eldiario.es

9

La Junta de Seguridad se reunirá en los próximos días con el "ajuste" del papel de las FSE en el aire

La última reunión del órgano que sienta a los máximos responsables políticos y policiales de ambos Gobiernos se remonta a 2012 y queda pendiente de confirmación si el ministro Zoido copresidirá la cumbre del miércoles 14 en Vitoria

Zoido y Beltrán de Heredia, con sus equipos, en Madrid en marzo

Zoido y Beltrán de Heredia, con sus equipos, en Madrid en marzo INTERIOR

El Ministerio del Interior y el Departamento de Seguridad han acordado celebrar con carácter “inminente”, el próximo miércoles 14 de junio en Vitoria, una reunión de la Junta de Seguridad, según ha podido confirmar eldiarionorte.es de fuentes de ambos Gobiernos y ha confirmado este viernes en rueda de prensa el viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga. Será la primera cumbre desde julio de 2012 y entre los asuntos que abordará se encontrará el “ajuste” del reparto competencial entre las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE) y la Ertzaintza a la luz del nuevo escenario sin ETA y que, según la parte vasca, debería conllevar también una reducción del volumen de efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil en suelo vasco.

La convocatoria de la Junta de Seguridad, demandada por la consejera Estefanía Beltrán de Heredia desde que accedió al cargo en diciembre de 2012, llega como consecuencia de la sustancial mejora en las relaciones entre el Estado y Euskadi en materia policial desde la llegada de Juan Ignacio Zoido a Interior en sustitución de Jorge Fernández Díaz, ambos del PP. Zoido y la consejera del PNV, con el delegado del Gobierno Javier de Andrés presente, se reunieron en Madrid el pasado mes de marzo y de ese encuentro ya surgió la voluntad de convocar una Junta de Seguridad. La promesa es que sería antes del verano y todo apunta a que podrá ser antes del 21 de junio o en fechas muy próximas, según las fuentes consultadas.

Fuentes vascas explican que una vez solucionado política y judicialmente el entuerto en torno a los recursos contra las OPE de la Ertzaintza -lo que respeta que su plantilla oficial sea de 8.000 efectivos, como se pactó en 2004 en este foro- habían desaparecido todos los obstáculos para reunir a los máximos responsables políticos y policiales de ambos Gobiernos. La única duda, según fuentes de Interior, es saber si el ministro Zoido acudirá a la reunión para copresidirla con Beltrán de Heredia, aunque Euskadi confía en poder contar con él en la reunión que se celebrará en Vitoria. Zoido ya tenía previsto participar este mismo jueves en Basauri, en la base de la Policía Nacional en un acto en honor a la bandera española, aunque finalmente se ha caído de las invitaciones y ha sido Germán López Iglesias, director general del cuerpo, el que ha presidido el evento junto a De Andrés.

El último acuerdo: la vuelta ciclista

La última Junta de Seguridad se celebró en el verano de 2012 con motivo de la llegada de la vuelta ciclista a España a carreteras vascas por vez primera en años. Con el socialista Rodolfo Ares como consejero y sin Fernández Díaz en la mesa, la Ertzaintza y las Fuerzas de Seguridad del Estado acordaron el reparto de tareas en la vigilancia de la prueba después de que varios mandos de la Policía vasca hubieran amenazado con dimitir si la Guardia Civil de Tráfico asumía en Euskadi competencias que no le corresponden.

Ahora, Euskadi demanda que la Junta de Seguridad reordene el despliegue de las Fuerzas de Seguridad del Estado tras el final de ETA. Beltrán de Heredia ha reiterado desde 2012 su deseo de un ajuste del despliegue de Policía Nacional y Guardia Civil a sus limitadas competencias ("residuales", ha llegado a decir). Se trataría de poner negro sobre blanco cuál es el reparto real de funciones siguiendo las directrices del Estatuto, que otorga a los cuerpos estatales atribuciones únicamente en fronteras, puertos, aeropuertos y extranjería; DNI y pasaportes; explosivos; y lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y el terrorismo siempre que sean delitos de carácter "suprautonómico".

Zubiaga ha explicado en rueda de prensa que este organismo bilateral "no tiene competencias" para fijar la plantilla de las Fuerzas de Seguridad del Estado, prerrogativa exclusiva de Interior, pero sí para "que se respeten las competencias" de cada uno de los cuerpos y para que, fruto de ese "análisis", "el Estado pueda determinar los efectivos que necesita" en el País Vasco.

El Gobierno vasco defiende que Policía Nacional y Guardia Civil han inflado sus plantillas en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y entiende que el final de ETA permite "ajustar" ese despliegue. El Estado, sin embargo, reitera que políticamente no adoptará esa decisión de repliegue debido a las competencias que ambos cuerpos tienen en virtud del Estatuto.

Un 20% menos de policías y guardias sin ETA

En medio de este debate, la crisis ha motivado una reducción general de las plantillas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en toda España por la imposibilidad de reponer las bajas de funcionarios. En este sentido, sin que haya una decisión política expresa, Euskadi es la comunidad autónoma que mayor porcentaje de uniformados ha perdido (20%) desde 2011, año en que ETA decretó el final de la violencia. De 4.611 policías y guardias se pasó a 3.751 a finales de 2016, según datos oficiales de Interior.

La caída es generalizada en los tres territorios vascos. Gipuzkoa, con un 23% menos de personal (386 agentes), es la provincia de España con más recorte en la plantilla de las Fuerzas de Seguridad del Estado aunque sea una zona fronteriza. Álava ha perdido 165 efectivos (-18%) y Bizkaia 265 (-15%). Trabajan en Euskadi 2.370 guardias y 1.381 policías.

Con estos datos encima de la mesa, en el País Vasco hay 1,73 agentes estatales por cada 1.000 habitantes (por 2,13 en 2011). La media española es de 3,07 aunque en Ceuta y Melilla se dispara a 13 por sus peculiaridades geopolíticas. Que sea menor es natural porque la Ertzaintza (con unos 7.700 uniformados) asume el grueso de competencias en materia de seguridad ciudadana, orden público, investigación y tráfico. 

Sin embargo, con un modelo policial gemelo, en Cataluña el ratio de agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado es de 0,83 funcionarios por cada 1.000 habitantes, menos de la mitad. En Navarra, la tasa es de 3,41, por encima de la media y una de las más altas. Sin embargo, las funciones de la Policía Foral, el cuerpo autonómico, no son homologables a las de Ertzaintza o Mossos d’Esquadra.

El nuevo papel de la Ertzaintza

La Junta de Seguridad, asimismo, deberá ratificar el nuevo papel de la Ertzaintza a tenor de los recientes acuerdos en las Cortes Generales entre el PP y el PNV.  Ese pacto, según se explicó, permitirá a la Policía vasca realizar actuaciones "en caliente" en suelo francés al mismo nivel que las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Asimismo, se ha ratificado la condición de la Ertzaintza como miembro de pleno derecho (y no simplemente como invitado) en determinados foros de cooperación como el CITCO, la mesa contra el yihadismo que semanalmente evalúa los niveles de riesgo (y que se ha reunido este jueves en Madrid nuevamente). La Policía autonómica, igualmente, podrá mejorar su acceso a bases de datos internacionales, otra vieja demanda. Beltrán de Heredia ya manifestó que eran medidas esenciales para optimizar la lucha contra nuevas amenazas como el terrorismo yihadista.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha