eldiario.es

9

Viajes

Perú en 15 días: de Machu Picchu al Amazonas

Un viaje de 15 días por Perú te permitirá pasar por Lima, el Amazonas, las Islas Ballestas, las líneas de Nazca, la ciudad blanca de Arequipa, Cuzco y Machu Picchu. Aunque como siempre, de cuantos más días dispongas, mejor

Perú te puede ofrecer en un mismo viaje la experiencia de adentrarte en la selva, atravesar desierto, contemplar los espectaculares restos arquitectónicos del poderoso imperio Inca y, además, disfrutar de una de las mejores gastronomías del mundo

Cuzco, Perú

Perú está lleno de colores en cada uno de sus rincones. R.R.

Perú es sin duda uno de los destinos más deseados por los amantes de los viajes. Un país capaz de ofrecerte una experiencia completa, tan cultural e histórica como natural e innovadora, además de una gastronómicamente auténtica y deliciosa.

Un viaje de 15 días podrá acercarte a muchos de sus principales atractivos, donde sin duda jamás podría faltar Machu Picchu, aunque como siempre, de cuanto más tiempo dispongas, mejor. Un mes sería perfecto para poder recorrer el país de arriba a abajo, pasando incluso por el lago Titicaca, Trujillo o Chachapoyas y Kuelap, mientras que si solo dispones de una semana tendrías que limitar demasiado tu recorrido. Con 15 días podrás asegurar tu paso por Lima, Iquitos, Arequipa, Paracas, Nazca, Cuzco y Machu Picchu, con todo lo que eso implica. Un viaje que te permitirá disfrutar de un buen número de contrastes y llevarte un buen recuerdo de la esencia que el país peruano es capaz de ofrecer en cada uno de sus rincones.

Por tanto, si quieres destinar tus próximos días de vacaciones a conocer Perú tanto como el tiempo te permita, y no quieres perderte ninguno de sus principales lugares de interés, aquí te proponemos una ruta completita a realizar en un par de semanas.

Lima y la gran ciudad

Empezamos a lo grande, en Lima, ya que probablemente aquí será donde llegue tu avión. Lima es una gran ciudad de más de 8,5 millones de habitantes donde los contrastes entre sus orígenes (fundada en 1535) y la cara más moderna de Perú van de la mano. Indiscutiblemente has de darte un paseo por su Plaza de Armas, el epicentro de la ciudad, donde se encuentran la Catedral, el Palacio de Gobierno, la Iglesia del Sagrario y otros edificios históricos de especial importancia. Igualmente la Plaza de San Martín, dedicada a Don José de San Martín, libertador del Perú, tampoco de la puedes perder. Pero una visita a Lima no estaría completa sin pasar por el barrio de Miraflores, junto al mar, y el distrito de Barranco, más alternativo y lleno de ambiente. Y si quieres vivir una de las mejores experiencias gastronómicas de tu vida aprovecha, Lima está repleta de exquisitos restaurantes, tanto tradicionales como vanguardistas.

El colibrí es uno de los geoglifos en mejor estado de conservación, su pico es inconfundible.

El colibrí es uno de los geoglifos en mejor estado de conservación, su pico es inconfundible. R.R.

Iquitos y el Amazonas

Si quieres ir al Amazonas y no te sobran los días la mejor opción es volar desde Lima a Iquitos. Conocido como la “Capital de la Amazonía Peruana” Iquitos hace de puerta de entrada a quienes quieren adentrarse en la selva primaria. Aquí, además de visitar su Plaza de Armas y Plaza del 28 de Julio, deberías pasar por algunos de sus mercados, como el de Barrio de Belén, para echar un ojo a sus productos tradicionales (cocodrilo, larvas de gusano, etc). Una vez en Iquitos lo suyo es que te adentres en la selva surcando el Amazonas para visitar algunos de sus poblados, hacer alguna que otra excursión, tanto a pie como en canoa, y disfrutar de alguna de sus comunidades nativas y su naturaleza más salvaje en busca de delfines rosados, pirañas, monos, insectos, un sin fin de aves y una de las vegetaciones más apabullantes del mundo. Verás que hay muchos alojamientos que te pueden organizar las visitas.

Paracas e Islas Ballestas

A algo más de tres horas por carretera desde Lima encontramos Paracas, un pequeño pueblo pesquero a orillas del Pacífico cuyo turismo llega en busca de naturaleza costera. Si hemos llegado hasta aquí es para embarcarnos en una de las excursiones que llevan hasta las Islas Ballestas, un tour en el que podremos ver delfines, pelícanos, cormoranes, pingüinos de Humboldt, leones marinos… En definitiva, pequeños islotes atestados de aves marinas que son un espectáculo para la vista. Un poco más allá está la Reserva Nacional de Paracas, pero si lo que te llama es la fauna te recomendamos centrarte en las Islas Ballestas.

Plaza de Armas de Arequipa

Plaza de Armas de Arequipa

Nazca y sus misteriosas líneas

A unas tres horas y media desde Paracas, y tras pasar por el camino por Ica y el Oasis de Huacachina, llegamos a Nazca. Aquí la parada será para montarnos en una avioneta y sobrevolar las espectaculares y misteriosas líneas de Nazca. En pleno desierto, en las Pampas de Jumana, encontramos un gran número de enormes dibujos hechos en la tierra, de enormes dimensiones, cuya fecha, autoría y significado es aún una incógnita. Son atribuidas a la cultura Nazca, por lo que pudieron ser hechas entre el siglo I a.C y el VII d.C., pero no se sabe ni por qué ni para qué. Para contemplarlas lo mejor es contratar un tour aéreo en una de las numerosas aerolíneas locales y así ver en toda su inmensidad figuras como la del mono, la hormiga, el colibrí o el “astronauta”, entre muchas otras.

Arequipa, con su arquitectura y su gastronomía

Arequipa es conocida como la “ciudad blanca” por el tono blanquecino de sus construcciones, basadas en sillares de piedra. Estamos en una ciudad con un centro histórico monumental, con una Plaza de Armas donde pasar las horas, museos y numerosas casas coloniales. Sería imperdonable perderse el Monasterio de Santa Catalina de Siena, una ciudadela construida en el centro de la ciudad en 1579, como un pueblo aislado de todo lo demás y que no por casualidad tiene cierto aire andaluz. Arequipa, además de estar rodeada de volcanes y descansar bajo la atenta mirada del Misti, es una verdadera delicia gastronómica si te gusta el buen comer.

Machu Picchu, Perú

Solo Machu Picchu ya es motivo suficiente para dedicar un viaje a Perú.

Cuzco, con el Valle Sagrado y Machu Picchu

Y llegamos al plato fuerte del viaje: Cuzco, o mejor dicho Cusco. Fue capital del pasado imperio Inca y el legado colonial español lo llenó de palacios e iglesias. Tienes que recorrer con calma su casco histórico y su Plaza de Armas, así como salir a visitar las ruinas incas más cercanas a la ciudad, como Qoricancha, Sacsayhuaman, Qenqo, Puka Pukara y Tambomachay.

También desde aquí puedes (y debes) visitar el Valle Sagrado, con los espectaculares conjuntos arquitectónicos de Pisaq y Ollantaytambo, e incluir, si puedes, Maras y Moray, el primero por su salinera natural, y el segundo al ser todo un centro de investigaciones agrícolas incaico.

Desde Cuzco es desde donde visitarás Machu Picchu, la antigua ciudad sagrada de los Incas, la ciudad en las nubes, y sin duda el lugar más turístico de Perú, por no decir de toda Sudamérica. Machu Picchu no necesita mucha presentación, una obra de ingeniería llevada a cabo sobre el año 1450 y abandonada por los Incas cosa de un siglo después, y que sin duda has de visitar en tu viaje de 15 días por Perú sí o sí. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber para visitar Machu Picchu, y te aseguramos que será algo que no olvidarás jamás.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.