Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Trump convierte un intento de asesinato en el mejor escenario, por Sáenz de Ugarte
El Gobierno se contradice a cuenta de la indemnización por despido
OPINIÓN | 'Fight', por Antón Losada

El PP recluta militantes de toda España para completar las listas del partido en Euskadi el 28M

Alberto Núñez Feijóo, junto al presidente y a la secretaria general del PP vasco, Carlos Iturgaiz y Laura Garrido

Aitor Riveiro

70

El PP busca en toda España militantes que se presten voluntarios a completar sus listas en distintas localidades del País Vasco, condición para que la marca pueda presentarse en todo el territorio en las elecciones municipales del 28 de mayo. Se trata de una práctica habitual durante años, cuando ETA estaba activa y asesinaba, pero que sigue viva 12 años después del final definitivo del terrorismo. De hecho, en la carta en la que el PP de Madrid traslada la “ayuda” que se ha reclamado desde Euskadi al resto de territorios, se menciona expresamente el terrorismo como único motivo de la dificultad de encontrar suficientes candidatos.

La misiva, a la que ha tenido acceso elDiario.es, está firmada por el secretario de Organización, Alfonso Serrano. “En el País Vasco el miedo por el terrorismo sufrido ha dificultado la acción política de nuestro partido”, apunta el texto. “Por eso nos piden ayuda para completar sus listas electorales de cara a las próximas Elecciones Municipales”, añade.

La misiva reconoce que ETA ya no existe. Pero no evita usarlo como medio de buscar candidatos: “Es cierto que ya no hay terrorismo, pero no es menos cierto que la falta de libertad y el amedrentamiento siguen estando presentes por los herederos de quienes hasta hace poco mataban a nuestros compañeros”.

El PP tiene serios problemas de implantación en Euskadi, y la carta remitida estos días a los militantes de diversos lugares de España para lograr voluntarios así lo atestigua. El partido está liderado por Carlos Iturgaiz, que recibió en su momento el respaldo de la dirección nacional de Pablo Casado pese a cosechar los peores resultados históricos.

Corría 2020 y el aparato de Teodoro García Egea empujó a la dimisión a quien lideraba la organización, el exministro Alfonso Alonso. Fue una operación que laminó a un PP que era acusado desde fuera por Cayetana Álvarez de Toledo por su supuesta tibieza con el nacionalismo vasco. Junto a Alonso había otros nombres: Iñaki Oyarzabal o Borja Sémper, quien dejó una frase para la hemeroteca: “Mientras algunas caminaban cómodamente sobre mullidas moquetas otros nos jugábamos la vida”.

Sémper abandonó la política, aunque ahora ha regresado. Eso sí, a nivel estatal y como portavoz de la dirección. El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha optado de momento por cohabitar con Iturgaiz, al que ha mantenido como presidente del PP en el País Vasco al menos hasta las elecciones municipales de este mes de mayo.

En Euskadi no hay elecciones autonómicas el 28M, pero sí se reparte todo el poder municipal y provincial. Hace cuatro años, el PP apenas logró 55 concejales en todo el territorio. Poco más de 66.000 votos. En 2015, los concejales sumaron 79. En 2011 eran 163. Una inexorable pérdida de representación que tiene su traslado a nivel autonómico y estatal. En el Parlamento de Vitoria el PP es el penúltimo partido, con cinco diputados, después de que Casado acordara con Inés Arrimadas listas conjuntas con Ciudadanos. En 2016 fueron nueve. Y en 2012, 10. En el Congreso, el PP tiene una representante elegida por las circunscripciones vascas, Bea Fanjul.

La situación es tan límite que el PP de Bizkaia puso en marcha a finales de 2022 una campaña para captar militantes que tenía como premio que cada voluntario que lograra uno tuviera un puesto en las listas.

Etiquetas
stats