eldiario.es

Menú

Entrevista - José Ignacio Alonso, del Área de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children

"La escuela ya no rompe el ciclo de la pobreza de padres a hijos"

José Ignacio Alonso, de Save the Children, denuncia que los índices de abandono escolar en Euskadi se concentran en los hijos de las familias con menos recursos

"La segregación es una realidad reconocida en Euskadi por todos los agentes educativos y son conscientes de que deben afrontarla", sostiene Alonso

"La escuela ya no funciona como motor de la cohesión social porque unos colectivos se están quedando atrás"

- PUBLICIDAD -
José Ignacio Alonso, del Área de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children.

José Ignacio Alonso, del Área de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children.

Los niños con menos recursos económicos tienen más dificultades para lograr el éxito escolar en Euskadi. Un reciente informe de la organización Save the Children alerta de que el actual sistema educativo no da las mismas oportunidades a todos los niños y niñas y no reduce las desigualdades sociales. La ONG reclama más inversión y becas, educación asegurada en la franja de edad de 0 a 3 años para los niños más vulnerables y medidas contra la segregación escolar atendiendo a la diversidad. Jose Ignacio Alonso, del Área de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children, recalca que aunque la educación está garantizada para todos los niños en el país, la situación personal de cada uno determina su éxito escolar y el sistema actual "no tiene herramientas para borrar estas desigualdades sino que, al contrario, las acentúa".

En su informe 'Necesita mejorar. Por un sistema educativo que no deje a nadie atrás', Save the Children denuncia que el origen socioeconómico es cada vez más determinante en el éxito académico. En Euskadi, la tasa de abandono escolar es del 14,6% mientras que el fracaso escolar llega al 9,7%. Ambas tasas se concentran, sobre todo, entre el alumnado de origen extranjero y con menos recursos económicos.

El sistema educativo vasco se tiene por uno de los más igualitarios de España, pero no es sufiente para acabar con las desigualdades sociales.

En casi todos los indicadores sale bien parado, pero los colectivos más vulnerables siempre aparecen en las peores cifras. En fracaso escolar los porcentajes en Euskadi son menores que en el resto de España, pero en esos porcentajes siempre están los niños y niñas de familias monoparentales, inmigrantes y niños de familias desfavorecidas. El sistema educativo ha tendido históricamente a amortigüar la desigualdad procedente de la sociedad, ha sido clave para romper con el ciclo de la pobreza entre padres e hijos, pero en estos momentos el sistema educativo no lo está haciendo. Cada vez les cuesta más a los colectivos más desfavorecidos tener la oportunidad de ascender y desarrollarse.

Es decir, que la educación además de accesible debe ser equitativa

La educación está garantizada para todos, pero el sistema educativo debe ir más allá y tratar a cada alumno en función de sus necesidades sociales, económicas o físicas para que todos tengan las mismas oportunidades de desarrollarse.

¿La mejor manera de reducir la desigualdad procedente de la sociedad es aportar por la educación infantil?

Los niños que tienen la oportunidad de acceder a la primera etapa de la educación infantil [de 0 a dos años] tienen luego una serie de herramientas para su posterior desarrollo. La red de haurreskolak [guarderías] de Euskadi es buena, grande y con una gran tasa de matriculación. Pero los que se quedan fuera son los tres grupos que hemos comentado antes. ¿Por qué? Pues porque el coste de la matrícula es elevado, no se contempla la exención de pago para ningún nivel de renta, no existe la posibilidad de conciliación para muchas de estas familias....Si esta etapa es muy importante para que los niños tengan un desarrollo futuro y no tienen acceso a la misma la desigualdad se hace patente desde el primer momento. Solo el 42% de los hijos de familias sin estudios están escolarizados en este tramo. Los criterios de admisión en centros públicos no benefician a estas familias.

¿Cuál es su recomendación?

El decreto protege a determinados colectivos, pero en el acceso práctico no es así. Por ejemplo, si se dan más puntos a los padres que trabajan estás penalizando a familias que no trabajan y que están buscando empleo. Es preciso revisar las cuotas de entrada y conceder más becas. Siempre es el mismo colectivo el que se queda fuera, con lo que estamos cronificando las situaciones de pobreza y desigualdad.

Una niña busca libros en la biblioteca de su colegio.

Una niña busca libros en la biblioteca de su colegio.

La concentración en determinados centros públicos de alumnado procedente de familias con pocos recursos económicos u origen migrante afecta negativamente a su rendimiento educativo.

La segregación es una realidad reconocida en Euskadi por todos los agentes educativos y son conscientes de que deben afrontarla. Nos preocupa es que el número de centros escolares con más de un 20% de alumnos extranjeros ha aumentado. Otros centros no tienen ni un alumnos inmigrante. Hay que pensar lo que se está haciendo mal para que esto ocurra. El fenómeno ha ido a más. En 2010 había 54 centros con un porcentaje de alumnado extranjero superior al 20% y ahora son 62. El perfil es colegio público y modelo A.

Al final, la escuela es el último recurso para estos colectivos de cara a mejorar su futuro y no está respondiendo

Así es. La escuela tiene un rol fundamental en el desarrollo de los niños y en reducir la desigualdad social, pero cada vez está costando más que determinados colectivos no se descuelguen. La escuela ya no funciona como motor de la cohesión social porque unos colectivos se están quedando atrás.

¿La inversión pública en Educación se ha reducido en los últimos años?

Desde 2008 a hoy se ha reducido la inversión en la educación pública y paralelamente el gasto de las familias en educación ha aumentado. Si la inversión pública disminuye y el gasto por familia aumenta tenemos un problema. Y ese problema lo sufren más los colectivos más desfavorecidos. El recorte público se ha concentrado en las partidas destinadas a financiar, entre otras, actividades extraescolares o educación compensatoria, que benefician fundamentalmente a niños y niñas en peor situación socioeconómica y, por lo tanto, más vulnerables. 

¿La educación es una preocupación prioritaria para los políticos?

He tenido que hablar con todos los partidos durante la reciente campaña electoral en Euskadi y personalmente creo que cada vez están más preocupados con la problemática. Hemos visibilizado el problema, ahora lo que tiene que hacer la administración es tomar medidas. Si la escuela no ayuda a resolver las desigualdades sociales.....El debate es qué debe hacer la ad inistración para facilitar un acceso igualitario a la educación a los que menos tienen.

La escuela requiere de más medios para reducir las desigualdades sociales.

La escuela requiere de más medios para reducir las desigualdades sociales.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha