien niega la violencia machista y necesitan sus apoyos para sacar adelante los presupuestos. Creo que también van a intentar deshacer la idea de una ciudad moderna e inclusiva, donde cabe todo el mundo, que hace gala o bandera de la diversidad, para volver a los tiempos en los que había una forma de ser madrileño, como también entienden que es la forma de ser español y por eso es una muy mala noticia.

Dicen que van a estar en la oposición siendo constructivos. Si Vox finalmente acaba rompiendo o alejándose de PP y Ciudadanos, ¿Más Madrid puede contribuir a sacar algunos proyectos si se da de lado a la extrema derecha?

Me parece un escenario lejano ahora mismo. De lo que se habla es de que empresas públicas van a estar gestionadas por un partido homófobo, de que tendrán concejalías de distrito, que, para que quede claro, es gobernar sobre poblaciones que duplican a la mitad de las capitales de provincia de España. Me parece difícil y lejano. Habría que verlo en lo concreto. A veces uno se pone de acuerdo también con quien es muy distinto, no ha sido lo habitual estos años. Pero lo que no vamos a hacer es servir de blanqueamiento a dos partidos que son el PP y Ciudadanos que están gobernando con la extrema derecha y que han llegado al poder con la extrema derecha y que necesitan a la extrema derecha para sacar adelante sus presupuestos.

¿Cómo debe ser el liderazgo de Más Madrid ahora que Carmena no está? Se queda como único referente Íñigo Errejón.

Vamos a intentar poner en marcha fórmulas que, en la medida de lo posible, nos saquen de que hay uno único que manda y manda muchísimo. No hay razón para repetir esos esquemas. Vamos hacia portavocías corales, direcciones colegiadas y una organización democrática donde mucha gente pueda participar, que es lo que nos pide la gente. Una de las cosas que me sorprenden y me anima mucho es que después de las elecciones, cuando ya se sabía que en Madrid iba a gobernar el Partido Popular, Ciudadanos y la extrema derecha, o quizás por eso, hemos recibido centenares de peticiones de personas que quieren integrarse. Que después de saber que no va haber gobierno llaman a la puerta y dicen: "Hola, soy de Usera y quiero participar en esto”. Eso me indica que hay ilusión y ganas en mucha gente en Madrid.

¿Y ese modelo de Madrid es un modelo que se agota en el Ayuntamiento y en la Comuniad, o debe seguir creciendo para ser un proyecto nacional?

Como su propio nombre indica, Más Madrid tiene una voluntad o una raíz y un objetivo netamente madrileño. También porque Madrid que es la capital, y pasa por ejemplo también con los medios de comunicación, ha tenido siempre muy poca identidad. Siempre ha sido una ciudad muy encuadrada dentro de la política nacional y eso no es bueno. Tenemos un equipo de cargos electos pero también de militantes que compartimos una línea muy homogénea y muy coherente con visiones muy parecidas y eso es bueno para avanzar.

¿Habrá un congreso en otoño para definir ese camino de Más Madrid?

Habrá espacios, conversaciones, encuentros, habrá que ver cuál es el formato, para definir una estructura y una fórmula de funcionamiento pero tampoco es lo que nos corre más prisa ahora porque lo que tenemos por delante es una legislatura en la que más allá de los titulares y de las idas y venidas de la formación de los gobiernos, van a gobernar el Partido Popular y Ciudadanos y Vox durante cuatro años. Por lo tanto es mucho mejor ahora crecer despacio y organizarnos bien y sin prisas e ir consolidando una organización que sea estable y que esté arraigada.

¿La izquierda puede volver a ganar en Madrid o lo que ocurrió en 2015 es un espejismo?

2015 no fue un espejismo sino un conjunto de condiciones muy particulares. Pero una de las más importantes fue que nosotros lo hicimos muy bien, pusimos en marcha un proyecto que era bueno e ilusionante y que sacó a muchísima gente a votar, gente que llevaba tiempo sin hacerlo. Por tanto, tenemos la capacidad de hacerlo otra vez. Y además creo que los cuatro años de gobierno que tenemos por delante van a ser cuatro años de desgobierno en el sentido de deshacer todas las políticas de Carmena y de nuestro equipo. Y lo van a hacer con muchas tensiones entre ellos y en ese sentido hay cuatro años fructíferos para construir una oposición seria y creíble para las siguientes elecciones.

¿Cuánto de lejos le queda Podemos? Hay algunos excompañeros suyos que hablan de refundar el partido abriendo la puerta a la gente que ya no está.

Yo no estoy en los órganos ni en los espacios de decisión desde hace mucho tiempo, lo desconozco. Lo que sí conozco es que las personas que hace unos meses nos pusimos en marcha para formar Más Madrid tenemos claro que es un proyecto madrileño. Tenemos claro, como han demostrado los resultados  de las elecciones, que es un proyecto que tiene mucho futuro, que tiene un espacio político claro, un espacio político feminista, ecologista, moderno...

¿Puede un proyecto de este tipo en Madrid no tener ningún tipo de relación con Podemos? Se encontrarán en las instituciones, tendrán que pactar, hacer alianzas.

En el Ayuntamiento de Madrid sólo estamos el Partido Socialista y Más Madrid. En la comunidad es distinto. Por supuesto con las otras fuerzas y formaciones del bloque progresista no sólo hay que encontrarse y saludarse en el pasillo, está bien llegar a acuerdos, trabajar conjuntamente. De lo que hablaba es de que Más Madrid es un proyecto autónomo, que tiene un sentido propio y que es algo compartido por todas las personas que formamos parte ahora y también por muchas de las que se van acercando.

¿Y cómo vive personalmente la situación de Podemos donde usted empezó desde el principio? ¿Ha merecido la pena?

Por supuesto. Podemos y muchas otras gentes y formaciones contribuyeron o contribuimos a cambiar este país que hace cinco o seis años parecía irreformable y que hoy es otro gracias a muchas cosas, pero también y sobre todo al trabajo militante y político institucional de Podemos. Las cosas cambian en el tiempo y sin dramas y con tranquilidad, cada uno tiene que encontrar su lugar, en el que mejor esté y en el que piense que más contribuye a ese cambio. 

Durante una de las respuestas ha dicho que cuando se acabe este mandato habrán pasado ya ocho años y habrá que dejar paso a caras nuevas. Suena a que está poniendo fecha de caducidad a su carrera política.

Qué pena decirlo así, pero entiendo la pregunta. No sé, la vida da muchas vueltas, pero en principio creo que ocho años, que se dice pronto, son suficientes en una carrera política. Puede haber excepciones o casos especiales pero en mi caso creo que con eso me doy no sólo por satisfecha sino que me iría además bastante contenta con el trabajo realizado.

La entrevista completa a Rita Maestre

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha