La portada de mañana
Acceder
Estado de alarma a la carta para evitar un cierre como el de marzo
¿Qué pasa con Navidad? Preguntas y respuestas sobre el nuevo estado de alarma
Dolores Delgado: "La reforma del CGPJ tiene que hacerse con un gran consenso"

Pedro Sánchez prorrogará el estado de alarma hasta el 26 de abril pero irá abriendo la actividad económica

Pedro Sánchez, durante la comparecencia en la que ha anunciado una nueva prórroga del estado de alarma.

Pedro Sánchez ha decidido prorrogar el estado de alarma hasta el próximo 26 de abril y asume que la situación de excepcionalidad se prolongará "un tiempo más" tras esa fecha, pero con el levantamiento paulatino de las restricciones que han existido en esta primera fase de lucha contra el coronavirus y que el Gobierno ya da por superada. Lo primero que desaparecerá será la "hibernación" de la economía que se decretó el pasado domingo con la paralización total de las actividades no esenciales y que no se prorrogará más allá del 9 de abril y los posteriores festivos de la Semana Santa. 

Casado desvela el anuncio de la prórroga del estado de alarma antes que Sánchez tras haber pedido "lealtad" institucional

Casado revienta el anuncio de la prórroga del estado de alarma tras haber reclamado lealtad institucional

"Los datos de los expertos pronostican que en estos días, una vez superado el pico, estamos en condiciones de doblegar la curva de expansión de la epidemia", ha afirmado Sánchez en una comparecencia este sábado en la que ha anunciado la prórroga del estado de alarma que había trasladado previamente a los partidos de la oposición. "Necesitamos algo más de tiempo y mantener ese esfuerzo progresivo que ha dado resultados -ha dicho al explicar la decisión de prorrogar el estado de alarma otras dos semanas-. Con todas las cautelas creemos que es el tiempo que necesita nuestro sistema de salud para recuperarse".

No obstante, Sánchez ha dejado muy claro que esta no será la última prórroga, sino que tendrá que solicitar nuevas al Congreso -que tiene que autorizarlas-, pero que se irán modificando y rebajando. "Las medidas excepcionales no van a durar otros quince días, van a durar un tiempo más", ha afirmado el presidente, que ha justificado ir prolongando el estado de alarma cada quince días para rendir cuentas periódicamente en el Congreso. 

El Congreso debatirá el mismo decreto de alarma

La pretensión del Gobierno es que la vuelta a la normalidad se produzca de manera paulatina a partir de que la reversión de la curva de contagios remita. Sánchez ha asegurado que hay un grupo de expertos estudiando específicamente qué restricciones se van eliminando. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, deslizó el pasado sábado que algunas de ellas podrían ser los paseos de los niños o el ejercicio físico en el exterior

Por el momento, la primera decisión del Gobierno es que este 9 de abril finalice la paralización total de los sectores no esenciales que adoptó el pasado domingo con el objetivo de rebajar al máximo los niveles de movilidad y, con ellos, paralizar la curva de contagios. En el Gobierno sostienen que, a pesar de que el número de fallecidos sigue siendo cada día muy elevado, las cifras demostrarán la estabilización de la pandemia a partir de la próxima semana.

"Lo que vamos a prorrogar es es el estado de alarma de hace quince días, no la medida extraordinaria que aprobamos aprovechando la Semana Santa. Iremos modulando el estado de alarma", ha explicado Sánchez. Eso supone que los trabajadores que dejaron de ir a sus puestos de empleo el pasado 30 de marzo a través del permiso retribuido recuperable podrán incorporarse a partir del 9 de abril -y presumiblemente tras los festivos, es decir, el 13 de abril-. Las horas que no se han realizado en estos ocho días laborables se tendrán que recuperar a partir de un acuerdo entre la empresa y la representación sindical desde que se levante el estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020, según estableció el real decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros. 

"Regreso progresivo a la normalidad" 

A pesar de que Sánchez ha asegurado que se está "empezando a ver la luz al final del túnel", ha admitido que va a haber "sucesivos estados de alarma" cuyo nivel de restricción irá dependiendo de cómo vaya evolucionando la expansión de la enfermedad: "Tenemos que recorrer un pasillo. Será más largo en función de las medidas que adoptemos y el grado de cumplimiento". 

Sánchez ha insistido en la necesidad de que los españoles mantengan la "resistencia" y el "sacrificio" durante el confinamiento y ha explicado que la excepcionalidad se mantendrá todavía así como que será necesaria "una transición para volver a la cotidianeidad". "No podemos permitirnos relajar la atención, tenemos que seguir adelante con la misma tenacidad", ha afirmado el presidente, que ha asegurado que una precipitación en el levantamiento de las restricciones podría tener "un resultado peor" dado que el sistema sanitario ya está debilitado.  "Una vez alcanzado el objetivo de esta primera etapa, una vez descienda la primera curva, se abrirá un nuevo escenario de regreso progresivo hacia una normalidad", ha sentenciado Sánchez, que ha incluido en ese trabajo posterior la "reconstrucción de la economía".

El Consejo de Ministros aprobará la solicitud de prórroga del estado de alarma en la reunión del próximo martes y el Congreso la debatirá en un Pleno el jueves 9 de abril. Sánchez ha optado esta vez por comunicar la decisión en primer lugar a los grupos de la oposición tras las críticas generalizadas por la falta de interlocución así como por la unilateralidad del Ejecutivo. 

El PP apoya a Sánchez y Abascal no le coge el teléfono

El primero al que ha telefoneado ha sido a Pablo Casado, que ha anunciado a través de Twitter la decisión de Sánchez de prorrogar el estado de alarma tras haberse quejado de que el presidente anunciara medidas como la paralización de la actividad económica no esencial en una comparecencia. 

El PP aseguró entonces que no apoyará al Gobierno en los últimos decretos ley que ha aprobado. No obstante, Casado ha trasladado al presidente "el apoyo del Partido Popular para las medidas de contención contra el coronavirus". También Inés Arrimadas ha defendido el respaldo de Ciudadanos. 

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha declinado coger el teléfono a Sánchez, a quien reclama la dimisión para formar un "Gobierno de emergencia nacional" del PSOE, el PP y su formación política. 

Sánchez ha vuelto a apelar a la necesaria "unidad" de los distintos agentes políticos -desde los gobiernos autonómicos y locales hasta los partidos de la oposición- en la lucha contra la pandemia. Así, preguntado por si aspira a reeditar unos Pactos de la Moncloa con el resto de formaciones, ha asegurado que sí es su voluntad: "Esa unidad a la que estoy apelando se tiene que trasladar a la opinión pública en una certeza: todos los partidos vamos a trabajar en unos nuevos Pactos de la Moncloa para relanzar nuestra economía y el tejido productivo".

Etiquetas
Publicado el
4 de abril de 2020 - 14:05 h

Descubre nuestras apps

stats