Un detenido durante una marcha ciclista reivindicativa en Madrid: "Estamos alucinados, era un encuentro pacífico"

Momento de la detención del participante en la Bicicrítica de Madrid, a su paso por Bravo Murillo

Cualquier ciclista urbano en Madrid conoce la Bicicrítica, una marcha reivindicativa de cientos de bicicletas con la que el último jueves de cada mes este colectivo reclama una movilidad más sostenible y con más espacios de circulación para este vehículo de dos ruedas. La del mes de agosto se preveía tranquila, como habían sido las anteriores. Incluso había familias con niños entre los participantes. La música acompañaba el recorrido en una tarde-noche agradable y nada hacía presagiar lo que vino después.

Una hora y media después de ponerse en marcha, sobre las 21.30 horas, un pelotón compuesto por unos 400 ciclistas se detuvo cuando pasaba por Bravo Murillo. Varios coches de Policía Nacional y Local les bloquearon el paso a la altura del número 183, cerca de Estrecho (Tetuán). Allí uno de sus participantes fue apresado por los agentes e introducido en uno de los vehículos, para ser trasladado a comisaría, como se puede apreciar en los vídeos grabados por testigos del suceso. Los participantes no sabían lo que estaba pasando

"Se le acusa de atentado contra la autoridad", confirman fuentes de la Delegación del Gobierno. "La Policía Municipal pidió ayuda a la Nacional porque algunos de los concentrados empezaron a cortar carriles de Bravo Murillo, algunos de ellos mantuvieron una actitud hostil, incluso con el lanzamiento de piedras", relatan a Somos Madrid. Fue en ese momento cuando se reclamó la ayuda de los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía.

Desde el Ayuntamiento de Madrid niegan que se informara del lanzamiento de piedras desde la Policía Municipal, informan fuentes del área de Seguridad a este medio. Tan solo señalan un posible lanzamiento de una botella (no se especifica si de cristal o de plástico) a agentes de la Policía Nacional y que fue este departamento el que decidió desplegar a la Unidad de Intervención Policial (UIP).

Pese a los incidentes, la marcha prosiguió por las calles de Madrid y unos 20 minutos después, cuando llegaba a Alberto Alcocer, ya en Chamartín, la Policía Nacional volvía a cortar el paso, esta vez con furgones de antidisturbios de la UIP. El momento también fue grabado por participantes en la Bicicrítica:

Al ver a los agentes con cascos, escudos y los fusiles para lanzar pelotas de goma, muchos ciclistas abandonaron la marcha. Otros intentaron huir del lugar para continuarla con seguridad. Era una situación nueva para todos ellos, que nunca habían sufrido un incidente similar. "Estamos alucinados, era un encuentro pacífico", cuenta a Somos Madrid la persona que grabó estos últimos vídeos, Julien, que fue testigo de los incidentes desde la parte de atrás de la concentración.

"Todo el mundo se asustó mucho, había miedo", recuerda este ciclista que tuvo que tranquilizar a varios niños de corta edad que habían acudido. Ni él ni sus amigos vieron a nadie tirar piedras ni comportarse de forma violenta: "Es un encuentro de carácter festivo, con gente ultrapacífica, no me encaja", asegura Julien que duda de dónde pudieron sacar las piedras los supuestos atacantes en mitad de la calzada de Bravo Murillo.

Lo que sí que notó fue una mayor presencia policial durante el recorrido, situándose primero por detrás y después exigiéndoles que ocuparan un solo carril de la calzada, algo muy difícil debido al gran volumen de asistentes. Se trata de la primera vez que observa incidentes de este tipo en las más de 40 bicicríticas en las que ha participado.

La Bicicrítica es una marcha mensual que nadie organiza ni se comunica con antelación porque se trata de circular con bicicletas en grupo por las calles de Madrid, algo que está permitido de forma ordinaria. Todos los ciclistas participantes saben que la convocatoria es a las 20.00 horas del último jueves de mes en Cibeles y que desde allí se recorren las calles de Madrid, la mayoría de veces con un recorrido no planificado y que se va improvisando durante su desarrollo. Pero Delegación del Gobierno considera que la marcha no estaba autorizada y, unido a los incidentes violentos que le comunicó la Policía Municipal, decidió intervenir.

"No se entiende lo que ha pasado, pero si lo que querían era acabar con la Bicicrítica, creo que va a haber un efecto contrario. La gente se indignó mucho y supongo que harán como yo: invitar a más gente para participar en la siguiente, el 30 de septiembre", afirma Julien, que aconseja al Ayuntamiento de Madrid que para que desaparezca esta marcha "la mejor manera de hacerlo es construir más carriles bici".

Etiquetas

Descubre nuestras apps