La portada de mañana
Acceder
Los bares, en el punto de mira de Sanidad para frenar la tercera ola
Patrimonio paga el mantenimiento de tres piscinas de la Casa Real
Opinión – Cifuentes siempre mintió así, por Ignacio Escolar

El sector animalista arremete contra el decreto que permite capturar perros y gatos domésticos asilvestrados en Murcia: "Da manga ancha a los cazadores"

Colonia de gatos callejeros

El Gobierno de Murcia aprobó hace dos semanas un decreto que abre la puerta a la captura de perros y gatos "domésticos asilvestrados", un término que ha suscitado las críticas en el entorno animalista por la ambigüedad de la clasificación. Según señalan fuentes de la Consejería de Ganadería sobre la nueva normativa, "los perros asilvestrados constituyen un problema sanitario, económico y de seguridad, pero sobre todo, de bienestar animal".

Desde la administración consideran "fundamental" controlar estas poblaciones de animales para evitar enfermedades zoonóticas como la rabia, "sin causar sufrimiento innecesario". Una explicación que no ha contentado a plataformas animalistas como PACMA: "Nos parece un despropósito, al final lo que nosotros entendemos es que dan manga ancha a los cazadores, y que se ha hecho un decreto a medida para que los cazadores puedan seguir cazando, capturando y matando animales".

El decreto describe una serie de condiciones que se deben dar para considerar que un animal puede ser capturado: que no lleve collar, que se le note un grado de dependencia y conducta hacia el ser humano, que se alimente de basura y caza, muestras de agresividad al ser atrapado, ser activo al atardecer y que vaya en grupos "bien definidos". La Consejería añade que en el caso de que se capturen perros y gatos asilvestrados "se tendrán que trasladar vivos y con los menores daños posibles al Servicio Municipal correspondiente para que comprueben la posible identificación de los mismos y se lleve a cabo su adecuado tratamiento en base a la ley". Desde PACMA lamentan la falta de concreción en el decreto a la hora de apresar a los animales y temen que una vez hayan llegado a las dependencias municipales, vayan a ser sacrificados.

Fuentes jurídicas animalistas señalan que "no se ha publicado en base a qué informe se ha reelaborado la normativa, además de que no se ha tenido en cuenta la Ley de protección animal que regula las colonias felinas".

Lazo cebo y cajas trampa para cazar

Otro punto que ha suscitado confusión es el de la caza. El decreto detalla que los métodos incluidos de caza y captura de perros y gatos son los que han pasado "pruebas exhaustivas" que miden el nivel de daño producido a los animales apresados. Entre estos métodos encontraríamos por ejemplo, el de 'lazo cebo' y 'cajas trampa'. PACMA manifiesta que "existen métodos de captura totalmente indoloros, para que los animales no sufran ningún daño" y añade que los ‘lazos cebo’ están "prohibidos en la mayoría de comunidades autónomas y provocan daños físicos y sufrimiento" concluyendo con que es "un acto terrible y una vuelta al pasado en la Región de Murcia".

El término ‘asilvestrado’ también ha sido víctima de conflicto y críticas entre los defensores de los animales. Fuentes judiciales especializadas aseguran que un gato asilvestrado es aquel que no ha tenido contacto con el hombre durante generaciones, y añaden que "no es adecuada esa terminología, porque la Comunidad se refiere a gatos y perros perdidos o abandonados". Mientras, el partido animalista defiende que se está utilizando "un eufemismo como es el de ‘asilvestrados’ que da una sensación de cierto temor a la gente, haciendo pensar que son animales más bien salvajes y provocando que se acepten mejor este tipo de medidas".

Etiquetas
Publicado el
12 de diciembre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats