eldiario.es

9

El sexo de Podemos

Si en España sólo hubiera mujeres, Pablo Iglesias lo tendría más difícil para mudarse a la Moncloa. Y es que, según las encuestas, el electorado de Podemos es mayoritariamente masculino. El último barómetro del CIS muestra que Podemos se situaría como primera fuerza en voto + simpatía entre los hombres (con un 22%), pero quedaría relegado a dos puntos por detrás del PSOE entre las mujeres (17%).

Las encuestas indican que el sesgo masculino de Podemos puede explicarse en gran parte por el comportamiento de los exvotantes socialistas. La tasa de fidelidad en el PSOE es muy similar entre hombres y mujeres (apenas un 50% de los que votaron al este partido en 2011 lo volverían a hacer). Las diferencias de genero aparecen en la dirección de las fugas de voto socialista. Si bien los hombres se dirigirían principalmente hacia Podemos, un volumen muy relevante de las mujeres no tendrían aún decidido su voto. Así, el PSOE parece que tendría más facilidades para recuperar a su electorado femenino que actualmente está indeciso que a su exvotante masculino que ya ha decidido abandonarles y sumarse a las filas de Podemos.

Quizás el menor atractivo de Podemos entre las mujeres pueda sorprender a primera vista pero, en realidad, no hay nada excepcional detrás de este fenómeno: el sesgo masculino del electorado de Podemos es algo previsible, que no se desvía de la pauta habitual en nuestro país e incluso en otras democracias de nuestro entorno.

Estas tres décadas de elecciones en España nos han mostrado que las mujeres suelen ser más reacias a votar a los partidos pequeños, nuevos e ideológicamente más extremos. En efecto, en nuestro país las mujeres han tenido sistemáticamente unos mayores niveles de apoyo a los dos grandes partidos. El gráfico de abajo muestra la evolución del voto a PP+PSOE desde 1982 hasta la actualidad según las encuestas preelectorales del CIS. El apoyo al bipartidismo entre las mujeres ha evolucionado de forma similar al de los hombres, con un importante descenso en los últimos años. Sin embargo, el voto a PP y PSOE ha sido, de media, entre 4-5 puntos porcentuales superior entre las mujeres. En las últimas elecciones de ámbito nacional (las europeas de 2014) esta diferencia de género fue incluso algo mayor a la media (6,7 puntos porcentuales).

 

sexo1.jpg

En España tenemos un precedente de muerte súbita de nuestro sistema de partidos: el descalabro de UCD tras su fracaso en las elecciones de 1982. Entonces, las fugas de votos de UCD siguieron un patrón similar a lo que ocurre en la actualidad, pues las mujeres fueron más reacias que los hombres a declarar en las encuestas su intención de votar al joven carismático de izquierdas que estaba de moda ese momento.

A pesar de que simpaticen menos con Podemos, las mujeres no son hoy más conservadoras que los hombres. Quizás eso era así en el pasado, pero actualmente no existen diferencias ideológicas relevantes (vean gráfico 2). En realidad si Podemos goza de menor atractivo electoral entre las mujeres se debe a la posición que la mujer ocupa en el mercado laboral. Podemos es particularmente fuerte entre la población activa (aquellos que trabajan o están buscando trabajo) un colectivo mayoritariamente masculino.

En definitiva, quizás las mujeres sean menos de Podemos, pero esto no ocurre por el mero hecho de ser mujeres sino por la posición social que estas ocupan en nuestra sociedad.

sexo2.jpg

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha