La portada de mañana
Acceder
La derecha tiene un 87% de posibilidades de lograr la mayoría absoluta el 4M
Arranca la vacunación contra la COVID de enfermos crónicos
Opinión - El 'atado y bien atado' era esto, por Rosa María Artal

Veremos antes un ministro de Vox que de Unidas Podemos

Comienza la reunión de Sánchez con Iglesias para pedir apoyo a la investidura

¿Se imaginan a Santiago Abascal como ministro en un futuro gobierno de las derechas? No, yo tampoco, y mi imaginación es tan pobre o tan sensata que ni siquiera se me ocurre qué cartera podría ocupar un tipo así. Pues siendo inimaginable, háganse a la idea de que veremos antes al líder de Vox con cartera ministerial, que a Pablo Iglesias o cualquier dirigente de Unidas Podemos.

En mi pronóstico no sé qué pesa más: si la naturalidad con que el neofascismo se ha metido en instituciones y gobiernos por toda España; o el rechazo que sigue generando Unidas Podemos después de cinco años en política. La coincidencia de ambas circunstancias, la fácil acogida al neofascismo y el rechazo a la izquierda, dice mucho de nuestra democracia.

En cuanto a lo primero, me sigue pasmando la alegría con que PP (sin complejos ni disimulo) y Ciudadanos (acomplejados y negando la evidencia) han reconocido como un actor político más a un partido de extrema derecha, xenófobo, machista, homófobo, neofranquista y que es una amenaza para nuestras libertades y derechos. Ningún resquemor en negociar y firmar acuerdos de gobierno que incluyen repartos de cargos (ni caso al teatrillo de estos días). Me pasma a mí, y pasma a toda Europa, incluidos sus homólogos conservadores y liberales.

Lo hacen en ayuntamientos y comunidades, así que, llegado el caso, ¿alguien duda de que el PP estaría dispuesto a sentar a Abascal o a Ortega Smith en el Consejo de Ministros? En realidad la pregunta tiene truco, porque ya está respondida: Pablo Casado ya lo ofreció en vísperas de las elecciones generales, a la desesperada.

Impresiona también el relajo con que los grandes medios y el poder económico observan esa normalización de la ultraderecha. Compárese con la hostilidad y el alarmismo histérico contra Podemos en sus primeros tiempos, ¿se acuerdan? ¿Imaginan que a Vox le aplicasen la misma lupa que al primer Podemos, a sus dirigentes, sus vínculos, sus finanzas y sus tuits viejos? De Vox no quedarían ni las raspas, y sin embargo ahí están, con sitio propio en cualquier tertulia televisiva.

Qué diferente la actitud hacia Unidas Podemos. Después de cinco años de actividad institucional, habiendo participado en los principales ayuntamientos, presente ya en gobiernos autonómicos, y tras rebajar su ambición transformadora hasta equipararse a la socialdemocracia clásica; pues todavía hoy la sola posibilidad de que entren en el gobierno del Estado y tengan poder directo sobre políticas públicas, organismos, presupuestos e información sensible, pone de los nervios a muchos, renueva los cantos de sirena de grandes coaliciones, y hasta podría llevarnos a una repetición electoral.

Pues mira, si yo fuese el PSOE, no dudaría en hacer a Iglesias ministro. Más aún: vicepresidente. Quizás fuese la vía más rápida para acabar políticamente con él, porque un sillón ministerial puede ser un trampolín pero también una silla eléctrica que achicharre al titular. Sobran los ejemplos. Y en el caso de Iglesias, viene ya linchado de casa, y con la trituradora político-mediática siempre pegada a sus talones. Desde que entrase por la puerta del ministerio se desataría la cacería política y mediática contra él. Oye, a lo mejor es la forma más fácil de quitártelo de encima, ¿no? Pues ni por esas quiere el PSOE un gobierno de coalición.

Etiquetas
Publicado el
25 de junio de 2019 - 21:47 h

Descubre nuestras apps

stats