Regresa la vida al CSA La Tabacalera, ejemplo de autogestión cultural

Asamblea celebrada el pasado agosto en la que se abordaron las propuestas para el regreso del CSA

Las puertas del Centro Social Autogestionado (CSA) La Tabacalera vuelven a estar abiertas a Lavapiés tras cerca de tres años de parón, y el regreso de sus actividades culturares y sociales se celebra este sábado con una jornada llena de talleres y demostraciones de lo que se va a poder disfrutar de ahora en adelante en este espacio que forma parte del edificio de la antigua Fábrica de Tabacos de Embajadores., cedido por el Ministerio de Cultura a la Asociación Cultural CSA La Tabacalera de Lavapiés,

La asamblea de la asociación lleva año y medio preparando esta esperada vuelta, para la que desde el pasado agosto se han estado captando nuevas iniciativas.

Desde las 10 de la mañana y hasta las 21:30 horas de hoy, en la Nave Central, espacio Molino Rojo y en el patio del CSA, habrá performance, poesía, conciertos, talleres (jabones, cerámica, circo, flamenco, danza...), teatro, pintura en vivo, taichi, kung fu...

El motor de este centro social se alimenta de esas propuestas y proyectos culturales y sociales que se hacen realidad gracias a las posibilidades que brinda el espacio y que se ofrecen gratuitamente a la ciudad, siendo un punto de encuentro de fuerzas y reciprocidades y un lugar de intercambio de experiencias, conocimientos y opiniones.

Participar en el CSA se puede hacer, fundamentalmente, de dos formas: como usuario, apuntándose a alguna de las propuestas que ofertan los distintos colectivos, o como generador de alguna de esas propuestas, para lo cual se ha de presentar un proyecto que debe ser aprobado por la asamblea gestora.

Cultura autogestionada y gratuita

Según Sergio, uno de los portavoces de la asamblea del CSA, Tabacalera es fundamentalmente un “espacio funcional con propuestas alternativas que plantan cara a la precariedad cultural que hay en un estado que dedica menos de un 3% de su PIB a la cultura” y un “lugar de referencia que demuestra que se puede llevar a cabo cultura con un modelo de autogestión, haciendo las cosas de otra forma”.

CSA La Tabacalera se autoorganiza a través de 28 colectivos y 25 espacios operativos. Cada colectivo tiene unos objetivos, que desarrollan a través de proyectos y, a la vez, colabora con el proyecto colectivo del CSA.

La renovación de la cesión, sobre la mesa

Las actividades del CSA se desarrollan en 9.200 metros cuadrados de los 30.000 con que cuenta un edificio que está pendiente de una importante rehabilitación de fachadas, cubiertas y carpinterías que acometerá el Gobierno en cuanto pueda licitar las obras e invirtiendo más de 5 millones y medio de euros.

El uso por parte de la asamblea de este espacio quedó formalizado a través de una cesión realizada por Cultura, ministerio al que está adscrito el complejo a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Bellas Artes.

La renovación de esa cesión, que finalizará en 2023, ya está siendo negociada por ambos lados. En declaraciones a Somos Lavapiés, la citada Dirección General asegura que “tiene clara su disposición de trabajar en una nueva autorización especial de uso”. Desde la asamblea del CSA indican que lo ideal sería una prolongación del acuerdo por cuatro años más otros cuatro prorrogables, sentando así las bases de un proyecto de futuro.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats