Rivera dice ahora de Rajoy: "La palabra veto nunca ha salido de mi boca"

Rivera, en la sede de C's, con su equipo durante la noche electoral del 26J

"La palabra veto nunca ha salido de mi boca. Pero no vamos a apoyar un gobierno de Mariano Rajoy, porque no hace falta. Con la abstención o el apoyo del PSOE puede gobernar. No necesita a Ciudadanos". Albert Rivera ha intentado despejar así las dudas que se han abierto de nuevo tras las elecciones generales celebradas este domingo sobre su hipotético apoyo al líder del PP tras haber ganado las elecciones generales. No obstante, ha dicho que instará a Rajoy y a Sánchez a sentarse a negociar para buscar salidas a la situación política pero sin el concurso ni de los "nacionalistas ni de los independentistas".

Albert Rivera asume el retroceso de su partido pero echa la culpa a la ley electoral

Albert Rivera asume el retroceso de su partido pero echa la culpa a la ley electoral

Rivera ha reiterado que nunca ha mantenido vetos a nadie. Lo ha dicho primero en Telecinco y después en la sede de su partido en donde ha insistido en que lo que ha pedido siempre es que "haya cambio y regeneración". Sin embargo, olvida que en mitad de la campaña, y después de varios días evitando concretar el asunto, afirmó en el Foro de El Mundo que no contemplaba ni el apoyo ni una abstención a una futura investidura del líder del PP.

El líder de Ciudadanos ha comparecido en rueda de prensa después de reunirse con su Ejecutiva con la que ha analizado los resultados de las elecciones en las que su partido ha perdido ocho escaño y cerca de un punto de apoyo electoral. Unos resultados que, a su juicio, son "aceptables pero no suficientes" y que ya ha mandado analizar provincia por provincia al Comité Electoral para ver qué ha pasado y por qué no han sabido movilizar a su electorado.

Dicho esto, Rivera se ha concentrado en contestar las variadas preguntas sobre el apoyo o no a Rajoy. "Ciudadanos no va a estar ni va a apoyar un gobierno que tenga que estar pendiente de la corrupción. No somos necesarios. No depende de nosotros, con la abstención del PSOE ya se pone en marcha el Gobierno. Queremos cambios y reformas, si no las hay estaremos en la oposición", ha repetido como un mantra Rivera.

Pero el líder naranja ha caído en varias contradicciones. Una de ellas es que minutos antes había reconocido que para poner en marcha esas reformas son necesarios "un mínimo de tres partidos". "Sin contar con uno de esto dos partidos -el suyo y el PSOE- el PP no puede tirar adelante". Por ello, ha añadido que espera que tanto populares y socialistas "abandonen la guerra fría y las trincheras ideológicas" y que en esa reunión a tres bandas de los partidos constitucionalistas "no se hable de sillones". "Nosotros solo estaremos si se habla de reformas y de cambios", ha añadido.

Es más, ha señalado que si Ciudadanos participa de ese acuerdo será la única forma de que el PP y PSOE hagan los cambios "que no han querido hacer en estos 35 años", como una reforma de la ley electoral a la que achaca los malos resultados de su formación.

Rivera se ha decantado porque las negociaciones las vuelvan a protagonizar los equipos negociadores y no los líderes. Pero no se ha opuesto después a aceptar reunirse con Rajoy y Sánchez "para decidir estos equipos".

Etiquetas
Publicado el
27 de junio de 2016 - 14:55 h

Descubre nuestras apps

stats