eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Zapatero, Solbes, y los banqueros

- PUBLICIDAD -
González (BBVA) ve las "malas prácticas" como causa de los problemas financieros

González (BBVA)

Estos días de fríos otoñales y vacíos bolsillos, que invitan a la lectura bajo el protector abrigo de las faldas de la camilla, las editoriales nos apabullan con las memorias hagiográficas de nuestros grandes hombres de Estado eludiendo responsabilidades por lo mal que los demás lo estamos pasando. Lo malo no es que ninguno de ellos reconozca su parte de culpa, sino que ninguno de ellos cuenta lo que en realidad pasó.

Pero son muchos los que se acuerdan, como si lo sufrieran hoy, de aquel mantra que nos repetían una y otra vez: "Tenemos los mejores bancos del mundo". Y así, mientras en Europa y Estados Unidos los gobiernos destinaban asombrosas sumas de dinero a rescatar a sus bancos, aquí asistíamos al espectáculo de la adulación, mientras esas mismas entidades tan saneadas le retiraban de golpe a nuestros empresarios las líneas de crédito, y de descuento, que un día antes le habían impulsado a multiplicar por tres.

Tras un viaje a Lucena, la capital del mueble cordobés, a finales de abril de 2008, escribí lo siguiente:

'Los rumores de despidos corren de boca en boca entre los 42.000 habitantes de Lucena. Enclavado en pleno corazón del olivar cordobés, este pueblo andaluz tiene fama por su carácter industrioso y emprendedor, pero estos días la sombra de un futuro incierto acongoja a sus habitantes: "Se oyen burradas, se habla de cientos de despidos" dice Antonio, vecino y encargado del Mercadona local.

No está descaminado. Según los responsables locales de empleo, de las 465 empresas dedicadas a la madera en Lucena, 306, es decir el 66%, están inmersas en procesos de despido o regulaciones de empleo que afectan a unos 600 trabajadores, el 14%, de los 4.200 empleos que sustentan el sector'.

Era cuando el expresidente Rodríguez Zapatero se debatía ante el "dilema" de reconocer si había crisis o no la había. Mientras, esos pequeños y medianos empresarios de Lucena tenían muy claro lo que estaba pasando: 'Lo que de verdad asusta a los responsables empresariales es la actitud de los bancos (…) La queja es generalizada. "Nos están estrangulando, no se puede cerrar el grifo de la noche a la mañana, las empresas necesitan un fondo de maniobra para sobrevivir”, se quejaba uno de ellos que ni se imaginaba entonces lo que habría de venir.

En aquel primer otoño de la crisis que Zapatero y su ministro Solbes decían que no era, la banca española, que se había forrado de hipotecas incobrables sobre inmuebles disparatadamente sobrevalorados, no sólo cerró el grifo de golpe. Para mantener la falacia de su maravillosa solvencia contable se negó a aceptar los efectos sobre su cuenta de resultados de una depreciación del valor de la vivienda, obligando a que el resto del país pagara el pato perdiendo sus empresas y empleos.

Y ahora viene el exvicepresidente Solbes a señalar con el dedo a Zapatero, y éste a Bruselas y a la canciller alemana Merkel. Pero nadie señala a los poderosos de verdad, a los que entonces manejaban, y, a la vista está, hoy siguen manejando, los hilos del sistema.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha