Región de Murcia Opinión y blogs

La portada de mañana
Acceder
El Tribunal Supremo se vuelve a jugar la causa del procés en Europa
Quién es quién en las elecciones alemanas
La vida sin miedo de los palmeros sobre un volcán que puede estallar

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

Unas líneas para la gran Raffaella Carrà

Raffaella Carrà en una imagen de archivo

0

Nunca me gustaron las rubias y mucho menos de peluquería. Casi siempre hay excepciones y ahí siempre tuve querencia por el estilo de la gran Carrà. Curiosamente el primer titular que leí en la prensa fue el del ABC, que decía; “Raffaella Carrà, la diva que “siempre” votó comunista y cantó sin pudor al sexo”. Bueno, no está mal, un titular llamativo.

La gran Carrà como cantante siempre fue algo más que un icono pop de la mitad de los años 70 y comienzos de los 80 con sus letras transgresoras, a veces con su doble sentido, siempre vitales y alegres; con sus movimientos lascivos en escena y sus ajustadas lentejuelas que siempre brillaban en su esbelto cuerpo. También brilló con un estilo personal en los programas de entretenimiento, ahí, en la televisión fue una autentica show-woman, que nada más con sus movimientos gestuales de sus ojos y cejas se comía literalmente la pantalla; volvía a brillar con su voz y su humor popular y con la improvisación sobre la marcha de sus invitados, con su vibrante energía, y al final te contagiaba las ganas locas de vivir. Al final quedabas atrapado.

La Carrà en esa España, de mitad de los 70, con sus maneras bizarras y con aquellas letras de sexo, alguna que otra sobre la masturbación femenina o la homosexualidad, dejaba traspuestos a esa parte de la sociedad conservadora y rancia. A esa España reprimida que por esos años explotaba y los deseos de libertad se desparramaban como un champán recién descorchado. Y ahí estaban sus canciones: “Rumore”, ”Fiesta”, “En el amor todo es empezar” o “Hay que venir al sur”. Y sonaban y se bailaban en las fiestas y en las discotecas. Curiosamente la película que más veces he visto en lo que va de año, puede que cuatro o cinco veces, y puede que mañana la vuelva a ver, es “La Gran Belleza” de Paolo Sorrentino, que se abre con una gran fiesta en un ático de Roma, con la canción “La Far L’Amore Comincia” con aquel memorable tipo calvo y de bigote, que le repite: ¡Te voy a follar!, a esa chica que se contonea en la altura. Ni que decir que hay un paralelismo entre La Gran Belleza y La Dolce Vita de Federico Fellini.

Y hasta aquí quería llegar. Antes que llegara la Gran Carrà algunos ya estábamos mamando en aquel estilo de cine que se llamó neorrealismo, con aquel Ladrón de Bicicletas, que nos enternecía y en aquellas canciones que nos hacía soñar mientras el mundo giraba:” Gira, il mondo gira/Nello spazio senza fine”; con aquellas divas: Mina e Iva Zanichhi; con aquella Caterina Caselli y su” Nessuno mi può giudicare” o aquel “Sono tremendo” de Rocky Roberts. Y así tantas y tantas canciones que formaron parte de esa banda sonora de nuestra vida. Después llegaría Franco Battiato, Paolo Conte o Lucio Dalla. Eso es otro cantar. Y cuantos momentos vívidos con esas canciones.

Por algunos de esos momentos, aunque ya digo que nunca me gustaron las rubias, se merecía unas líneas la gran Raffaella Carrá. 

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
11 de julio de 2021 - 06:00 h

Descubre nuestras apps