eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Descuida

Una retahíla en respuesta a la pregunta “I tu, com faries vaga?” (Y tú, ¿cómo harías huelga?), lanzada por la iniciativa feminista #VagadeTotes.

- PUBLICIDAD -
Vaga de Totes

Vaga de Totes

Si pudiera, hoy haría huelga de empatía. Huelga de sonrisas gratuitas. Huelga de complacencia. Huelga de altruismo insano. Haría una huelga a la japonesa de egoísmo. Por un día, solo pensaría en mí. No escucharía a quien no quiero. No sería dialogante, comprensiva. Sería asertiva, diría lo que quiero y lo que no. Sí. Diría mucho “no”. Y sonreiría menos. ¿Ya lo he dicho? Lo reitero. Sonreiría menos. Tendría una voz más grave, sería más parca, menos cantarina. No sería tan dulce. No pediría permiso, no pediría perdón.

 

No sentiría culpa. No tendría miedo a sentirme insaciable en lo afectivo ni farsante en mi trabajo. No pensaría otra vez que he estudiado demasiado, que he estudiado demasiado poco. Que he perdido el tiempo. Que si me sobra mes al llegar a fin de sueldo no es solo porque lo he hecho todo mal. Dejaría de hacer malabarismos para seguir currando por tan poco. Haría buenos planes y aparcaría la multitarea infernal. Sería vaga. Un poco fría. No me pondría a llorar instantáneamente al escuchar a mi madre decir que ya no le gusta su vida, desde que se ha convertido en enfermera a turno completo de mi padre. Y nadie se lo agradece.

 

No trataría de mediar entre mis padres. Ni entre mis hermanos. No sentiría que siempre tengo que ayudarles más, que no puedo porque trabajo demasiado, porque me lo paso demasiado bien, que hago mucho, que hago poco, que destaco, que no destaco, que fui borde aquel día, que consentí demasiado, que fui muy demandante, que no fui capaz de decir no cuando me apetecía. Dejaría de pensar todo el tiempo en el otro. En cómo se sentirá si rompo sus expectativas, si lo que pienso suena a nota discordante. En vez de eso, daría muchos tonos más altos que otros. Mandaría a la mierda a varios. No sentiría vergüenza al tomar la palabra. O sí, la sentiría, pero eso no me impediría seguir.

 

No adoraría al padre, al héroe, al líder, al genio, al fuerte, al sabio, al listo, al poderoso. Sería poderosa. Cortaría la palabra a quien creyese que se está excediendo en su uso. No consentiría que en una reunión mixta alguien me ignorase o me evitara la mirada solo porque soy tía. Pondría mi mejor cara de póquer ante cualquier chiste machista, por irónico que fuese. Y no trataría de que mi discurso no fuese traicionado por la forma. Me expresaría libremente, sin medir, sin calcular si resultaré o no demasiado segura, convincente, expeditiva. No aceptaría “bonitas”, ni “guapas, ni “niña” de desconocidos, no me tragaría las miradas por la calle, ni los comentarios a mi cuerpo, a mi ropa, como algo natural. No sonreiría. Otra vez. Pediría ayuda con soltura. Hasta puede que fuese capaz de dar alguna orden y echar alguna bronca.

 

No trataría de encajar. Intentaría con todas mis fuerzas no atender a la demanda silenciosa, naturalizada y completamente interiorizada de que debo ser yo la que atienda una situación de cuidados cuando hay alguien dependiente, ya sean niños o mayores. No me levantaría de la mesa a recoger mientras padre, hermanos o amigos no hacen amago de moverse. No haría trabajos reproductivos como preguntar qué tal, cuidar el ambiente y los enseres, apaciguar discusiones o preocuparme por la comida o el agua en espacios y tiempos de reunión colectiva. Me comería la palmera de chocolate más grande de esa panadería. O dos.

 

No me cuestionaría por tener mucho deseo sexual. O poco. Abriría mucho las piernas en el metro, empujando al que las lleva aún más abiertas que yo a mi lado. No me desasosegaría ni un minuto por no saber aún si tendré hijos, por no saber si cuando quiera tenerlos podré hacerlo, si si los tengo me arrepentiré y si no los tengo también. En su lugar, iría a mi centro de salud a pedir todas mis revisiones ginecológicas, me “toquen” o no, toda la información sobre reproducción asistida, todos mis derechos. Aprovecharía para pedir los nombres y denunciar a todos los ginecólogos que alguna vez me hicieron sentir incómoda, sucia, viciosa, irresponsable, que me hicieron daño. Aparcaría por un día la rabia de género hacia el aplomo y la asertividad de mis compañeros hombres. Por estar más presentes en todo lo público solo por una inercia de la que ellos muchas veces son cómplices.

 

No sentiría culpa por no haber visto en un mes a mis sobrinas, por que sientan que no las quiero. Que no las cuido. Me dejaría crecer el mostacho. Y la barba. No dejaría que me bloquease la autoexigencia. Haría más el imbécil, no miraría tanto a mi alrededor, no me pondría en segundo plano, no me menospreciaría, no le haría el consenso a la autodestrucción, no sentiría, aunque sea durante un día, que si hubiera nacido tío todo me hubiera sido y me sería más fácil. Trataría de sentirme más segura en la calle, no daría conversación a un presunto violador  como me sigue pidiendo el Ministerio de Interior.

 

Sí. Pondría palos en la rueda, en general. Por un día, dejaría de engrasar el mundo. Ah. Y sería vaga. Otra vez. Muy vaga. No sería diligente, ni organizada, no haría hueco a las demandas ajenas a costa de mi salud. Me iría a tirar al parque con alguien o unos alguienes muy deseados sin sentir que debería estar haciendo otra cosa, en otro lugar: siendo útil, productiva, ayudando, escuchando. Dejaría de sentir la autoexigencia paralizante de que todo lo que hago, incluso este texto, tiene que ser excelente y brillante, para ser apreciado y llamar la atención. Sería chapucera. Vaga, tan vaga. Y me repetiría a mí misma: “Descuida”.

 

 

La Vaga de Totes (Huelga de Todas) se celebra hoy, 22 de octubre, y pretende dar cabida a todas aquellas personas que quedan fuera de las huelgas habituales: paradas, precarias, amas de casa, trabajadoras domésticas, migrantes sin papeles, jubiladas...

 

Y tú, ¿te imaginas una huelga de todas?, ¿cómo harías huelga?

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha