Plazas y parques cerrados en Chamberí para los primeros paseos de niños

Dos niños, ante el parque de Joaquín María López | @VERDECHAMBERI

Este domingo, la calle Fuencarral recuperaba algo de su aspecto habitual de un domingo anterior a la pandemia: decenas de niños acompañados de sus padres aprovechaban la anchura de sus aceras para estirar las piernas después de 43 días confinados en sus casas. Solo una cosa cambiaba: la carretera no estaba cortada para liberar el espacio al tráfico entre las glorietas de Bilbao y Quevedo.

Las aceras de otras partes del distrito también presentaban una importante presencia de niños acompañados de sus padres, que las recorrían a falta de otros espacios de esparcimiento: el Ayuntamiento había decidido dejar cerrados tanto parques como plazas de Chamberí y zonas como los Jardines del Almirante Cervera, en Valle de Suchil, o el recién reformado parque de Joaquín María López seguían precintados pese a la evidente necesidad de mayor espacio en las calles para mantener la distancia de seguridad en esta nueva situación.

No solo estaban clausuradas las zonas infantiles con columpios, sino que el tránsito por la zona asfaltada de las plazas también estaba prohibido al ser considerada zona verde, según el ordenamiento municipal.

Chamberí es el distrito de Madrid con menos zonas verdes por habitante y muchos de sus niños no dispone de un parque a menos de 500 metros de su casa, según un estudio elaborado por la ETSAM-UPM. El Ayuntamiento de Madrid las mantiene cerradas desde mediados de marzo, cuando se decretó su cierre unos días antes del estado de alarma, para evitar los contactos personales en plena escalada de la pandemia.

Varios colectivos de Chamberí pidieron este domingo la apertura de estos espacios para el esparcimiento de los niños, que van a poder salir a la calle todos los días durante una hora como máximo. También han reclamado habilitar más espacios peatonales en la calzada para facilitar el cumplimiento de la distancia de seguridad (entre uno y dos metros), como hizo Más Madrid la pasada semana, en la que presentó un plan para habilitar además carriles bici adicionales y potenciar este medio de transporte durante la desescalada.

Las aceras de Chamberí tienen anchos dispares. La mayoría están entre los 2 y los 4 metros, un ancho incompatible con mantener la distancia de seguridad para durante los paseos con niños, según se aprecia en un completo mapa elaborado por Inspide que recopila todos los anchos de acera de Madrid y categoriza las que permiten cruzarse con otras personas, acompañadas o no de niños.

En Chamberí, las peores calles para guardar la distancia social son las que rodean a la plaza de Olavide. Pero las del resto de barrios tampoco lo permiten (del ancho de acera hay que restar la presencia de alcorques, que impiden el tránsito) salvo en sus avenidas más amplias.

La necesidad de guardar las distancias en uno de los principales condicionantes a la hora de permitir la desescalada de las medidas de confinamiento. A los niños que ahora pueden salir a la calle se les añadirán probablemente adultos, mayores y corredores el sábado 2 de mayo. Esta semana entrante será clave para ver cómo afronta el Ayuntamiento de Madrid este aumento de personas en la vía pública y qué medidas adopta para permitir que caminen espaciadas.



Normas para salir a la calle con niños durante el estado de alarma:



- De 9.00 a 21.00, sin alejarse más de un kilómetro del domicilio

- Los menores podrán llevar juguetes a la calle (patinetes, pelotas...)

- Pueden salir tres menores como máximo con cada adulto ( y siempre cumpliendo las medidas de seguridad y un distanciamiento de 1-2 metros.

Más información:

Etiquetas
Publicado el
27 de abril de 2020 - 10:44 h

Descubre nuestras apps

stats