eldiario.es

9

Podemos elige su tercer secretario general para consolidar un espacio propio en la política vasca

Tras la precipitada salida de Nagua Alba, Lander Martínez apuesta por la continuidad y por apuntalar el partido a nivel foral y municipal de cara a 2019 frente a la candidatura de María Valiente, heredera de la primera etapa de Roberto Uriarte

Nagua Alba abandonará la dirección de Podemos Euskadi, que se renueva este año

Eduardo Maura y Nagua Alba, con el candidato Lander Martínez EFE

Las bases de Podemos en Euskadi participan desde el 7 de diciembre en el enésimo proceso interno desde su creación como organización propia al calor del 'boom' de la candidatura de Pablo Iglesias en las elecciones europeas de hace solamente tres años y medio. En juego está qué quiere ser Podemos de mayor y hasta 10.000 personas tienen derecho a voto. El 15 de diciembre el partido morado proclamará a su tercer secretario general en estos años de auténtica montaña rusa y que han incluido una victoria en las elecciones generales de 2015 y el fiasco en las autonómicas de 2016 tan sólo tres meses después de otro éxito sin paliativos en las generales repetidas. Será la culminación de un proceso de intenso debate político iniciado en octubre con una conferencia política en Barakaldo pero en el que el componente de la confrontación personal que ha caracterizado el día a día de la joven organización parece haber quedado de lado.

Fue el 29 de agosto cuando Nagua Alba comunicó públicamente su deseo de adelantar de marzo de 2019 a diciembre de 2017 el proceso electoral interno. Arguyó razones organizativas: la necesidad de apuntalar el proyecto con tiempo suficiente para encarar las decisivas forales y municipales de mayo de ese año. La segunda noticia de aquella comparecencia fue su voluntad de abandonar el cargo al que llegó el año pasado. A sus 27 años, la todavía diputada en el Congreso fue muy clara: "No quiero convertirme en política profesional". Con ella da un paso atrás Eduardo Maura, igualmente diputado y estratega político y electoral estos años.

Martínez, a superar el 36% de Alba

Es el actual secretario de Organización con Alba y portavoz en el Parlamento, Lander Martínez (quien tampoco alcanza la treintena), quien asume el reto de dar continuidad al proyecto. Mientras sus cinco rivales en la pugna por la secretaria general apelan al cambio y al futuro, una de las ideas más repetidas por Martínez es la del "trabajo" ya realizado en los últimos meses. "El trabajo que hacemos se nutre del que realizamos en la calle, de los debates en nuestros círculos, de las experiencias que vamos acumulando y de las reivindicaciones y reflexiones de la sociedad civil", valora el propio candidato en una tribuna enviada a este periódico.

Otro de los mensajes de Martínez es el llamamiento a la "unidad". Hasta ahora, Podemos en Euskadi ha sido una organización de familias. Alba logró la secretaría general con el 36,67% de los votos frente 32,21% que obtuvo su entonces rival, Pilar Garrido, lo que demostraba la fortaleza del sector que rodeaba al dimitido anterior secretario general, Roberto Uriarte, que salió abruptamente quejoso de las "presiones" desde el 'aparato' de Madrid, controlado en aquel momento por Íñigo Errejón y Sergio Pascual. Aquella pugna dejó para los unos la etiqueta de 'errejonistas' y para los otros la de 'pablistas'.

Roberto Uriarte, cuando anunció su dimisión en 2015

Roberto Uriarte, cuando anunció su dimisión en 2015

Para la candidatura de Martínez, que se llama precisamente 'Guztiok bat' ('todos a una', en euskara), no hay otro escenario que no sea el de superar ese listón del 36%. El dirigente con mayor proyección pública en Euskadi siendo Alba y Maura electos en Madrid ha tratado de forjar complicidades en los últimos meses tanto con otras formaciones (lidera la coalición con IU y Equo en el Parlamento) como con personas de peso que en el pasado fueron críticos con los 'errejonistas'. Juan Luis Uria y Ana Viñals trabajan codo a codo en la Cámara dentro del equipo de Martínez. También el grupo juntero en Álava -reducido a la mitad tras el cisma del pasado año- ha establecido cauces de confianza con la dirección. Aunque sin proyección pública, en su plancha hay media docena de nombres de reconocido recorrido 'pablista'.

Valiente: "oportunidad de oro" para el cambio

Enfrente, María Valiente (profesora nacida en 1961 y juntera en Gipuzkoa) aspira a ser la alternativa al continuismo. Las primarias son "una oportunidad de oro para reinventarse y recuperar el proyecto político de movilización popular", señala la candidata en la presentación de su plancha en la 'web' oficial del proceso.  Quien fuera mano derecha de Uriarte, Luis Alejos, valora así su candidatura en el artículo publicado por eldiarionorte.es: "El 15 de diciembre, al conocerse los resultados de las primarias, bastará saber si la secretaría general la ocupará María Valiente o Lander Martínez para poder deducir si en Podemos Euskadi habrá renovación o continuismo, con todas las implicaciones que conlleva esa disyuntiva. De ello depende que se resuelvan las principales carencias del partido: integración de las corrientes en los órganos de dirección, descentralización y reparto de responsabilidades, carisma para ilusionar a la militancia, capacidad de liderazgo para recuperar el apoyo perdido entre la ciudadanía y poder constituir una herramienta de transformación social".

Valiente concurre apoyada por cargos públicos guipuzcoanos con peso, senadores y miembros de la Ejecutiva de Pablo Iglesias. Estará por ver el efecto de los críticos vizcaínos que ahora están más cercanos a Martínez. El reto de Valiente será captar para sí todo el voto crítico con el continuismo. La dispersión a otras opciones haría complicado dar la vuelta a los resultados de las primarias de 2016. 

En este sentido, son candidatos igualmente Rafael Garde, Manuel García Alfaro y la juntera vizcaína Asun Merinero. Eso sí, quien emerge como tercera vía es la corriente anticapitalista, muy consolidada internamente y que vuelve a estar encabezada por Neskutz Rodríguez, juntera en Bizkaia. Entre sus aliados, Gorka Tortosa, quien apoyó públicamente a los críticos de Álava ahora expulsados y resituados en el grupo mixto bajo la marca Orain Araba. En su artículo en este medio, la candidata rechaza un Podemos que busque "intentar ocupar la centralidad del tablero con el PNV o PSOE pero diciendo que somos nuevos o gestionamos mejor" y entiende que las ofertas de Martínez y Valiente son semejantes. "La moderación tampoco parece la solución. En este sentido, los resultados de las elecciones al Parlamento Vasco son prueba de ello", critica Rodríguez, que en 2016 logró hasta un 24% de votos.

El fiasco de las autonómicas aún colea

El exsecretario general Roberto Uriarte alude también a ese fracaso desde su tribuna. Alude a un proyecto que busca "agradar a todos" sin tener perfil diferenciado. Podemos concurrió a las elecciones vascas de septiembre del pasado año en coalición con IU y Equo y tras haber obtenido un hito al vencer al PNV por dos veces en las generales, la segunda en votos y en escaños y dando a Iglesias sus mejores resultados en porcentaje en toda España, sobre todo en Álava y en la Margen Izquierda. La candidata fue Pili Zabala, una apuesta del equipo de Alba que ahora ha quedado literalmente desaparecida de la vida pública. Sin que haya una explicación oficial, desde antes del verano Zabala no acude al Parlamento Vasco, donde la capitanía ha quedado exclusivamente en manos de Martínez. 

En la Cámara, con EH Bildu liderando la oposición, Podemos Euskadi ha tratado de buscar un nicho propio con la defensa de iniciativas de corte social (con Tinixara Guanche) y de igualdad (con Eukene Arana). En materia de autogobierno, su documento elevado a la ponencia parlamentaria (pactado con los socios de IU y Equo) comparte muchas líneas con el del PNV en cuanto a la defensa del derecho a decidir dentro de la legalidad. En la reciente negociación presupuestaria, Martínez lanzó un primer mensaje de mano tendida al acuerdo con el Gobierno a cambio de mover 110-145 millones para partidas sociales y de apoyo al empleo y a la industria, aunque el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha llegado a sugerir que el proceso de primarias ha impedido un mayor acercamiento entre Elkarrekin Podemos y el Ejecutivo, quien finalmente ha reeditado sus acuerdos con el PP.

Consolidar la estructura foral y local

Martínez, como responsable de Organización, ha dejado claro en numerosas ocasiones su deseo de reforzar las estructuras del partido a todos los niveles. Su candidatura "fija su atención en las elecciones municipales y forales de 2019 como momento decisivo". En 2015, el partido no se presentó como tal a las municipales -hubo plataformas afines, coaliciones o directamente no concurrió, como en Donostia- y tiene que consolidar una presencia local de cercanía en todo el territorio.

En cuanto a las tres Juntas Generales, son un ámbito indeterminado para Podemos, que como organización para el conjunto de España se articuló en tres niveles: estatal, autonómico y municipal. Martínez ha trabajado precisamente en documentos para dotar a Euskadi de esa singularidad interna de ámbito foral debido al peso institucional que tienen los territorios históricos. La crisis en Álava, por ejemplo, mostró a las claras la pugna de los círculos locales con la dirección autonómica por el control del grupo juntero.

"Ya es imposible imaginar una Euskadi sin Podemos"

Sostiene Lander Martínez que "ya es imposible imaginar una Euskadi sin Podemos". Pero, ¿qué representa Podemos en Euskadi? En el Parlamento Vasco tiene 8 escaños (7 si no se cuenta a la ausente Pili Zabala) dentro del grupo de 11 conformado con IU y Equo. Fue la primera fuerza no nacionalista tras las autonómicas de 2016, aunque el pico lo logró en las generales de verano de ese año al rozar el 30% y superar al PNV (en coalición con IU y Equo nuevamente). En las Juntas Generales de Álava tiene 4 escaños, la mitad de los obtenidos en las elecciones de 2015 tras la expulsión de los críticos. Los apoderados en Bizkaia y en Gipuzkoa son 6. Formalmente, sólo el grupo municipal de Vitoria lleva el nombre de Podemos (2 concejales de 27), aunque se presentaron bajo el nombre de 'Sumando', plataforma similar a la surgida en otros municipios. Podemos Euskadi ha llegado a contar con hasta 18.000 inscritos con derecho a voto en los sucesivos procesos internos. Sin embargo, el censo 'activo' (quienes han participado en algún proceso a lo largo del último año) se rebaja a unas 10.000 personas (1.000 de ellos 'militantes'). Se espera una participación del entorno de 3.000 en estas primarias que, al coincidir con el puente, previsiblemente tendrán un pico de votantes en los últimos días. Es necesaria la acreditación de la identidad con el DNI en el sistema telemático. Las urnas se cierran el miércoles, el jueves se dedicará el día al escrutinio y a los controles antifraude y la proclamación del nuevo líder y de los miembros electos del Consejo Ciudadano Autonómico llegará el 15. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha