eldiario.es

9

Trabajar por una reforma federal de la Constitución

La reforma del sistema de autogobiernos territoriales no es la única que nuestra Constitución necesita

Jone Berriozabal, en el centro, durante la reunión de la ponencia de autogobierno

Reunión de la ponencia de autogobierno EUSKO LEGEBILTZARRA

En estos momentos, más de 200 personas con alguna significación en la sociedad vasca, sin relevancia política partidaria, hemos suscrito un Manifiesto federalista en el que abogamos por una reforma de la Constitución. Consideramos una prioridad la reforma del sistema de autonomías territoriales y que esa reforma debe aclarar y profundizar su carácter federal.

Se trata de una reflexión que hunde sus raíces en el País Vasco, pero que, como es consustancial a toda propuesta federal, busca establecer una profunda relación con iniciativas similares de otros territorios. Porque es una tarea que solo podremos realizar con éxito entre todos, aunque nuestra forma de imaginarnos el futuro no sea siempre absolutamente coincidente.

Es una opción discutible. Y sabemos que es terriblemente difícil que un proceso similar realmente ocurra y concluya con éxito. No hay más que echar una ojeada al panorama político y al mediático. Pero quienes apoyamos esta iniciativa no somos incautos ni inocentes; somos plenamente conscientes de sus límites y, sobre todo, de sus dificultades. Por eso ponemos todas nuestras energías en ella.

La reforma del sistema de autogobiernos territoriales no es la única que nuestra Constitución necesita. Hace ya mucho tiempo que se viene advirtiendo que al sistema constitucional se le están acumulando demasiados problemas; que va a ser necesario un ‘tiempo de reformas’; y que cuanto más se tarde en abrirlo, más difícil resulta afrontarlo con posibilidades de éxito. Pero en ello nos jugamos la supervivencia del sistema democrático de convivencia. Y, como tantas –demasiadas- veces nos ha ocurrido en nuestra historia, hay un gran riesgo de fracaso.

Hace ya mucho tiempo que se viene advirtiendo que al sistema constitucional se le están acumulando demasiados problemas; que va a ser necesario un ‘tiempo de reformas’

Las personas que hemos suscrito este documento coincidimos en poner por delante la indispensable necesidad de la reforma, en lugar de limitarnos a explicitar las dificultades que plantea, para concluir en su imposibilidad. Tenemos que lograr que lo que es indispensable para la pervivencia del sistema democrático sea realmente posible. Porque no tenemos alternativa; aunque haya quien no quiera darse cuenta o más terrible aún, hayan desistido de dar la batalla.

Creemos que en la reforma territorial nos jugamos, muy especialmente, la propia supervivencia de nuestro espacio de convivencia. Y no queremos que el País Vasco se sume, como un elemento más, a agudizar la crisis del sistema constitucional español; porque, tengamos el sentimiento nacional que tengamos, este es nuestro espacio político y cívico de convivencia y libertades. Guste a unos o disguste a otros.

Vivimos en un entorno político extraordinariamente complejo. En nuestro ámbito geo-político, la estabilidad del sistema de convivencia y libertades –y también de bienestar y de igualdad- pivota sobre tres elementos: el autogobierno territorial, el sistema democrático español y la integración europea.

Sin un amplio y profundo autogobierno territorial nunca habrá en España un sólido sistema democrático, de libertades, como muestra nuestra historia, porque carecerá de la adhesión popular suficiente necesaria que le garantice una legitimidad política indispensable para desarrollarse. Pero nunca habrá un sólido y amplio sistema de autogobiernos territoriales si no somos capaces de desarrollar un saludable y robusto sistema democrático en España. Y, en estos momentos de la historia de Europa, ni uno ni otro serán viables sin una mayor –y mejor- integración europea, sin una Europa crecientemente federal que garantice la justicia social y el bienestar. Una profundización y mejora de la integración europea que –hoy por hoy- tiene como requisito indispensable, como fundamento ineludible, la existencia de Estados políticamente estables y sólidamente democráticos.

Con el Manifiesto que hemos hecho público queremos hacer una llamada a la sociedad vasca, pero también al conjunto de la sociedad española, para que sea consciente del importante reto que tenemos ante nosotros como sociedad, de la necesidad absolutamente indispensable de afrontarlo y del camino por el que, a nuestro juicio, debe avanzar en esa tarea para poder tener posibilidades de éxito.

*Alberto López Basagurenes catedrático de Derecho Constitucional por la Universidad del País Vasco y el experto elegido por el PSE para trabajar en un texto articulado sobre la actualización del autogobierno de Euskadi

 

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha