eldiario.es

Menú

¿A quién beneficia la nueva Ley de Caza? Cazadores y ecologistas no se ponen de acuerdo

Ambos colectivos se critican mutuamente a cuenta tanto de esta norma como del proyecto de Ley de Bienestar Animal

El sector cinegético considera que la Junta se está “plegando” a las demandas de los grupos ecologistas

Estos últimos opinan que es el ‘lobby’ de cazadores quien está intentando "tapar sus intereses ocultos"

- PUBLICIDAD -
Cazadores en un monte gallego

Mientras que las nuevas leyes castellano-manchegas de Caza y de Bienestar Animal se retrasan para su tramitación en las Cortes regionales, un nuevo desencuentro entre dos de los colectivos más interesados ha vuelto a poner de manifiesto que no todo está consensuado en ambos proyectos normativos. El desencuentro lo ha provocado una rueda de prensa del sector cinegético de la comunidad autónoma, que ha querido denunciar que la Consejería de Medio Ambienta se está “plegando a las demandas ecologistas” e incluso ha avisado de posibles movilizaciones a corto plazo si no se atienden sus demandas.

Concretamente, la Federación de Caza, Aproca, Atica-CLM, Atica-Guadalajara, ASAJA, Asiccaza y la Federación de Galgos de Castilla-La Mancha, todas ellas asociaciones representantes de la Mesa Regional en Defensa de la Caza, han detallado la situación actual del sector en la región y  la “gran preocupación” existente con el desarrollo tanto de la nueva  Ley de caza como de la Ley de Bienestar Animal.

En lo relativo a la primera norma, la Mesa Regional considera que, aunque la base de la misma es la ley actualmente en vigor, los cambios "impuestos por los ecologistas" vienen a dificultar el desarrollo de la caza en Castilla La Mancha. Según apuntan, la prohibición del calibre 22, la obligatoriedad para el desarrollo de un cuartel comercial de pasar por una Declaración de Impacto Ambiental, un régimen sancionador mucho más gravoso, el desarrollo de los cerramientos secundarios y un régimen del control de daños no incluido en los Planes de Ordenación Cinegética son algunas de las demandas que el sector cinegético pone encima de la mesa para avalar este desarrollo normativo.

Y en cuanto a la Ley de Bienestar Animal, en cuyo texto inicial el sector cinegético “ha estado totalmente excluido”, todas las asociaciones consideran que su desarrollo, conforme actualmente está redactado, supone “un grave problema para la caza e incluso el riesgo de la desaparición de muchas modalidades tradicionales como la caza con hurón -“indispensable para el control de daños a la agricultura”-, la montería por las restricciones a las rehalas o la propia cetrería, además de  las palomas a brazo o la codorniz. 

Asimismo, los cazadores consideran de “extrema gravedad” que esta ley desarrolle “una propuesta de adoctrinamiento en colegios e institutos de la corriente animalista, cuyo único fin es dotar de derechos a los animales”. Finalmente, critican que se haya excluido “a última hora y sin argumentación técnica alguna” la caja para el control de gatos asilvestrados, cuyas poblaciones “predan sobre las aves esteparias y otras especies protegidas, así como la perdiz roja”, en gran declive en Castilla-La Mancha, además de “suponer un grave riesgo para el lince ibérico como así se demostró con la muerte por leucemia felina de uno de los linces liberados en nuestra región, enfermedad cuyo origen son los gatos asilvestrados”.

"Cortinas de humo"

Ecologistas en Acción no ha tardado en responder. Según afirma, el “lobby” de la caza lanza “cortinas de humo para tapar sus intereses ocultos” ya que “su mala gestión ha llevado a la extinción de la perdiz roja” en la comunidad autónoma. “En lugar de atender y proteger a las especies que dicen defender, como la perdiz roja, pretenden mantener el modelo de caza de sueltas y de caza comercial que la ha sentenciado”.

Son los motivos por los que considera “ridícula y desnortada” la posición del sector cinegético. Opina que a falta de “argumentos sólidos para demostrar los presuntos agravios que dicen sufrir” intenta “con poco éxito atacar a las organizaciones de defensa del medio ambiente y animalistas”.

“Pero lo cierto, público y notorio, es que la caza y, más concretamente, el lobby que dirige la federación y los latifundistas sigue privilegiado en Castilla-La Mancha de la mano de una normativa vigente redactada por ellos, aprobada por un primer Gobierno servil y consentida y empeorada por un segundo Gobierno temeroso y rehén del pasado. Lo verdaderamente importante en lo que concierne a la caza, y el sector quiere ocultar, es la enorme problemática que genera”, argumentan los ecologistas.

Asimismo, ponen también como ejemplo la gestión de la sequía, reiterando que ni el Gobierno regional ni el sector de la caza han tomado ninguna medida para paliar sus efectos en las especies cinegéticas. Por el contrario, “se han aprovechado de los llamados días de fortuna y han masacrado a animales y especies con pocas defensas”. Y también denuncian la problemática que genera la caza en los espacios protegidos, como el Parque Nacional de Cabañeros, en las especies amenazadas, en el uso público del monte, en los conflictos con la agricultura y en los riesgos para la ganadería.

“Ecologistas en Acción desde luego no se va a dejar amedrentar por las bravatas de un lobby desquiciado y dañino para la convivencia en el medio rural. Avisamos a quien nos quiera oír que lo que pretenden poco tiene que ver con el bienestar del mundo rural y mucho menos con la protección del medio ambiente y de la propia caza que dicen defender. Resulta muy llamativo que de sus acciones se beneficien los grandes latifundistas de la caza, los que se llenan los bolsillos trayendo turistas a masacrar animales de granja y que se dé munición a un partido concreto que nunca se ha preocupado por afrontar estas cuestiones considerando todos los puntos de vista”, concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha