eldiario.es

9

Presupuestos Generales de Cantabria 2019 (I)

Una mala planificación de los ingresos públicos ha provocado un incremento del endeudamiento junto a un recorte en la ejecución presupuestaria

Rubén Gómez (Cs), junto a Pedro Hernando (PRC) y Víctor Casal (PSOE) explicando el acuerdo presupuestario.

Rubén Gómez (Cs), junto a Pedro Hernando (PRC) y Víctor Casal (PSOE) explicando el acuerdo presupuestario de 2019.

Los Presupuestos Generales de Cantabria (PGC) suelen ser uno de los temas que monopolizan la discusión política en nuestra tierra durante varias semanas. O durante varios meses como ocurrió en la negociación de los PGC 2017. Y no es para menos, pues estamos hablando de una planificación fiscal que actualmente representa en torno al 22% del PIB cántabro.

Su negociación suele provocar noticias sobre el contenido del propio presupuesto, pero también sobre cuestiones más superficiales relacionadas con las puestas en escena, a lo largo del proceso, realizadas por los partidos políticos del arco parlamentario. Dada la relevancia de los PGC convendría centrar el análisis y la discusión en el impacto socioeconómico real que tendrían los presupuestos en caso de aprobarse y ejecutarse. Y esto último es muy relevante, pues en los últimos años el Gobierno de Cantabria ha realizado una ejecución presupuestaria que se separa significativamente de los anuncios realizados durante la negociación presupuestaria y de los PGC aprobados por el Parlamento de Cantabria. Es decir, lo relevante para la sociedad cántabra no es la politiquería en torno al debate presupuestario, sino el realismo de lo que se aprueba (cuestión aún más relevante cuando viene un año electoral), que el PGC responda de alguna manera a las necesidades socioeconómicas de Cantabria y, lo más importante, cómo se realice su ejecución.

Pero realizar un análisis detallado de los PGC no es sencillo ni se puede hacer de manera puramente superficial. Es necesario entrar al detalle de las cifras y, a poder ser, tener una visión más amplia para cuestionar no solo los guarismos presentes en el documento sino también su realismo, pues del mismo dependerá en parte que su ejecución a lo largo del año sea más o menos fiel al proyecto detallado en el documento. Esto es, al analizar un presupuesto se debe cuestionar si los ingresos sobre los que se basa son reales, pues de no serlo se sabe que a lo largo del año no se ejecutarán parte de los gastos previstos. También se debe cuestionar si en años anteriores el mismo Gobierno de Cantabria encargado de su ejecución ha cumplido su palabra o no y, en este último caso, en qué medida se ha desviado de lo aprobado por el Parlamento y cuáles han sido las consecuencias socioeconómicas.

Por todo lo anterior planteo el análisis del PGC 2019, aprobado por el Gobierno de Cantabria y en fase de negociación parlamentaria, en tres artículos diferenciados. Este primer artículo centrado en la presentación de la cuestión y, a continuación, el análisis de los ingresos reales obtenidos por el Gobierno de Cantabria en los años inmediatamente anteriores. El segundo en el que analizaré la ejecución detallada del gasto del Gobierno de Cantabria en los años recientes. Y el tercero, y último, en el que recogeré el estudio de las principales características del PGC 2019 que propone el Gobierno de Cantabria.

Entrando ya en materia, es importante analizar el realismo de los ingresos previstos para evitar que una previsión poco realista, como ha ocurrido en años previos, lleve a lo largo del año a retenciones y no ejecuciones de partidas presupuestarias (lo que supone recortes reales sobre las cantidades presupuestadas y aprobadas). Se podría pensar que esa falta de ingresos, en relación a lo presupuestado, se debe a shocks económicos externos, pero hay pocas evidencias de ello en esta legislatura. Más bien cabe pensar que los partidos del Gobierno de Cantabria tienden a resolver sus cuitas presupuestarias fijando primero unas cifras en los gastos para, posteriormente, cuadrar los ingresos de una manera no precisamente realista. Es por ello que, ante cualquier nuevo anuncio sobre presupuestos, conviene primero realizar un análisis del realismo de los ingresos previstos, para ver si también los gastos anunciados son realistas o si es la propia realidad la que se va a encargar de redimensionarlos a la baja a medida que vaya transcurriendo el ejercicio presupuestario.

Para cuestionar el realismo de los ingresos previstos en los PGC podemos acudir a ejercicios previos ya cerrados. El más cercano es el del año 2017. En el gráfico 1 se observan los ingresos del Gobierno de Cantabria presupuestados y los ingresos reales de dicho el año por capítulos presupuestarios. Y en el gráfico 2 el porcentaje de ingresos ejecutados sobre los presupuestados. La mayor ejecución de ingresos por impuestos directos e indirectos, entre ambos capítulos se recaudaron 62 millones de euros más de lo presupuestado, no llegó a compensar la falta de recaudación real en tasas y precios públicos, transferencias corrientes, ingresos patrimoniales, enajenación de inversiones reales y transferencias de capital, donde, en global, se recaudaron 117 millones de euros menos de lo presupuestado. Esto es, en el total de los ingresos no financieros se recaudaron 55 millones menos de lo previsto. Lo anterior, unido al descuadre de ingresos por activos financieros de 26 millones, provocó, por una parte, un aumento de 66 millones en el recurso al endeudamiento (capítulo de pasivos financieros) que se había presupuestado en 433 millones y finalmente fue de 499 y una falta de ejecución presupuestaria de 15 millones de euros. En síntesis, la realidad de los ingresos obtenidos durante el año 2017 por el Gobierno de Cantabria se alejó significativamente de la planificación presupuestaria provocando un incremento del endeudamiento y una no ejecución presupuestaria que tiene su contrapartida lógica en el lado de los gastos públicos.

Gráfico 1. Ingresos del Gobierno de Cantabria presupuestados (en gris) y ejecutados (en rojo) en 2017 (en millones de euros), por capítulos presupuestarios

Fuente: Elaboración propia en base a la “Liquidación de los Presupuestos Generales del Gobierno de Cantabria”.

Elaboración propia en base a la “Liquidación de los Presupuestos Generales del Gobierno de Cantabria”.

 

Gráfico 2. Porcentaje de ingresos del Gobierno de Cantabria ejecutados sobre presupuestados en 2017, por capítulos presupuestarios

Elaboración propia en base a la “Liquidación de los Presupuestos Generales del Gobierno de Cantabria”.

Elaboración propia en base a la “Liquidación de los Presupuestos Generales del Gobierno de Cantabria”.

 

Se podría pensar que esta mala planificación de los ingresos presupuestarios fue puntual en los PGC 2017 y que por un año no se puede explicar una legislatura. Por lo que se puede ampliar el análisis para estudiar las características completas de esta cuestión en los años de la legislatura en los que el actual Gobierno de Cantabria ha aprobado y ejecutado los presupuestos. El gráfico 3 recoge el porcentaje de ingresos del Gobierno de Cantabria ejecutados sobre presupuestados en 2016, 2017 y la estimación para 2018 por capítulos presupuestarios. En el mismo se observa que el patrón expuesto anteriormente para la ejecución de ingresos del Gobierno de Cantabria en 2017 es constante a lo largo de la legislatura. Las ejecuciones cercanas al 100%, incluso ligeramente superiores, en los impuestos directos e indirectos no llegan a compensar la falta de ejecución global del resto de ingresos no financieros. Como resultado, en 2016, 2017 y la proyección de 2018 se estima que la recaudación real por ingresos no financieros es inferior a la presupuestada en 118, 55 y 32 millones de euros, respectivamente. Lo anterior, unido a la muy pobre ejecución de ingresos por activos financieros, ha llevado de manera consistente a lo largo de la legislatura a no ejecuciones reales de gasto y a un mayor recurso a la deuda (pasivos financieros).

En resumen, a partir de la experiencia de la presente legislatura, resulta lógico dudar del realismo de los ingresos presupuestados en los PGC y, por consiguiente, del realismo de los gastos anunciados. Se observa que una mala planificación de los ingresos públicos ha provocado un incremento del endeudamiento junto a un recorte en la ejecución presupuestaria en relación a la prevista.

Gráfico 3. Porcentaje de ingresos del Gobierno de Cantabria ejecutados sobre presupuestados en 2016 (en verde) 2017 (en rojo) y la estimación para 2018 (en gris), por capítulos presupuestarios

Elaboración propia en base a ICANE y la “Liquidación de los Presupuestos Generales del Gobierno de Cantabria”. Nota: La estimación para 2018 se realiza en base a los datos de ejecución al cierre de octubre de 2018 y la proyección estimada considerando el efecto calendario de los años de la legislatura en curso

Elaboración propia en base a ICANE y la “Liquidación de los Presupuestos Generales del Gobierno de Cantabria”. Nota: La estimación para 2018 se realiza en base a los datos de ejecución al cierre de octubre de 2018 y la proyección estimada considerando el efecto calendario de los años de la legislatura en curso

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha