Casado en la crisis del coronavirus: ataques al Gobierno, promesas de "lealtad" y más ataques al Gobierno

El presidente del PP, Pablo Casado.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, afronta la crisis del coronavirus COVID-19 entre el intento de ejercer de principal líder de la oposición al Gobierno progresista en medio de la batalla por el electorado conservador que mantiene con Ciudadanos y, principalmente, con Vox, y, al mismo tiempo, el empeño por presentarse como un hombre de Estado con lealtad institucional.

El día que Sánchez contó con el apoyo de la derecha para ganar la guerra al coronavirus

El día que Sánchez contó con el apoyo de la derecha para ganar la guerra al coronavirus

Cuando la semana pasada se agravó la epidemia y el Ejecutivo empezó a tomar las primeras decisiones para frenarla, Casado acusó al equipo de Pedro Sánchez de "graves negligencias" y "descoordinación". El miércoles, en cambio, el líder del PP manifestó todo su apoyo al Gobierno durante la comparecencia de Sánchez en el Congreso, lo que se interpretó en una suerte de tregua de la estrategia de ataque adoptada días antes. Pero este jueves, otra vez, el vicesecretario de Comunicación del partido, Pablo Montesinos, lanzó nuevas acusaciones contra el Ejecutivo.

El dirigente popular, que forma parte del núcleo de confianza de Casado, hacía suya la denuncia verbalizada horas antes por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que acusó al Gobierno de "bloquear" la llegada de material sanitario a la región, una de las más castigadas por el coronavirus.

Montesinos insistió en esa idea a pesar de que unos minutos antes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, había dicho en rueda de prensa que el Ejecutivo había distribuido en los últimos días un millón y medio de mascarillas a centros sanitarios, con "coherencia y equidad" entre comunidades.

Acusaciones contra el vicepresidente Iglesias

El vicesecretario popular exigía al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que utilice "ya" el mando único para garantizar el abastecimiento de material sanitario a las comunidades autónomas, ya que, según apuntaba, "nadie entiende que no llegue". Y recalcaba que "no puede haber ni un solo profesional sanitario" que no cuente con los equipos y el material necesario que requieren, dado que se están "jugando la vida" en esta crisis sanitaria "día y noche". "Deben contar con todo aquello que necesitan para hacer bien su trabajo".

Montesinos, además, cargaba contra la "irresponsabilidad" del Ejecutivo porque, a su juicio, Unidas Podemos –partido que forma la coalición de Gobierno con el PSOE– "alentó" las caceroladas contra el rey del miércoles, en lugar de estar centrado en "lo importante", la crisis sanitaria. 

Estas críticas llegaban menos de 24 horas después de que el PP prometiera al Ejecutivo no utilizar la crisis del coronavirus para hacer oposición, al menos mientras dure la epidemia. "Señor Sánchez, le digo que no está solo en la batalla contra esta pandemia. Para combatirla puede contar con el apoyo del jefe de la oposición y del grupo popular", había dicho Casado el miércoles en el Congreso, durante el Pleno extraordinario en el que el jefe del Ejecutivo compareció para dar cuenta de la gestión de la crisis sanitaria.

Aunque el líder del PP sí recalcó que "tiempo habrá de dirimir responsabilidades", Casado quiso aparcar el debate político. "Usted es el presidente del Gobierno de una Nación atacada por un enemigo invisible e implacable, pero a diferencia de otras graves crisis del pasado, esta batalla la afrontamos juntos. El pueblo español será una gran familia unida. Y le respaldaremos en las medidas para proteger la salud pública y para atenuar las repercusiones económicas y sociales, incluso aquellas medidas que podamos considerar mejorables o que llegan tarde", dijo en el Pleno.

"Remar en la misma dirección"

"Ahora debemos arrimar todos el hombro y remar en la misma dirección", añadía Casado, que prometía "lealtad" al Ejecutivo, aunque lanzando también algunas acusaciones sobre la supuesta "descoordinación" del Gabinete: "Va a encontrar más lealtad en nosotros que en sus propios socios de gobierno y de investidura. Y si en cualquier momento ellos tratan de condicionar la puesta en marcha de una medida urgente y necesaria para España, aquí tiene nuestros votos para aprobarla". 

Todos estos mensajes contrastaban con la actitud mostrada por Casado en el inicio de la crisis. El líder del PP optó la semana pasada por convocar a los medios sistemáticamente siempre que se producía alguna comparecencia de Sánchez. Tras el Consejo de Ministros extraordinario del jueves 12, en el que el Gobierno adoptó las primeras medidas para hacer frente a la epidemia, Casado improvisó una rueda de prensa a última hora de la tarde en la que tildó la intervención de Sánchez del mediodía de "muy decepcionante" y le acusó de "parapetarse en la ciencia en vez de tener liderazgo político".

"Nos deja más preocupados", aseguró entonces el líder de los populares. "Consideramos que las medidas son claramente insuficientes para contener la expansión de este virus", añadió, para concluir que las anunciadas por Sánchez "no son las medidas para reactivar una economía en caída libre". "El Gobierno está reaccionando muy tarde y se está parapetando en la ciencia en vez de tener un liderazgo político", llegaba a decir el líder del PP.

Ese mismo día, Casado tildó de "grave negligencia" que el Ejecutivo "alentara a los españoles a concentraciones multitudinarias" el 8M, pese a que en las protestas también participaron miembros del PP, que en ningún momento pidió la suspensión de las marchas. El líder de los populares utilizó esos mismos argumentos el viernes, una vez conocida la decisión del Gobierno de declarar el estado de alarma en su reunión del sábado.

"No se puede exigir unidad cuando se está dividido"

Entonces fue un paso más y aseguró que el Ejecutivo "ha ido a remolque de los acontecimientos". "Entiendo y comparto la indignación con la que la sociedad española ha vivido lo ocurrido en el día de hoy. El Consejo de Ministros ha declarado el estado de alarma día y medio después de que lo anunciase el presidente tras un día de rumores, filtraciones, dudas y aplazamientos que demuestran que una vez más el Gobierno no está a la altura", añadió el líder del PP el sábado, tras conocer las medidas del Gobierno.

En la misma línea, Casado consideró que "el Gobierno ha mostrado una profunda división interna en un momento en que lo que se demandaba era unidad y responsabilidad". "No se puede exigir unidad a la oposición cuando el Gobierno está dividido. No se puede pedir disciplina social a los ciudadanos mientras el vicepresidente se salta la cuarentena ante toda España", añadió, en alusión a Pablo Iglesias.

El líder del PP ha llegado a acusar a Sánchez de haber provocado nuevos contagios por coronavirus. "El retraso con el que Sánchez ha gestionado esta crisis ha tenido unas consecuencias evidentes en la propagación de esta pandemia por todo el territorio nacional. Su actuación el pasado 8 de marzo fue de una negligencia dolosa", consideró el sábado.

Mientras tanto, la mayoría de los presidentes de comunidades autónomas del PP han destacado la "buena sintonía" y la coordinación con el Gobierno central prácticamente desde que se empezaron a adoptar las medidas más drásticas contra la epidemia. 

Etiquetas
Publicado el
19 de marzo de 2020 - 21:52 h

Descubre nuestras apps

stats