Los teólogos progresistas acusan a los obispos españoles de “colocarse al lado del neoliberalismo que mata”

Imagen de una asamblea de la conferencia Episcopal.

“Con la apropiación de decenas de miles de bienes a través de las inmatriculaciones, la jerarquía de la Iglesia católica española contraviene el mandato de Jesús de no acumular tesoros en la tierra, hace oídos sordos a la petición de que devuelva dichos bienes al pueblo y se coloca del lado del neoliberalismo que mata”. Con este duro mensaje concluye el 40 Congreso de la Asociación de Teólogos y Teólogas ‘Juan XXIII’, el principal grupo de teólogos progresistas españoles, que desde 1981 reivindican una Iglesia más apegada a los pobres y el fin del patriarcado en la institución.

En su 40 aniversario, celebrado on line por la pandemia, los teólogos denuncian “la defensa y mantenimiento de los privilegios económicos, fiscales, educativos, culturales e incluso militares” de la Iglesia católica en España, a la que acusa de “apropiarse de una cuantiosa suma de dinero (301,7 millones de euros este año) que debería destinarse a fines sociales” y que, a través de la casilla de la ‘X’, va a parar a las arcas episcopales.

Durante el simposio, bajo el lema ‘El neoliberalismo mata: no se puede servir a Dios y al dinero’, han participado, entre otros, el arzobispo emérito de Tánger, Santiago Agrelo; los teólogos Frei Betto y José Arregi; o las teólogas Ana de Miguel y Nivia Núñez de la Paz. A lo largo del fin de semana, se han analizado “las situaciones de injusticia estructural, pobreza extrema, desigualdades crecientes, violencia de género, discursos y prácticas de odio contra personas inmigrantes, refugiada y desplazadas. LGTBI y deterioro del planeta”, así como “las guerras, la pandemia y la devastación ambiental”, que han aumentado en 250 millones la inseguridad alimentaria.

“El coronavirus, que ha provocado el contagio de doscientos millones de personas y la muerte de más de cuatro millones, ha afectado con más virulencia a los sectores más vulnerables de la sociedad. A su vez, nos ha hecho tomar conciencia de nuestra fragilidad y vulnerabilidad y de la necesidad de practicar la ética del cuidado”, señala el comunicado final, que dirige una mirada “conmovida e indignada” ante el sufrimiento del pueblo afgano, la pobreza extrema en Haití o “la desatención de los niños marroquíes en Ceuta y su utilización política, por las personas inmigrantes pobres ahogadas y por la violencia contra el pueblo palestino y otros pueblos oprimidos”.

Iglesia, neoliberalismo y patriarcado

“Hemos tomado conciencia de que las fronteras matan, la información, cuando es utilizada al servicio del poder y contra los pobres, mata y el silencio también mata”, clama el manifiesto final, que ataca con dureza “el neoliberalismo económico, en alianza con el patriarcado” que “se convierte en neoliberalismo sexual”. “Sexo y mercado están deviniendo más compañeros que nunca”, recalca el comunicado final, que pone de manifiesto “la alianza entre el neoliberalismo económico, el fundamentalismo y el patriarcado religioso, por su utilización mercantil de las mujeres”.

Una discriminación que deviene en violencia de género, “ejercida por las jerarquías religiosas, nuestro caso por la jerarquía católica, que niega a las mujeres el reconocimiento de sujetos morales, eclesiales, teológicos y sus derechos sexuales y reproductivos”.

Así, lamentan los teólogos, la Iglesia católica mantiene “una ética represiva, que impone a las mujeres una moral de esclavas, y la estructura jerárquico-patriarcal, que las excluye de los ámbitos de decisión”.

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
Publicado el
5 de septiembre de 2021 - 12:46 h

Descubre nuestras apps

stats