La portada de mañana
Acceder
PSOE y Podemos buscan in extremis un acuerdo sobre la ley del ‘solo sí es sí’
El brote de gripe aviar en una granja de visones acerca la transmisión entre humanos
OPINIÓN | 'Y a Sánchez se le acabó la paciencia', por Esther Palomera

Así funciona la app española para gestionar la crisis del coronavirus que estará disponible de forma inminente

Un hombre sujeta un teléfono, en una imagen de archivo.

La app española para gestionar la crisis del coronavirus estará disponible de forma inminente, según han confirmado a eldiario.es fuentes involucradas en el proyecto. La web-app, la versión que funcionará sobre navegadores, podría estar lista este mismo martes. Varias empresas privadas, coordinadas por el Ministerio de Sanidad y la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, unirán su tecnología con el objetivo de facilitar a los ciudadanos información directa sobre cómo actuar en caso de tener síntomas y descongestionar los teléfonos de atención, colapsados desde la semana pasada.

La primera versión de la app se centrará en prestar atención a los ciudadanos de Madrid, epicentro de la pandemia en España, teniendo en cuenta los recursos de los servicios sanitarios de la capital. No obstante, su tecnología se pondrá a disposición de todas las comunidades para que estas puedan adaptarla a su contexto y necesidades.

En una primera etapa, la principal función será servir de filtro previo a los teléfonos 900 de información sobre el coronavirus. El objetivo es que la atención personalizada que estos dispensan se centre en los casos potencialmente más graves y no se sature con consultas de ciudadanos que podrían solucionarse redirigiendolos a fuentes de información oficial.

El servicio que prestará la app será muy similar a esos servicios telefónicos, donde un equipo de teleoperadores (no médicos) atiende las consultas de los ciudadanos y les informa sobre los síntomas que puede presentar la enfermedad. Se les detalla si los que desarrollan en el momento de la llamada coinciden con el coronavirus y, si es así, cómo pueden evolucionar en los siguientes días. El objetivo es tranquilizar a la población y dirigirla hacia los centros sanitarios solo cuando padezcan síntomas graves.

La app tendrá un cuestionario basado en el que los teleoperadores realizan a los ciudadanos en los teléfonos de atención. Una vez instalada, el usuario podrá ir introduciendo sus síntomas a través de un árbol de respuestas, seleccionando si tienen fiebre o no, cuánta, si tiene tos, sensación de ahogo, etc. En función de sus respuestas, la app recomendará al usuario si debe contactar con los servicios sanitarios de su comunidad por ser un potencial caso de coronavirus o no.

Lo que no hará la app es vigilar si los ciudadanos que detecte como posibles contagios respetan la cuarentena extrayendo datos de su teléfono como la localización GPS, como se ha especulado. Otros países como Corea del Sur o China, desde hace semanas, o Israel, más recientemente, han configurado esta opción para rastrear los movimientos de los enfermos y sancionarles si no cumplen las restricciones. Este no será el caso de la aplicación española.

“La app no sabe quién está enfermo ni quién no, porque esos datos no existen. Esos datos solo se saben cuando te haces el test o cuando hay un diagnóstico médico que te lo dice”, aseguran fuentes de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial a eldiario.es. “La app te hace un cuestionario de autodiagnóstico, no es un diagnóstico oficial”, recalcan.

“El único resultado que saldrá es consecuencia de la interacción con el cuestionario. Qué hay que hacer si te duele la cabeza, por ejemplo, en vez de colapsar el teléfono, que es el primer problema con el que se encuentran muchos ciudadanos y el que queremos resolver con tecnología. Si el resultado presenta que tienes síntomas potencialmente graves, de ahí te derivarán a que llames a los servicios de atención de cada comunidad”, detallan las mismas fuentes.

Iniciativa desde Madrid asumida por el Estado

El desarrollo de la app se inició en un principio para la Comunidad de Madrid, a petición de su presidenta, Isabel Díaz Ayuso. Un grupo de empresas presentó un proyecto para la app de la capital, cuya coordinación ha sido posteriormente asumido por el Gobierno central.

“Lo que tiene sentido es alinear esfuerzos y no desarrollar 17 apps distintas cuando hay un proyecto que va más avanzado, funciona y cumple con los requisitos técnicos y con garantía de la privacidad”, afirman fuentes oficiales, señalando a la secretaria de Estado de Digitalización e IA, Carme Artigas, como la persona que ha llevado a cabo esa coordinación técnica bajo el liderazgo último del Ministerio de Sanidad.

Los datos que recopile la app también servirán para que los servicios sanitarios aumenten su capacidad de reacción ante la evolución de la pandemia. “En cuanto tengamos esta app va a ser mucho más fácil ir atendiendo a la gente y dar una respuesta más rápida”, avanzó Díaz Ayuso este sábado en Telecinco.

“Necesitamos esa tecnología, que nos va a dar muy buenos datos, un mapa perfecto, en el que podamos apuntar los síntomas que van teniendo los pacientes”, continuó la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Las apps asiáticas, difíciles de emular en Europa

Los gobiernos de varios países asiáticos han lanzado aplicaciones oficiales para servir como parte del dispositivo destinado a controlar la pandemia y “aplanar la curva”. Una de las más estudiadas en Europa ha sido la app china, parte de una estrategia que la Organización Mundial de la Salud ha definido como “el esfuerzo de contención más ambicioso, ágil y agresivo de la historia” para contener “un virus desconocido”.

La aplicación del Gobierno chino emplea un código de colores (verde, amarillo y rojo) para controlar el movimiento de los ciudadanos en función de su posibilidad de haber estado en contacto con el virus. Aunque la app también pide al usuario que se tome la temperatura dos veces al día y registre los resultados, dando la opción al ciudadano de falsear sus síntomas, a su vez se apoya en el sistema de vigilancia masiva que rige el país para controlar a la población. Por ello, varios expertos consultados por eldiario.es adelantaron que una estrategia así “no sería aplicable en España”, donde los datos personales referidos a la salud cuentan con una protección reforzada.

No obstante, es Corea del Sur el que desde muchos ámbitos se apunta como el ejemplo a seguir. El país ha tenido éxito en su esfuerzo para “aplanar la curva”, pasando de 813 contagiados el 29 de febrero a 114 el 12 de marzo. Ha sido gracias al alto número de test realizados a los ciudadanos, unos 200.000, en cuya coordinación ha tenido un papel fundametal la app del Gobierno.

A través de un cuestionario y con datos como la edad del paciente, la app coreana indica al usuario si debe acudir a hacerse la prueba. En caso afirmativo le señala un punto dispuesto por el Gobierno, como un párking, donde le espera un dispositivo de sanitarios que le realizan el test sin que este se baje del coche o tenga contacto con otros enfermos, como pasaría en un hospital. El usuario recibe los resultados en la propia app en 24 horas, junto a consejos sobre cómo realizar la cuarentena en caso de haber dado positivo.

No obstante, la app surcoreana también controla a los contagiados para vigilar si respetan esa cuarentena. “¿Cómo? Bien mediante el sistema de geolocalización o bien rastreando el uso de tarjetas de crédito para pagar o sacar dinero del banco. Cuando un ciudadano no respetaba la cuarentena, se le sancionaba directamente con una multa”, explica Javier Valls, profesor de Derecho Penal en la Universidad de Granada. Es este tipo de medidas las que, debido a las garantías de privacidad de las leyes comunitarias, aún no se han dado en la Unión Europea.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats